El volcán de La Palma crea una nueva boca con una colada que amenazan zonas no afectadas hasta ahora

Imagen de la nueva colada del volcán de La Palma.
Imagen de la nueva colada del volcán de La Palma.
INVOLCAN
Una nueva fuente de lava del volcán de La Palma genera otra colada en su parte norte que amenaza más zonas de la isla. 
Atlas

El volcán de La Palma ha vuelto a rugir en las últimas horas. Una nueva boca se ha abierto a las 02.30 horas de este viernes a escasos metros (300 aproximadamente) de la principal, creando una colada que se ha bifurcado en dos ríos de lava que se dirigen hacia el oeste.

Esta tercera boca efusiva se ha abierto en la misma fisura eruptiva y los científicos desplegados en la isla de La Palma ya están vigilando la aparición de la nueva colada, que discurre en estos momentos hacia el mar, de forma paralela a la colada principal. 

Por el momento no se sabe si terminará uniéndose a la colada principal, que ya derrama la lava al mar desde este martes y está formando la isla baja, con 17 hectáreas de extensión.

El director del Área de Vigilancia Volcánica del Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan), Luca D'Auria, ha indicado en declaraciones a Radio Canaria, que si bien no parece una colada muy grande, sí está afectando a zonas que antes no se habían visto afectadas por la lava.

Los científicos esperan que no sea una colada muy extensa y que no tenga una vida muy larga. Luca D'Auria indicó que esta evolución del campo de lava es normal y tiene un comportamiento que depende mucho de la temperatura, por lo que si un lado de la colada se enfría, puede ralentizarse, haber un solapamiento de coladas, romper brechas y la colada puede salir por otro lado.

D'Auria añadió que es una evolución continua que no es posible prever a corto o medio plazo. Lo único que se puede hacer es monitorizar la situación y hacer previsiones cuando haya nuevos cambios como éste, pero hasta que no se sobrevuele la zona no se sabrá cuál es la extensión, la velocidad y la dinámica de esta nueva colada. 

Más de 709 hectáreas y 1.000 edificaciones afectadas por la erupción

La lava emitida por el volcán de La Palma desde el inicio de su erupción el 19 de septiembre cubre 709 hectáreas, incluido el terreno que ha ganado al mar desde la noche del día 28, y ha afectado a 1.005 edificaciones, de las cuales 870 han quedado destruidas.

Así figura en la última actualización del sistema de satélites europeo de monitorización terrestre Copernicus, con datos recabados en la madrugada de este viernes.

También ha aumentado en comparación con el anterior recuento -realizado en base a mediciones efectuadas el 29 de septiembre a las 11.36 horas UTC-, el número de kilómetros de carreteras afectados, ahora 30,2, de los cuales 27,7 kilómetros han sido destruidos por el paso de la lava.

La superficie ocupada por la ceniza caída se extiende por 3.172,9 hectáreas. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento