Expertos piden un Observatorio europeo sobre el efecto de nuevos productos de nicotina que ayude a apartar el cigarrillo

Médicos y expertos en tabaquismo han defendido este miércoles la necesidad de crear un Observatorio europeo, o en su defecto país a país, para vigilar los efectos de los nuevos productos con nicotina, lo que creen que podría ayudar a muchos consumidores a dejar el tabaco de combustión, que ven como la peor opción para la salud.
Expertos piden un Observatorio europeo sobre el efecto de nuevos productos de nicotina que ayude a apartar el cigarrillo
Expertos piden un Observatorio europeo sobre el efecto de nuevos productos de nicotina que ayude a apartar el cigarrillo
20M EP

El jefe de la unidad de oncología médica de la Bioclínica Thessaloniki, Ioannis Boukovinas, defendió -durante la cuarta cumbre sobre reducción del daño en el tabaquismo que se celebra este miércoles y jueves 'on line'- la necesidad de "más datos" sobre estas llamadas alternativas al tabaco convencional porque, aunque consideró claro que son menos dañinas, reconoció dudas sobre qué efectos tal vez aún desconocidos pueda haber sobre la salud a largo plazo.

De acuerdo se mostró también el cirujano oncológico del Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla (Madrid) Fernando Fernández Bueno, quien incidió en la "necesidad" de una fórmula como esa. En la misma dirección opinó, el profesor de cardiología de la Universidad de Atenas, Ignatios Ikonomidis, quien defendió que "sería interesante un observatorio europeo, o local" sobre los efectos de estos nuevos productos".

En concreto, mostró interés en saber qué efectos tienen estos nuevos productos en enfermedades respiratorias crónicas como el asma. Aún así, dijo que las autoridades sanitarias necesitan trabajar con "mente abierta" y consideró que las políticas públicas deberían fundarse en "tres pilares": ayudar a dejar de fumar, la prevención y el uso de productos que son mejores alternativas para aquellos que no quieren dejar de hacerlo.

Fernández Bueno, por su parte, criticó que "algunos políticos" en España "están en contra" de estos nuevos productos más incluso que del cigarrillo convencional y "en contra del criterio científico". "No quieren escucharlo", aseveró.

Para el doctor español, es "importante explicar los productos de reducción de daño", pues consideró que se les podría dar "un buen uso" para "ayudar a dejar de fumar y evitar muchas muertes en Europa". "Todo el mundo sabe ahora que la nicotina no es el problema [...]; la combustión es el mayor problema no solo en el cáncer, sino también en los ataques al corazón y otras enfermedades", mantuvo.

EN ESPAÑA, EL "FOCO" ESTÁ EQUIVOCADO, DEFIENDE FERNÁNDEZ BUENO

Fernández Bueno cree que "en España el foco está en los nuevos productos cuando lo que mata a la gente es el cigarrillo convencional" y criticó también a la Organización Mundial de la Salud por "no querer hablar" de esto, así como a las autoridades españolas, a las que acusó de "acosar y coaccionar" a médicos que defienden estas alternativas.

Boukovinas incidió en la importancia de saber si estos nuevos productos alteran biológica o genéticamente a quienes los consumen, citando por ejemplo la falta de información sobre cómo afectan al estrés.

Así, remarcó que lo importante es "alejar a los jóvenes" del consumo de tabaco y recordó que en Europa no se logra, dado que de "11 a 16 años se consume la misma cantidad de tabaco que de 16 a 20". "Necesitamos acercarnos más a las nuevas generaciones, pero siendo estrictos", afirmó.

EL CASO SUECO

Ikonomidis dijo que hay que "motivar a las autoridades para que apliquen políticas de reducción de daño" y remarcó que Suecia con el uso de 'snus' ya ha alcanzado el objetivo de la Unión Europea (UE) para 2040 en lo que a reducir la prevalencia del tabaco.

De hecho, en Suecia consumen en 2021 algún producto con nicotina un 26 por ciento de la población, el 5 por ciento fuma tabaco de combustión, el 20 por ciento 'snus' y un 1 por ciento algún tipo de cigarrillo electrónico.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento