Ansiedad, depresión o estrés: los efectos que sufren casi la mitad de las niñas y adolescentes a causa de las 'fake news'

Joven mirando un ordenador
Joven mirando un ordenador
© PEDRO ARMESTRE/ SAVE THE CHILDREN

La desinformación y la información errónea en Internet pueden afectar de forma muy negativa a la vida, el aprendizaje y el liderazgo de las niñas, adolescentes y mujeres jóvenes de todo el mundo, según ha puesto en relieve un estudio de Plan Internacional. Los datos revelan que casi la mitad de ellas siente emociones como tristeza o ansiedad como consecuencia de las 'fake news' y una de cada cuatro se siente con menos confianza para compartir sus opiniones.

Son algunos de los resultados del informe 'The Truth GAP: (Des)Informadas Online', presentado esta semana, durante el acto conmemorativo del Día Internacional de la Niña que se celebró en el Congreso de los Diputados. El evento contó también con la asistencia de la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, que se comprometió, como representante de las instituciones, a "luchar contra los efectos nocivos de la información en la infancia". "No puede ser que por cambiar el ámbito de transmisión, la plataforma mediante la cual nos relacionamos, perdamos por el camino derechos fundamentales que están en nuestra Constitución", aseveró.

 "La desinformación es un tema que nos afecta a todos, pero hoy venimos a contar cómo les afecta especialmente a las niñas, a las mujeres jóvenes, y a su liderazgo", declaró la directora del Plan Internacional, Concha López, que detalló los principales resultados del informe de este año y alertó sobre los "preocupantes" datos extraídos de este estudio, incidiendo en la necesidad de potenciar y fomentar la educación digital para desarrollar el pensamiento crítico. Una formación que considera esencial, sobre todo después de los "últimos 18 meses de pandemia en los que se ha obligado a millones de niños, niñas y adolescentes a aprender, informarse y sobre todo a relacionarse a través de las redes sociales".

En definitiva, la directora del Plan Internacional contó que, a raíz de la incertidumbre de la situación de crisis que ha llevado a "todos" a buscar respuestas en Internet, decidieron averiguar cómo afecta la cantidad de información que existe online en "la educación, el activismo y la capacidad de las niñas y adolescentes de abrirse paso en el mundo".

Casi la mitad ha sufrido tristeza, ansiedad o preocupación

Los resultados, a partir de encuestas a 26.000 niñas de 26 países -entre ellos, España- y de entrevistas en profundidad, señalan que, a nivel global, nueve de cada diez niñas y adolescentes aseguran que la información falsa y errónea online ha tenido impactos negativos en su vida. De hecho, casi la mitad (el 46%) asegura que les provoca tristeza, depresión, estrés preocupación o ansiedad. A ello se suma que el 20% de las encuestadas confesaron sentirse físicamente inseguras a causa de la información errónea y la desinformación en Internet.

Más allá de los resultados psicológicos directos, el informe muestra que hay otras consecuencias que afectan a las niñas y jóvenes a largo plazo, a la hora de interactuar en las redes sociales y, en definitiva, "limitan el activismo". Una de cada cuatro encuestadas se siente con menos confianza para compartir sus opiniones y una de cada cinco deja de participar en Internet en política y en asuntos de actualidad como consecuencia de las 'fake news’

"Se genera un ecosistema digital tóxico que silencia las voces de la infancia y la juventud, y especialmente de las niñas"

Este fenómeno, que se ha disparado como consecuencia de la digitalización, "afecta a toda la sociedad, pero para las niñas, adolescentes y mujeres jóvenes el impacto aún es mayor", alertan en el informe, añadiendo que "los estereotipos por razón de género que afectan a las mujeres en la vida pública, también les afectan en las redes".

Los resultados, destaca el documento, muestran que la desinformación hace que las niñas "se sientan incómodas a la hora de expresar sus opiniones online; también les preocupa compartir información falsa por accidente o creer algún dato que no es cierto". Todo ello, genera "un ecosistema digital tóxico que silencia las voces de la infancia y la juventud, y especialmente de las niñas", denunció López.

Entre 4 y 6 horas conectadas a Internet

El informe también ofrece datos concretos de las 1.000 niñas y jóvenes encuestadas españolas que permitieron obtener una aproximación de la situación en el país. La mayoría de ellas pasa unas 4-6 horas al día conectadas a Internet, un dato que a nivel mundial es incluso mayor: el 55% de las niñas y mujeres jóvenes pasan más de siete horas al día conectadas en medios sociales, el 16% más de doce horas, y solo el 4% pasa menos de una hora al día conectada. 

No obstante, solo el 30% ha recibido formación en el ámbito educativo para saber identificar la desinformación y la información errónea. Es más, el 55% asegura no saber identificar contenido falso en la red.

Pues bien, esto se refleja en una serie de consecuencias: una de cada tres reconoció haber discutido con amigos o familiares por desinformaciones; el 25% ha puesto en duda la información que ha recibido en el colegio por esta misma razón; el 29% ha experimentado estrés, preocupación o ansiedad por la desinformación o la información errónea; y una de cada tres asumió como cierto un bulo o información errónea sobre la Covid-19.

Precisamente respecto a la pandemia las redes sociales han jugado un papel fundamental en la percepción de las niñas y jóvenes. Concretamente, el 36% afirma que ha cambiado su comportamiento durante la pandemia debido a los contenidos online, y el 19% de las encuestadas confiesa que la información de Internet ha influido en su decisión de vacunarse.

Haciendo referencia únicamente a las plataformas digitales, siete de cada diez han visto información errónea en plataformas, sobre todo en Facebook (45%), Instagram (38%) y Twitter (34%).

Analfabetismo digital en un "océano de información falsa"

La mayoría de los datos extraídos de la investigación, según señaló López, tienen mucho que ver con un asunto al que consideran que hay ponerle más atención: el analfabetismo digital. Siete de cada diez niñas y mujeres jóvenes nunca han recibido formación digital ni en el colegio ni en el ámbito familiar, sobre cómo identificar esta desinformación. "Se enfrentan solas, y de manera autodidacta, a un océano de información falsa, errónea y tendenciosas. Sin herramientas ni conocimiento para poder hacer un uso seguro y conciso del Internet", lamentó.

Por esta razón han hecho una petición global para participar de una manera "crítica y segura" en los espacios online, reclamando "acciones urgentes" y una mayor inversión para garantizar la alfabetización digital desde la educación primaria. "Es difícil enfrentarse a lo que no se conoce, y solo con esta formación podrán ejercer plenamente sus derechos a la privacidad, a la libertad de expresión, la información y la educación", aseveró la directora de la ONG. 

Así, destacó el "reto colectivo" que, tanto organizaciones, como centros educativos, como las instituciones, como los medios de comunicación, las plataformas y otros actores implicados, tienen por delante: "hacer que Internet sea un lugar seguro y tolerante, donde también se garantice los derechos de todos los niños, niñas jóvenes".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento