Manuel Zelaya, en la frontera con Honduras
Manuel Zelaya, este viernes en la frontera con Honduras. EFE

El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, acaba de llegar a la frontera con Honduras para intentar un segundo intento de pasar a su país, tras su infructuoso intento del viernes para retomar el poder después del golpe de Estado que dieron los militares el 28 de junio pasado, según constató Efe.

Manuel Zelaya pisó de nuevo simbólicamente suelo de su país para regresar enseguida a la zona nicaraguense. Allí ha dicho a sus seguidores, concentrados en el paso fronterizo, que piensa acampar en este lugar para organizar la resistencia al golpe de Estado que le expulsó.

"Hoy vamos a poner aquí campamentos, con agua (y) comida. Y aquí vamos a estar hoy en la tarde, hoy en la noche, mañana en la mañana, esperando a los amigos y compatriotas que vienen (de Honduras) y yo esperando a mi familia", precisó.

Zelaya dijo que se mantendrán "firmes" y que los golpistas no los vencerán, porque "el pueblo hondureño no se humilla ante nadie, ni puede rendirse antes los fusiles, ni ante ningún dictador".

"Nunca vamos a aceptar un presidente que lo pongan los militares. No aceptamos un presidente que lo nombre un Parlamento", continuó Zelaya, quien criticaba a los militares de su país por impedir ver a su familia.

Las autoridades hondureñas han reiterado que si Zelaya entra será detenido

Manuel Zelaya fue depuesto por los militares el 28 de junio pasado y enviado a Costa Rica, y ese mismo día el Parlamento de su país designó a Roberto Micheletti como su sustituto. Las autoridades hondureñas, por su lado, han reiterado que si Zelaya entra a Honduras será detenido.

La entrada de Zelaya por la frontera de ayer le ha granjeado algunas críticas. La secretaria de Estado de EE UU, Hillary Clinton, calificó hoy de "imprudente" el intento de regreso de Zelaya y reiteró su llamamiento a evitar "cualquier acción provocativa que pudiera llevar a la violencia", manifestó hoy su respaldo a la labor de mediación del mandatario costarricense, Oscar Arias.

"Urgimos a ambas partes a aceptar la propuesta del presidente Arias. Es la base para una solución pacífica. Y es eso lo que apoya Estados Unidos", subrayó Clinton.

De igual manera se pronunció el presidente Arias, quien afirmó hoy que la fugaz entrada en Honduras del depuesto presidente Zelaya "no es el camino" para solucionar la crisis, y abogó porque se firme el acuerdo propuesto por él.