La factura de la luz se dispara un 44% respecto al año pasado tras las subidas sin freno en el mercado mayorista

ACM, AMI y la Associació de Micropobles se suman a la protesta del viernes por el precio de la luz
Imagen de recurso de una bombilla de bajo consumo.
20M EP

El encarecimiento de los precios en el mercado mayorista de la energía, que parece no tener fin, se sigue filtrando a los bolsillos de los consumidores que el pasado septiembre pagaron un 44% más en la factura de la luz que en el mismo mes de 2020. El elevado coste energético vuelve a impulsar así los precios de los bienes de consumo que el mes pasado fueron un 4% más caros que en 2020, una cifra que coincide con el avance del Índice de precios del consumo (IPC) que dio el Instituto Nacional de Estadística (INE) a finales de septiembre. 

En comparación con agosto el componente eléctrico del IPC se incrementó un 10,9%, lo que implica que los precios que pagaron los consumidores en la factura eléctrica aumentaron en esa proporción. Sin embargo, los precios minoristas de la luz -lo que finalmente pagan hogares y empresas- han repuntado considerablemente menos que su homólogo mayorista. Así, mientras que septiembre concluyó con un precio medio diario de 156,1 euros el megavatio hora (€/Mwh) -un 47% más que los 105,9 €/Mwh registrados en agosto- el aumento en los precios al consumo fue casi cuatro veces menor.

Todo apunta a que los altos precios en el mercado mayorista de la energía se seguirán filtrando al consumidor al menos durante los próximos cuatro meses. En lo que llevamos de octubre el precio medio diario mayorista de la energía alcanza en promedio los 200 €/Mwh diarios, un 28% más que en septiembre y el doble de lo registrado en agosto. Además, los mercados de futuros de la energía sugieren que los precios mayoristas cerrarán el presente mes en torno a los 200 €/Mwh diarios, una cantidad que se elevaría hasta los 220€/Mwh el mes de noviembre y que se mantendría por encima de los 210 €/Mwh al menos hasta marzo cuando se espera que comiencen a aflojar para caer hasta los 95,7€ en abril.

Electricidad, carburantes y paquetes turísticos

Los precios del consumo general repuntaron en septiembre hasta el 4% interanual, una subida de siete décimas respecto al dato de agosto, que ha llevado a la inflación a registrar su mayor incremento en los últimos 13 años.

El grupo de bienes y servicios relacionados con la vivienda (en el que se incluye el gasto eléctrico) ha aportado cuatro de las siete décimas de incremento mes a mes. Además de la electricidad, los precios relacionados con el transporte y el ocio y la cultura -que aportan una décima respectivamente- son los principales disparadores de la inflación. En el caso del transporte influye el encarecimiento de carburantes y lubricantes para uso personal, mientras que en el apartado del ocio la subida viene dada por los precios de los paquetes turísticos, que se desplomaron en 2020 y han repuntado en el año en curso.  

Sin embargo, pese a que al índice general está disparado, la inflación subyacente (el índice que queda cuando se descuenta del cálculo los precios de la energía y los alimentos no elaborados) alcanza apenas el 1%, un valor en la línea de lo observado en los últimos seis años. La inflación subyacente refleja con mayor precisión la situación estructural de la economía de un país dado que excluye los componentes más volátiles del IPC general. 

En total hay 21 productos que se han encarecido por encima de ese 4% que marca el índice general en septiembre. Además de la electricidad, que con un 44% es el bien que más sube de precio, los combustibles líquidos (42,5%), otros aceites comestibles (33,9%), los hidrocarburos licuados (butano, propano... [26,1%]), el aceite de oliva (25,6%), el gasóleo (23%) y la gasolina (22,1%) son los productos que son ahora más costosos que hace un año.

También destaca el alza en el precio de hoteles, hosteles y otros servicios de alojamiento (10,8%), el de los refrescos (10,8%), las bicicletas (7,6%), los museos, bibliotecas y parques zoológicos (7,1%), la margarina y otras grasas vegetales (6,1%) o los zumos de frutas y vegetales (5,3%).

Cierran la lista las subidas en los seguros privados relacionados con la salud (5,2%), los grandes bienes duraderos para ocio en interiores (5%), los periódicos diarios (4,9%), los paquetes turísticos nacionales (4,3%), la carne de ovino y caprino (4,3%), el gas natural y gas ciudad (4,2%), las cámaras (4,2%) y los huevos (4,1%).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento