Londres echa el pulso definitivo a Bruselas y exige cambiar el Protocolo de Irlanda para resolver su crisis

  • El Reino Unido quiere que el control de ese protocolo quede fuera del dominio del TJE.
  • ​Bruselas ha repetido que no va a sentarse de nuevo en la mesa.
El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson.
El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson.
FACUNDO ARRIZABALAGA/POOL
Londres exige cambiar el Protocolo de Irlanda para resolver su crisis.
EUROPA PRESS

Ha llegado el pulso ¿definitivo? del Reino Unido a la Unión Europea con un único objetivo: que Londres resuelva su crisis de suministros. David Frost, secretario de Estado británico para el brexit, insistió este martes en Lisboa en que, para mejorar las relaciones del Reino Unido y la UE, antes habría que renegociar las condiciones que se pactaron en el brexit relativas al Protocolo de Irlanda del Norte.

Londres quiere que la supervisión judicial de la aplicación del tratado en la región por parte del Tribunal de Justicia de la UE. "No se trata únicamente del tribunal en sí mismo. Es el sistema mismo del que el tribunal es su vértice, un sistema por el que se aplican en Irlanda del Norte leyes sin ningún tipo de escrutinio democrático o de discusión", comentó. Ante esto, Downing Street ha enviado una propuesta a Bruselas.

Entraría la conversación entonces en el terreno más pantanoso posible. Sobre esa parte del acuerdo, Irlanda del Norte sigue vinculada al mercado único comunitario, por lo que las mercancías que cruzan entre ese territorio y el resto del Reino Unido deben pasar controles aduaneros en los puertos de la región, de manera que se asegure que la frontera entre las dos Irlandas sigue siendo invisible, que era la única forma de no vulnerar los acuerdos del Viernes Santo. Pero para Londres ahora el escenario ha cambiado.

El mesa pasado el Reino Unido volvió aplazar por tercera vez de manera unilateral los controles aduaneros pos-brexit en la provincia británica de Irlanda del Norte, asunto que ya había provocado la apertura de un expediente al Reino Unido en Bruselas. En medio de ese tira y afloja Frost ha considerado además que la Unión no está haciendo lo suficiente para resolver el asunto.

Unas relaciones que calificó, en un discurso pronunciado en la Embajada británica en Portugal, de "equilibrio flojo" y "algo rebelde", aunque, a su juicio, "no siempre tiene que ser así". Frost se refirió a que el brexit ha modificado los intereses internacionales del Reino Unido y, por tanto, cambiarán sus reglas de "relaciones europeas", y dijo que Londres marcará un camino diferente en política económica.

Para solucionar la situación "conflictiva" entre Reino Unido y UE son necesarias las dos partes, insistió Frost, que dejó claro que antes ha de solucionarse "el grave problema" de la aplicación del Protocolo de Irlanda del Norte. En este sentido, el vicepresidente de la Comisión Europea para Relaciones Interinstitucionales, Maros Sefcovic, confirmó el pasado 7 de octubre que presentará esta semana al Reino Unido un paquete de propuestas para encontrar "soluciones prácticas" para Irlanda del Norte tras el brexit. Sefcovic confía en que durante octubre y noviembre se abra un periodo de "intensas conversaciones" para alcanzar "avances claros" sobre la aplicación del Protocolo norirlandés "a final del año".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento