El sexo en 20 posturas (V): las virguerías

Para estas posturas son necesarias cierta elesticidad e imaginación.
Para estas posturas son necesarias cierta elesticidad e imaginación.
20MINUTOS.ES

Estas posturas que propongo son más difíciles, es necesaria cierta elasticidad y algo de imaginación. Pero en general con un poco de curiosidad, creatividad y ganas de pasarlo bien es suficiente para disfrutar.

17.Entrelazada. La mujer se sienta a los pies de la cama, casi al borde. El hombre se sitúa delante de la cama con una rodilla en el suelo, mientras su otra pierna se apoya en la cama, pero con el pie puesto en el suelo. Desde el mismo momento de ser penetrada, la mujer entrelaza estrechamente a su compañero con los brazos por la espalda y con sus dos piernas sobre los muslos de él. El hombre abraza fuertemente a la mujer por la espalda.

18.De la alfombra. El hombre debe tumbarse boca arriba con las piernas un poco separadas y extendidas. En un primer momento la mujer se sienta a horcajadas sobre él dándole la espalda, con las piernas dobladas y a los lados del hombre. Una vez que se ha realizado la penetración, ella extiende su cuerpo hacia adelante ayudándose de sus manos, que apoya entre las piernas del hombre mientras se mantiene de rodillas con los pies afirmando las costillas de él.

Una vez que la mujer ha conseguido apoyar completamente su pecho en la cama o en el suelo, puede con sus manos acariciar los pies del hombre. Él puede hacer lo mismo con sus nalgas o sus pies que estarán más cerca. En esta postura es la mujer la que debe realizar los movimientos de penetración, inclinándose hacia adelante y hacia atrás, por lo que le conviene sujetar los tobillos del hombre para tener un punto de apoyo.

19.El columpio. El hombre se sienta con las piernas separadas y estiradas, y las manos apoyadas hacia atrás, su tronco también queda inclinado hacia atrás. La mujer apoya sus nalgas en el suelo o en la cama, sus piernas flexionadas pasan por los costados de su compañero, ella también apoya sus manos por detrás de su espalda para que su cuerpo quede inclinado hacia atrás. Para facilitar la penetración ella debe levantar ligeramente sus nalgas. Esta posición no permite una penetración muy profunda y es difícil mantener un ritmo para los movimientos coitales.

20.El balanceo. Mientras el hombre permanece sentado con las piernas estiradas, la mujer se sienta a horcajadas sobre él dándole la espalda, con las piernas flexionadas, pasadas a los lados de las piernas de su compañero. Para que la penetración sea más fácil, el hombre coge a la mujer por las caderas como para levantarle un poco las nalgas. Una vez hecho esto, la mujer afirma sus manos en las rodillas de él y comienza a moverse hacia adelante y hacia atrás, como un suave balanceo. Mientras tanto, el hombre la sujeta por los hombros y la ayuda a moverse.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento