Los hechos ocurrieron el pasado 11 de julio durante un festejo taurino en Valladolid. Según ha denunciado el PACMA, Partido Antitaurino, recogiendo una queja de la Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia (AVAT), los novillos, que se lidiaron de forma "degradante" y "cruel", "estaban bajo los efectos de algún fármaco".

Ya con el primer animal, los presentes durante el evento comenzaron a notar un comportamiento extraño en los novillos, como "caídas" fuera de lugar. Las imágenes grabadas por el PACMA muestran caídas de los novillos, lentas agonías y toreros noveles descabellando hasta diez veces seguidas.

La asociación, que presentará "las denuncias oportunas que esclarezcan estos sucesos", apunta en el informe la "desafortunada actuación de los subalternos encargados de colocar las banderillas, de los encargados de apuntillar a los novillos, así como la del matador del quinto novillo, animal al que sometió a cinco estocadas y diez descabellos", y solicitan un análisis antidopping de los novillos.