¿Qué hago si he dado mis datos en una página web y no quiero que los tengan? ¿Puedo exigir que los eliminen?

Mujer con ordenador portátil
Mujer con ordenador portátil
UGR

Puede ocurrir que cuando navegamos por internet y una página web nos pide datos como nuestro teléfono, dirección o número de la seguridad, por ejemplo, los proporcionemos sin pensar en las consecuencias que pueda tener o en el tratamiento que les vayan a dar. Pero, ¿puedo pedir que los eliminen? Según los expertos consultados por Maldita.es, nos será más fácil si la página es legítima que si, en cambio, tiene fines como el phishing, es decir, la obtención de estos datos.

Sea cual sea el caso, te traemos unos consejos que puedes empezar a poner en práctica:

Ejerce tu derecho al olvido

Google cede y modificará su política de privacidad
Google cede y modificará su política de privacidad
EUROPAPRESS

El Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) contempla el denominado “derecho al olvido”, a través del cual “puedes eliminar todos tus datos almacenados que tenga la web”, explica a Maldita.es Víctor Jesús Agulló, analista de seguridad que nos ha prestado sus superpoderes. La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) tiene disponible en su página web un formulario que podemos rellenar con nuestros datos para ejercer este derecho. Una vez completado, debemos buscar el contacto del Delegado de Protección de Datos (DPO) del organismo al que vayamos a pedir que suprima nuestros datos y enviarle este documento junto a una copia de nuestro DNI, que servirá para identificarnos. “

El tiempo del que disponen para contestar a este tipo de petición es de un mes, pero si no tuviésemos respuesta para entonces, podremos presentar una reclamación ante la AEPD.

¿Y si estamos ante un caso de phishing y la página web no tiene política de privacidad o no responde?

Una estafa para obtener tus datos personales.
Una estafa para obtener tus datos personales.
@policia

“Si la web no es legítima, es improbable que le importe cumplir la ley” señala Mar Arribas, nuestra maldita que nos ha cedido sus superpoderes en ciberseguridad. 

En estos casos en los que la página se hace pasar por otra o tiene como objetivo el engaño, “lo mejor es denunciarlo ante las autoridades”, añade. Recuerda que debes hacerlo aportando tantas pruebas como puedas. Cuando no tenemos a quién reclamar nuestros derechos de acceso, rectificación, cancelación u oposición, dependiendo de los datos que hayamos introducido, “deberemos estar pendientes de los movimientos de nuestra tarjeta (si dimos los datos bancarios) o del funcionamiento de nuestro smartphone, por ejemplo, explica el  informático experto en técnicas de hacking, Santiago Casteleiro. 

Esto último se debe a que si hemos introducido datos como nuestro nombre y DNI “los ciberdelincuentes pueden realizarnos un ataque de SIM Swapping o secuestro de tarjeta SIM”, aunque para poder llevar a cabo esto último “los cibercriminales deberían de conocer su compañía de teléfono y los datos proporcionados les pueden facilitar la tarea de averiguar qué compañía es”, explica a Maldita.es.

Ante la sospecha de que nos estén suplantado o que puedan hacerlo por haber introducido unos datos, Agulló sugiere denunciarlo ante la policía ya que, “si alguien comete delitos en nuestro nombre, podemos defendernos aportando la denuncia”. Y, también, ponerlo en conocimiento de la AEPD, como señala la la abogada especializada en derecho digital, privacidad y protección de datos, Camino García “para poner en comunicación estos hechos y que se realicen las averiguaciones necesarias y, en su caso, se inicie el correspondiente procedimiento sancionador”.

Pon en práctica el egosurfing

¿Qué información circula sobre nosotros en internet? Para la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI) el egosurfing es “una buena práctica que todos deberíamos realizar periódicamente, para saber qué se dice de nosotros, cómo se dice, quién lo dice y con qué objetivo, e identificar posible información que no debería estar publicada y que queramos que sea eliminada”.

Es importante que usemos los buscadores de internet como Google, Bing, Yahoo! o DuckDuckGo y las redes sociales, escribiendo nuestro nombre y apellidos y también los datos que queramos encontrar entre comillas (“) para que la búsqueda sea exacta. Empieza buscándote a ti mismo y haz tantas combinaciones como quieras.

Además, podemos valernos de herramientas como “Google Alerts” que nos avisará cuando se publique información sobre nosotros.

Santiago Casteleiro hace hincapié en que “se deberá prestar especial atención a comprobar si nuestro nombre aparece en una lista de scammers”. Esto es, si nos están suplantado y timando a otras personas en nuestro nombre

Es mejor prevenir: haz verificaciones previas antes de dar tus datos

Phishing y suscripciones: qué podemos hacer si hemos dado nuestro número de teléfono o datos bancarios
Phishing y suscripciones: qué podemos hacer si hemos dado nuestro número de teléfono o datos bancarios
Cedida

En ocasiones proporcionamos nuestros datos o los introducimos en determinados apartados pensando que como no son los de nuestra tarjeta bancaria, no nos puede pasar nada. Pero como siempre insistimos, parte de los casos de phishing sólo pretenden hacerse con nuestra información, es decir, con nuestros datos personales. Por tanto, el maldito y consultor en privacidad y comunicación, Jesús Cobos, destaca la importancia de “hacer consultas y comprobaciones muy sencillas antes de introducir nuestros datos personales en una web para intentar garantizarnos cierta seguridad”.

¿Cuáles son estas comprobaciones? “Mirar si la web tiene certificado seguro (dirección que empiece por https://, o que tenga el candado en nuestro navegador que indica que es válido) y revisar el Aviso Legal y la Política de Privacidad de la web para saber el titular de la misma”.

Sobre el “Aviso Legal” nos habla la abogada especializada en derecho digital, privacidad y protección de datos, Camino García. En estas verificaciones previas “debe aparecer la identificación completa del titular del sitio web, incluyendo razón social, NIF, teléfono, email, domicilio social, y datos de inscripción en el registro público en el que conste inscrito”.

La alarma, asegura, nos debe sonar cuando esta información no aparezca completa: “nos puede dar la pista de que el titular de la web no tiene una actividad legítima o pretende hacer un uso fraudulento de los datos”.

El otro apartado importante es la “Política de Privacidad” donde veremos si existen “mecanismos habilitados para el ejercicio de derechos y canales de comunicación”. Desde Facua ya han explicado a Maldita.es en otras ocasiones la importancia de no comprar en los sitios web que carecen de política de privacidad.

Otros consejos que nos traslada Casteleiro: verifica si una página se está haciendo pasar por otra. Aunque tenga el logo de la supuesta empresa u organización, podría estar haciéndose pasar por ella. Fíjate, además, si hay partes de la página escritas en otros idiomas y que no tenga faltas de ortografía. Si es así, desconfía.

En definitiva, pon en práctica todos estos consejos y, ante la duda, no proporciones tus datos y escríbenos a timo@maldita.es o través de nuestro chatbot de WhatsApp (+34 644 22 93 19) para que verifiquemos la página.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento