El sexo en 20 posturas (II): ella encima

  • No siempre tiene que estar el hombre encima.
  • Descubre el sexo en 20 posturas: él encima
  • Mañana: descubriremos las posturas de pie.
A veces es interesante que sea ella quien controle en la cama.
A veces es interesante que sea ella quien controle en la cama.
20MINUTOS.ES

Pero no solo hay posturas en las que ella está debajo y él encima también puede cambiarse y que sea él que permanezca con la espalda sobre el colchón o el suelo. Esta es la postura opuesta a la del misionero, se trata de que sea el hombre el que esté tumbado boca arriba con las piernas extendidas. Es buena cuando la corpulencia de él no permite la del misionero o simplemente para cambiar.

5.De frente. Ella se coloca encima de él. Los dos permanecéis quietos sin movimientos coitales, mientras tú aprietas y relajas el músculo que cierra la abertura de tu vagina y tu pareja te retransmite en directo lo que va sintiendo.

6.De la entrega. El hombre se tumba boca arriba con las piernas extendidas. La mujer se sienta a horcajadas sobre los muslos de su compañero, de cara a él. Una vez que la mujer ha sido penetrada, ella inclina su cuerpo hacia adelante hasta descansar en el pecho de su compañero, mantiene las piernas flexionadas a los costados de él, quien le sujeta las nalgas para ayudarla en los movimientos coitales. Los brazos de la mujer descansan por encima de los hombros de su compañero.

7.Cabalgando. En esta posición el hombre se tumba de espaldas con las piernas flexionadas de modo que sus muslos ofrezcan un punto de apoyo para la mujer. Ella se sienta a horcajadas encima de las piernas de su compañero y dirige manualmente el pene hacia su vagina y se recuesta en los muslos del hombre, quien queda con las manos libres para acariciar los pechos de la mujer, o si se quiere conseguir una excitación mayor, puede acariciar su clítoris.

La mujer apoyando sus manos en la pelvis de su compañero, debe moverse hacia arriba y hacia abajo, de tal forma que sus movimientos gratifiquen la penetración. En su movimiento ascendente debe levantar el arco pelviano hacia adelante, mientras que en el movimiento descendente su pelvis debe estar lo más atrás posible. Con esta postura y estos movimientos se consigue una penetración muy profunda.

8.Los Dos Tumbados. El hombre se tumba de espaldas con las piernas un poco flexionadas y separadas. La mujer se sienta a horcajadas de cara a su compañero, en un primer momento con las piernas dobladas a los lados del hombre. Ella coge el pene con la mano para introducirlo en la vagina. Luego ambos se cogen de las manos y él ayuda a la mujer que va echando su cuerpo hacia atrás lentamente, mientras estira sus piernas en dirección a los hombros de su compañero.

Él le suelta una de las manos, por ejemplo la derecha y con ella le coge el muslo izquierdo a la mujer para ayudarla a inclinarse hacia atrás. La pierna derecha del hombre está ligeramente doblada hacia un lado. Ella tiene que continuar su inclinación hasta que su cabeza quede apoyada en la cama o en el suelo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento