Cómo lavar las copas en el lavavajillas para que brillen como nuevas

Copas de vino recién limpias.
Copas de vino recién limpias.
©GTRESONLINE

En muchas ocasiones, cuando se utilizan en el hogar las típicas copas de cristal, ya sean las de vino, las de champán o las gin tonic, suelen acabar lavándose a mano por miedo a que se rompan o estropeen en el lavavajillas. Sin embargo, lo cierto es que casi todas las copas se pueden meter al lavavajillas sin ningún tipo de peligro. 

Soporte de lavavajillas para las copas

De hecho, muchos de los lavavajillas vienen ya con un soporte en el que se puede apoyar el pie de la copa para que no se mueva durante el lavado. Así, solamente es necesario desplegar el soporte y apoyar el pie de las copas sobre ellos, tal y como indican desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Si el modelo de lavavajillas no posee este soporte, se puede adquirir aparte. Hay distintos modelos en el mercado, pero debe ser uno que sea compatible con tu modelo de lavavajillas. Puedes entrar en la página web del fabricante y ver qué modelos propone y sus precios van desde unos 15 euros hasta los 60 euros.

Consejos para colocar las copas en el lavavajillas 

En primer lugar, habrá que tener cuidado de no poner otros vasos, sartenes, cubiertos de metal u otro tipo de elementos de la vajilla cerca de las copas, evitando así que puedan romperse.

En el caso de que las copas sean muy altas y choquen arriba del lavavajillas, es posible en casi todos los aparatos poder mover la cesta superior un nivel y ponerla más baja, de tal modo que las copas entren sin problema en la parte superior y no choquen durante el lavado. 

¿Qué programa usar para lavar las copas?

Para lavar a máquina las copas de casa, lo mejor es utilizar un programa que no supere los 40ºC, aunque algunos modelos de lavavajillas ofrecen programas delicados específicos para lavar copas. 

Por tanto, si el lavavajillas tiene ese programa, solo hay que seleccionarlo cuando se vayan a lavar las copas, ya que no supera los 40ºC de temperatura para no dañar la superficie del cristal y mantiene una presión de agua adecuada. Igualmente, la etapa de secado se alarga para que las copas salgan con más brillo.

En caso de que el lavavajillas no tenga este programa, utiliza uno a baja temperatura, que no pase de 40ºC. A su vez, se puede comprobar el nivel del abrillantador, que puede evitar la formación de gotitas. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento