Guía de comisiones: ¿cuáles te puede cobrar el banco según el servicio que te presta?

un cheque emitido desde un banco distinto al de la cuenta de ingreso puede suponer costes
un cheque emitido desde un banco distinto al de la cuenta de ingreso puede suponer costes
GTRES

Comisión es la palabra que todo usuario intenta sortear en su relación con el banco. Sin embargo, no existen atajos para sacudirse de todas ellas. Los costes que repercuten las entidades aparecen en casi toda la carta de servicios: cuentas corrientes, tarjetas de crédito, fondos de inversión…

Algunas comisiones pasan desapercibidas para el cliente bancario. Recientemente el Banco de España alertó sobre una práctica cada vez más común en el sector financiero: cobrar a los usuarios por sacar dinero en ventanilla en vez de optar por los cajeros automáticos.

Para contratar un producto o servicio con el banco, compensa pararse a consultar las condiciones del banco. Probablemente, como parte de su gestión, te repercuta alguna de las siguientes comisiones.

Comisión por mantenimiento

Una de las tasas a pagar más comunes en la banca. Se aplica a cuentas donde no hay un flujo continuo de ingresos o estos son muy bajos. Normalmente supera los 20 euros mensuales, pero depende de la política de cada banco y se repercuten a los clientes menos vinculados. La clave para sortear este sobrecoste consiste en contratar otro producto o en domiciliar la nómina o varios recibos. Las cuentas enfocadas a público joven y niños suelen estar exentas de esta comisión.

Comisión en tarjetas

Uno de los servicios básicos de los usuarios también está sujeto a comisiones. Estas pueden aparecer por la emisión o renovación de una tarjeta, por cuotas no pagadas por parte del cliente o al solicitar un duplicado de tarjeta por robo o pérdida. Incluso sacar dinero en el cajero puede acarrear un coste al cliente, que ronda el 3-4% del saldo extraído, según el tipo de tarjeta y la red de cajeros donde operamos con el plástico.

Comisión por ingreso de cheques

El ingreso de cheques es una forma de pago habitual en ámbitos como la empresa. El Banco de España señala que un cheque emitido desde un banco distinto al de la cuenta de ingreso puede suponer costes. Al contrario, cuando la cuenta de origen y la de destino son de la misma entidad, no se debería cobrar comisión.

¿Cuánto puedo ganar invirtiendo a largo plazo?

Comisión por transferencia

Soluciones de pago como Bizum han hecho sombra a las transferencias al uso, que sin embargo siguen siendo habituales para pagos elevados, como el alquiler mensual de una vivienda. Igual que ocurre con la comisión de mantenimiento, la que fija el banco en una transferencia se puede evitar con tener un producto vinculado a nuestra cuenta, o la nómina domiciliada. Las condiciones cambian en transferencias internacionales: deberemos pagar un extra casi seguro, salvo que la entidad o el tipo de cuenta especifique en sus condiciones que las transferencias al extranjero están exentas de comisiones.

Comisión por descubierto

Es lo mismo que entrar en números rojos. Y esto, el banco, lo repercute al usuario. Es una comisión con dos partes: fija (cantidad que el banco cobra por notificar que la cuenta está al descubierto) y variable (porcentaje sobre la cantidad en negativo, que depende del tiempo que tarde la cuenta en recuperar un saldo positivo).

Comisión por sacar o ingresar dinero

Las entidades insisten cada vez más al cliente para que saque dinero del cajero y evite la ventanilla. Así, quienes opten por esto último, asumirán un coste de alrededor de 2-3 euros. Asimismo, cuando no hay cerca cajeros del banco al que perteneces, deberás informarte sobre la red de cajeros a la que pertenece tu banco para evitar una comisión por operar en una terminal de una red distinta. Las tres con más presencia (a ellas están asociadas los bancos que operan en España) son: Servired, Red Euro 6000 y 4B.

Comisión por cambio de divisa

Como norma general, los bancos cobran por intercambiar divisas. Por una parte está la tarifa que cobra la entidad, después el coste del tipo de cambio al que se convierte ese dinero y, por último, el importe de la red SWIFT (red global por la que viaja el dinero). Algunos bancos cobran un importe fijo. Otros, aplican un porcentaje variable a la cantidad de dinero intercambiada. Algunos bancos ya ofrecen tarjetas para sacar el dinero en el extranjero gratis.

Comisiones hipotecarias

Contratar una hipoteca con el banco también conlleva comisiones, principalmente dos: la de apertura y la de amortización anticipada (se aplica al cliente que quiere saldar la hipoteca antes de la fecha acordada).

Comisiones en fondos de inversión

Los fondos de inversión, como los que puedes consultar en Finect, son uno de los productos que más rentabilidad aportan a los particulares y también a los bancos. Las personas que suscriben un fondo de un banco (o de una gestora), deben pagar ciertas comisiones, entre ellas algunas de estas: gestión, suscripción y reembolso, retrocesión, custodia, éxito (menos habitual) y traspaso (los planes de pensiones, en cambio, evitan esta comisión). 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento