Funcas rebaja un 20% su previsión de crecimiento para 2021 por los precios de la energía y las materias primas

Imagen de archivo de tras albañiles trabajando en una obra.
Imagen de archivo de tras albañiles trabajando en una obra.
EP

Nuevo jarro de agua fría para las previsiones económicas del Gobierno. El think tank Funcas -una fundación de análisis económico participada por las cajas de ahorros más importantes de España- ha decidido rebajar sus proyecciones de crecimiento para la economía española en 2021 al 5,1%. Esta cifra supone un recorte de 1,2 puntos porcentuales respecto a su análisis de hace tres meses y se aleja 1,4 puntos de lo previsto por el Gobierno en el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE), donde ha señalado que España cerrará este año creciendo al 6,5%.

Para 2022, el análisis de Funcas prevé que el PIB crezca un 6%, una cifra dos décimas superior a lo que recogían sus estimaciones anteriores, pero un punto por debajo de lo que recoge el escenario macroeconómico del proyecto de ley de Presupuestos, donde figura una previsión del 7%.

El movimiento de Funcas llega apenas dos días después de que el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, anunciara en la comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados "una revisión significativa a la baja" del crecimiento económico previsto para este año. Un mal augurio al que, horas más tarde, se sumó la Airef -un organismo público encargado de vigilar la sostenibilidad de las cuentas-, que redujo del 6,4 al 5,5% su previsión de crecimiento para 2021. 

Crisis energética

Los analistas de Funcas han argüido que la escalada de precios provocada por la crisis energética y la escasez de componentes y materias primas han recortado en seis décimas el crecimiento previsto para este ejercicio. Las subidas de precios limitarán la renta disponible de los hogares, lo que perjudicará al consumo privado. La otra mitad de la rebaja en las previsiones la atribuyen a la corrección que hizo el Instituto Nacional de Estadística (INE) en su cálculo de los resultados de la economía en el segundo trimestre, que el pasado septiembre el rebajó de una previsión del 2,8% intertrimestral a un dato final del 1,1%.

"Si bien los factores que sustentan la recuperación se mantienen, los cuellos de botella en los suministros y el encarecimiento de la energía restan fuelle a la recuperación, la retrasan", ha explicado Raymond Torres, director de Coyuntura y Economía Internacional de Funcas. "Lo que considerábamos un riesgo en las previsiones de julio de alguna manera se está materializando", ha añadido, una valoración que va en la misma línea de Banco de España y Airef.

Sin embargo, aunque la previsión para 2022 ha mejorado en dos décimas, la revisión no compensa el recorte previsto para este año. De los seis puntos de crecimiento que Funcas ha estimado para el año que viene la inmensa mayoría (5,4) procederán del consumo privado, que será el principal motor de la recuperación también el año próximo.

Pese a ello, aclaran los analistas, el escenario para 2022 está sujeto a una serie de riesgos. El primero -y más importante- sería que la crisis de costes se prolongue más allá de la primavera que viene, momento en el que los mercados de futuro de la electricidad y el gas prevén que comiencen a normalizarse los precios. Y, por otro lado, que los cuellos de botella en el lado de la oferta se suavicen menos de lo previsto.

De materializarse este escenario, el PIB podría crecer medio punto menos de lo anticipado el año que viene, retrasando la recuperación. El segundo punto de incertidumbre está vinculado a la llegada de los fondos de recuperación europeos, cuya entrega por parte de Bruselas está vinculada a reformas importantes como la del mercado laboral y el sistema de pensiones que generan importantes desacuerdos entre los socios de la coalición en el gobierno.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento