El Gobierno se estanca en la negociación de Presupuestos con ERC, PNV y EH Bildu

  • Ni ERC ni el PNV descartan presentar una enmienda a la totalidad a las cuentas ante la lentitud en las conversaciones.
  • Los independentistas reclaman que un 7,5% de los contenidos de las plataformas audiovisuales estén en catalán.
  • EH Bildu amenaza con "consecuencias" para el Gobierno si suaviza el recorte a las eléctricas, justo lo que pide el PNV.
  • ERC rechazará los presupuestos si el Gobierno no blinda el catalán en Netflix.
El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, pasa frente a la bancada del Gobierno.
El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, pasa frente a la bancada del Gobierno.
EFE

Aún queda tiempo y la percepción general es que se terminará llegando a un acuerdo, pero lo cierto es que, hoy por hoy, las negociaciones entre el Gobierno y sus principales socios parlamentarios para aprobar los Presupuestos Generales del Estado para 2022 avanzan a paso de tortuga. A apenas unos días de que termine el plazo para presentar enmiendas a la totalidad de las cuentas -el instrumento legislativo que serviría para derribarlas si obtuviera una mayoría del Congreso-, el Ejecutivo aún no se ha ganado el apoyo de ERC, PNV y EH Bildu, los socios fundamentales para sacar adelante el proyecto. Y los dos primeros, incluso, no han descartado aún tratar de derribar los Presupuestos por la falta de avances.

Los grupos parlamentarios tienen hasta el próximo viernes día 29 para registrar sus enmiendas a la totalidad de las cuentas. Se da por descontado que PP y Vox lo harán, y también lo ha anunciado Ciudadanos, que a diferencia de lo ocurrido el año pasado ni siquiera ha intentado llegar a un acuerdo con el Gobierno. Pero más preocupante para el Ejecutivo es el aviso que le dio hace unos días el PNV, que insiste en que "todos los escenarios están abiertos", incluido el de tratar de vetar las cuentas. ERC, por su parte, ha sido más directa y este lunes amenazó directamente con presentar esta enmienda a la totalidad antes del viernes si el Gobierno no acepta que la nueva ley audiovisual garantice que un 7,5% de los contenidos incluidos las plataformas audiovisuales -como Netflix- estén en catalán, gallego o euskera.

Estas afirmaciones tienen que ver, en parte, con la estrategia negociadora de los aliados parlamentarios del Gobierno, que son conscientes de que poner lo más caros posible sus apoyos puede traducirse en conseguir un mayor rédito en la negociación. Pero también es cierto que los socios del Ejecutivo llevan toda la legislatura quejándose de que el presidente Pedro Sánchez da por sentado que tiene sus apoyos y solo se acerca a ellos en el último momento y después de haber provocado su enfado.

No es lo que ha ocurrido en esta ocasión, ya que el Ministerio de Hacienda lleva semanas manteniendo contactos con ERC, PNV y EH Bildu. No obstante, fuentes de los republicanos catalanes denuncian que apenas se han registrado avances en estas conversaciones, y afirman que avanzan muy lentamente y sin intercambio de documentos. ERC ya derribó en 2019 las cuentas de Sánchez y provocó la convocatoria de elecciones, tal y como se encargó de recordar hace unos días el líder republicano, Oriol Junqueras, que expresó su descontento por el hecho de que, a su juicio, el Gobierno no ha cumplido las promesas que hizo a ERC el año pasado.

A vueltas con el ingreso mínimo vital

"El Gobierno debería ser consciente, si es que quiere aprobar unos Presupuestos, de que estos tienen que ser buenos para la ciudadanía. Y para que sean positivos, deben ser ejecutados. De nada sirven promesas que nunca se cumplen, porque nunca se cumplen", espetó hace unos días Junqueras. ERC ha sido muy clara en sus reivindicaciones y ha exigido para apoyar las cuentas que la mesa de negociación Gobierno-Generalitat para la resolución de la crisis territorial de Cataluña tome brío tras la reunión de septiembre. 

No obstante, el único ultimátum que han lanzado los republicanos ha sido en relación a la nueva ley audiovisual que prepara el Ejecutivo. ERC exige que la norma establezca que un 7,5% de los contenidos incluidos en plataformas como Netflix, HBO o Disney+ deben estar en catalán, gallego o euskera. Y este lunes, de hecho, su portavoz orgánica, Marta Vilalta, anunció que los republicanos presentarán una enmienda a la totalidad antes del viernes si el Gobierno no se compromete a asumir esta medida.

ERC también reclama que estos Presupuestos vengan acompañados del traspaso a la Generalitat de las competencias para gestionar el ingreso mínimo vital. Y esa es otra de las banderas de PNV y EH Bildu, toda vez que, además, el Ejecutivo se comprometió con el País Vasco a ceder estas competencias ya en 2020. Hasta ahora, ese traspaso no se ha producido y las negociaciones entre el Gobierno Vasco y el Ministerio de Seguridad Social de José Luis Escrivá han sido tortuosas. Y especialmente el PNV se ha mostrado muy beligerante con este asunto.

La formación nacionalista vasca exige, además, que el Gobierno se comprometa a cerrar ya el soterramiento del tren de alta velocidad en su entrada a Bilbao y Vitoria. Hace unos días, el dirigente del PNV Koldo Mediavilla fue muy categórico al respecto y exigió al Gobierno que acelere el cumplimiento de sus compromisos a este respecto, y el partido, además, ha presionado en las últimas semanas al Ministerio de Transición Ecológica para que suavice el recorte a los beneficios caídos del cielo de las eléctricas aprobados para rebajar la factura de la luz, algo a lo que la vicepresidenta Teresa Ribera se ha abierto.

No habrá negociación sobre los presos de ETA

El Gobierno, no obstante, va a tener que hacer encaje de bolillos para satisfacer esta última exigencia del PNV. Unidas Podemos apuesta justamente por lo contrario: endurecer el recorte a los ingresos extra que consiguen las eléctricas por vender toda la luz al precio de la más cara de producir. Y EH Bildu se ha pronunciado en el mismo sentido. Hace unos días, su portavoz parlamentaria, Mertxe Aizpurua, afirmó que "lo que no puede ser es avanzar unos mínimos pasos y, cuando se ha arañado un poco, porque es un arañazo lo que han sentido las eléctricos en sus beneficios multimillonarios, que el Gobierno se eche para atrás". Y amenazó con que, si eso ocurre, tendrá "consecuencias" para el Ejecutivo.

Los abertzale, no obstante, no pondrán como condición para apoyar los Presupuestos que el Gobierno libere presos de ETA, algo que, por otra parte, el Ejecutivo ha asegurado que ni siquiera piensa negociar. Aunque hace unos días el líder de EH Bildu, Arnaldo Otegi, afirmaba que los 200 presos de la banda terrorista aún en la cárcel "tienen que salir" y "si para eso hay que votar los Presupuestos", su partido lo hará, el propio Otegi reculaba el jueves y aseguraba que sus declaraciones estaban fuera de "contexto". El líder de EH Bildu, de hecho, ironizó con lo inverosímil de mantener esa posición en una negociación. "Me vas a tener que soltar a los 200 presos o no te apruebo los Presupuestos. ¿Alguien cree de verdad que esto es así?", señaló.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento