Comunidad Valenciana

València incrementará un 50% el presupuesto para mantenimiento y limpieza de zonas verdes y arbolado

  • El Ayuntamiento saca a licitación el nuevo contrato de jardinería, cuyo presupuesto pasará de 14,53 a 21,76 millones.
  • Habrá un lote específico para la poda del arbolado de las calles, uno de los aspectos que más quejas ciudadanas genera.
  • Se marca como objetivo recuperar el nivel de servicios y calidad previo a la crisis de 2008 en sus cuatro años de vigencia.
  • Llegir en valencià.
La plantación de arbolado incluirá la vegetalización de los alcorques.
El nuevo contrato incluirá el cuidado de la vegetación de los alcorques.

El mantenimiento, limpieza y poda tanto de las zonas verdes de València como de los árboles que se encuentran en sus calles y plazas es uno de los servicios municipales que más quejas genera. Para revertir esta situación, el Ayuntamiento prevé acometer una importante inyección económica al nuevo contrato de jardinería, cuya licitación será aprobada este viernes por la Junta de Gobierno local. 

En concreto, el nuevo servicio de mantenimiento y limpieza de espacios ajardinados, instalaciones y equipamientos y del arbolado viario tendrá un presupuesto de 21,76 millones de euros, frente a los 14,53 millones de la anterior licitación aprobada por el Gobierno saliente del PP en su última Junta de Gobierno de junio de 2015. Además de este incremento de casi el 50%, contemplará un lote específico para la poda del arbolado de las calles y se marca como objetivo recuperar el nivel de servicios y calidad previo a la crisis de 2008 en sus cuatro años de vigencia.

El alcalde de la ciudad, Joan Ribó, y el vicealcalde y edil de Ecología Urbana, Sergi Campillo, han expuesto este martes las características de los nuevos servicios dependientes de la Concejalía de Jardinería Sostenible, que gestiona 2,88 millones de metros cuadrados de infraestructura verde entre jardines, parques urbanos, jardines de barrio y plazas, acompañamiento viario y residencial y bulevares. De los grandes parques de ciudad (como el Jardín del Turia), que suman otros 2 millones de metros cuadrados, se ocupa el Organismo Autónomo Municipal (OAM) de Parques y Jardines, por lo que no entran en este contrato.

En concreto, el nuevo contrato dará servicio a 700 espacios verdes. El total de arbolado que atenderá es de 114.428 ejemplares y también se ocupará de 643 zonas de juegos infantiles, 88 biosaludables y 45 zonas de socialización de perros.

Ribó ha afirmado que se trata de un contrato "muy importante" y ha destacado el incremento de la superficie de zonas verdes desde el año 2015 (como el Parque Lineal de Benimàmet y el de Malilla), cuando se aprobó el que está actualmente en vigor. Según ha anunciado el alcalde, se va a contratar a un 20% más de nuevo personal, cuyas plantillas pasarán de las 274 personas actuales a un mínimo de 328. Además, las nuevas incorporaciones serán igualitarias (50% hombres y 50% mujeres), para atender al criterio de la paridad incluido en el pacto de reconstrucción PostCovid suscrito por 31 de los 33 concejales de la Corporación local.

Ribó también ha enmarcado la potenciación y cuidado de las zonas verdes en dos aspectos: el citado pacto de reconstrucción tras la pandemia y la Agenda Urbana 2030. Además, ha sido muy gráfico al describir el problema de la falta de poda en la ciudad: "Estábamos en unas condiciones de deuda muy grave, pero en el pasado no haber tenido en cuenta el problema de la poda ha tenido unas consecuencias muy negativas. Yo lo veo en el carril bici, a veces me tengo que agachar porque no han podado", ha manifestado.

Campillo, por su parte, ha afirmado que la infraestructura verde "es una de las principales herramientas de adaptación y resiliencia frente al cambio climático. Proporciona sombra, salud y bienestar y lo vimos tras el confinamiento por la Covid". Por ello, ha valorado que el nuevo contrato es una "apuesta estratégica" por una ciudad verde, pero, además, atiende a una de las principales demandas de la ciudadanía, como es la poda y el mantenimiento de estos espacios.

"El recorte en poda del anterior Gobierno ha supuesto un problema. Nos proponemos recuperar el nivel de inversión previo a la crisis económica", ha añadido.

Cuatro lotes separados

En cuanto a los nuevos servicios, destaca la poda, que es "donde más quejas hay y donde más aumenta el presupuesto", ha informado el vicealcalde. En concreto, un 89%, lo que supone casi doblar los recursos, hasta alcanzar los 5,93 millones de euros. De hecho, este contrato prevé un servicio separado en un lote propio, independiente del mantenimiento de parques y jardines.

También habrá un lote separado para los parques de la Rambleta (San Marcelino) y del Campus de Tarongers, que se reservará para que opten en exclusiva empresas de inserción y del tercer sector. En total, se pasa de dos lotes (jardines zonas norte y sur) a cuatro, con un coste unitario por metro cuadrado de jardín de 4,74 euros, frente a los 3,52 euros del actual servicio contratado. El presupuesto para la gestión de arbolado de las calles eleva el gasto a casi 100 euros por ejemplar y año.

Criterios de valoración

Durante la fase de evaluación se tendrán en cuenta, además de los criterios de género citados anteriormente, la acreditación de formación reglada por parte de las nuevas incorporaciones, requisitos de descarbonización para los medios materiales (todos los vehículos etiqueta ECO y el 50% de la maquinaria será eléctrica) y el respeto a las épocas de nidificación de las aves a la hora de podar los árboles.

En cuanto a la forma de evaluar, el 57% de los criterios serán cuantificables en porcentajes y el 43% se medirán por juicio de valor. "La base económica solo será del 10% porque no queremos que sea lo principal, queremos un contrato de calidad y no de cantidad. Ya tenemos mucha experiencia de grandes rebajas y luego el servicio se resiente. Queremos ofertas que respeten el convenio de jardinería y respeten los servicios que se han de prestar", ha afirmado Campillo.

"Es un contrato complejo de evaluar porque hay muchas cláusulas y posibles recursos. Mi objetivo es que esté en vigor en el primer trimestre de 2022 (con un periodo de cinco a seis meses para evaluar y adjudicar)", ha añadido el responsable de Ecología Urbana. Campillo ha afirmado que, en la medida en que se vayan abriendo nuevas zonas verdes, tanto de ciudad como en los barrios, el contrato será flexible para aumentar el presupuesto.

Servicios del nuevo contrato

Los servicios que deberán prestar las nuevas contratas se agrupan en cinco grandes áreas: limpieza de espacios ajardinados y de áreas de juegos infantiles; riego y mantenimiento de las redes e instalaciones de riego; labores de cultivo (conservación de praderas, arbustos y vallas, plantación, abonado, seguimiento fitosanitario, poda y recogida...); mantenimiento y renovación de elementos insertos como paseos, pavimentos, juegos infantiles y mobiliario, zonas caninas y fuentes, y finalmente, la apertura y cierre de jardines.

Sin plaguicidas tóxicos

El nuevo contrato de Jardinería no permitirá el uso de plaguicidas tóxicos ni herbicidas, "se trabajará de otra forma. Será un contrato sostenible, con un componente ecológico fundamental. Los árboles están en contacto con niños y mayores y necesitamos preservar su salud", ha expuesto el alcalde, Joan Ribó. No obstante, el vicealcalde Campillo ha matizado que sí se seguirán utilizando productos contra plagas como la del picudo rojo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento