España pide a Bruselas abandonar el actual sistema de precios y limitar el coste de la energía producida con gas

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.
La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.
EFE
La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.
EFE

España ha trasladado a la Comisión Europea y al resto de socios de la UE un nuevo documento de propuestas para hacer frente a la escalada de los precios energéticos en el que propone que en momentos "excepcionales" se permita abandonar el sistema actual de fijación de precios por otro basado en el coste de las energías renovables.

El Gobierno español ha preparado estas nuevas ideas de cara a la reunión de ministros de Energía que se celebra este martes en Luxemburgo y en la que asiste, en ausencia de la vicepresidenta de Transición Ecológica, la secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen.

"En estos momentos extraordinarios, en lugar de una señal pura de precio marginal, contaminada por los repuntes del precio del gas, el precio de la electricidad se obtendría como un precio medio con referencia también al coste intramarginal de las tecnologías limpias, en particular las renovables", señala el texto.

De esta forma, el precio de la electricidad "estaría directamente vinculado con los mix de producción nacionales", al tiempo que "se protegería a los consumidores de volatilidades excesivas" y se les permitiría "participar en los beneficios de un mix de generación más barato".

Otra de las nuevas sugerencias que la delegación española ha trasladado a la Comisión Europea y al resto de socios de la UE es establecer un límite en el precio de las licitaciones de electricidad producida con gas natural, aunque esto requeriría una posterior "compensación" en el futuro.

España también insiste en otras dos ideas que ya había trasladado a Bruselas en estas semanas de debate: la creación de una plataforma para la compra conjunta de gas para establecer una reserva estratégica de este recurso y examinar la especulación en el sistema de comercio de emisiones de CO2.

"La respuesta que busca España es una respuesta global, una respuesta europea ante un problema extraordinario que está afectando a toda la economía", ha argumentado la secretaria de Estado de Energía en declaraciones a los medios a su llegada a la reunión en Luxemburgo.

Aagesen ha defendido que se trata de propuestas "contundentes" para las que España está buscando el apoyo de los socios del bloque, especialmente de aquellos del Sur que ya se han mostrado favorables a ideas ya planteadas. "Lo están analizando, han pedido espacio de tiempo y esperamos que tengamos apoyos en los próximos días", ha dicho.

La propuesta de España, no obstante, cuenta con el rechazo de una decena de países liderados por Alemania, Países Bajos y los nórdicos, quienes este lunes publicaron una declaración conjunta en la que se oponen a cualquier reforma de calado del sistema energético europeo.

Por contra, España piensa que el documento con medidas a corto plazo que presentó la Comisión Europea "no es suficiente" y es necesario "seguir trabajando en medidas muchísimo más ambiciosas y adecuadas al contexto actual". "Medidas extraordinarias y urgentes que España cree que se tienen que aprobar aquí y ahora", ha insistido.

El pasado jueves, el presidente Sánchez insistió en la necesidad de una respuesta europea ante el encarecimiento de la energía en el mercado mayorista, que también impacta en el recibo que pagan consumidores domésticos e industriales. A juicio del líder del Ejecutivo, esos altos precios son un riesgo para la competitividad económica de toda la UE, que debe implicarse en el diseño de medidas a nivel comunitario. Al Gobierno, dijo Sánchez, le gustaría "ir más rápido".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento