La "violenta" actividad explosiva del volcán de La Palma deja "bombas como esta" en una zona de trabajo científico

El Instituto de Volcanología de Canarias (Involcán) ha publicado este lunes por la mañana imágenes de las "bombas volcánicas" expulsadas desde anoche por el volcán de Cumbre Vieja, en La Palma, que este domingo por la noche aumentó "notablemente" su actividad efusiva en la erupción y causó el derrumbe parcial del cono volcánico.
Bomba volcánica expulsada por el volcán de Cumbre Vieja, en La Palma.
Bomba volcánica expulsada por el volcán de Cumbre Vieja, en La Palma.
Externos

El Instituto de Volcanología de Canarias (Involcán) ha publicado este lunes por la mañana imágenes de las "bombas volcánicas" expulsadas desde anoche por el volcán de Cumbre Vieja, en La Palma, que este domingo por la noche aumentó "notablemente" su actividad efusiva en la erupción y causó el derrumbe parcial del cono volcánico.

Los piroclastos expulsados por un volcán son todos los fragmentos sólidos expulsados de las entrañas de la tierra y arrojados al aire durante una erupción. Estos elementos pueden ser desde ceniza hasta grandes rocas denominadas "bombas" por los vulcanólogos, pasando por el lapilli, que son como bolitas de ceniza de entre dos y 64 milímetros, y los bloques, que son piedra de mayor tamaño que el lapilli o picón.

El derrumbe parcial anoche de la estructura del cono parece haber unido las bocas eruptivas del volcán, lo que está provocando un mayor caudal de salida de lava, que es más fluida y alcanza en determinados puntos casi un kilómetro de anchura máxima, según ha informado el Departamento de Seguridad Nacional (DSN). 

La mayor virulencia explosiva registrada desde este domingo por la tarde-noche dejó su "huella en forma de bombas volcánicas como esta en una de nuestras zonas de trabajo", ha explicado Involcán en sus redes sociales. Su director, David Calvo, ha explicado en TVE que dado "el tamaño más que considerable de esas bombas" y aplicando siempre el principio de prudencia, no solo se ha retirado el personal científico sino también "instrumentación muy sensible y de gran valor económico" hasta que se compruebe que es posible volver.

Este domingo se decidió el desalojo del personal científico y de emergencias en zonas próximas a la colada, así como de los vecinos que fueron a recoger enseres de sus viviendas. Estas evacuaciones se realizaron ante la merma de la calidad del aire.  

Tras dos semanas en erupción, la lava ocupa ya 397,5 hectáreas y ha dejado 946 construcciones destruidas (además de otras 128 posiblemente afectadas) y 28,3 kilómetros de carreteras inutilizadas. El delta marino que ha formado en su caída al mar ocupa una superficie de casi 29,7 hectáreas, según la información actualizada este lunes por el Departamento de Seguridad Nacional (DSN).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento