Uno de cada cuatro autónomos cree que no se habrá recuperado aún cuando la economía vuelva al nivel precrisis

Puestos de pescado del Mercado del Carmen de Huelva.
Puestos de pescado del Mercado del Carmen de Huelva.
EUROPA PRESS - Archivo

La recuperación económica tras los estragos causados por la Covid sigue en marcha, pero no está siendo igual para todos. Aunque las expectativas mejoran todavía hay importantes sectores del tejido productivo que ven lejos la vuelta de la normalidad tras más de año y medio largo de crisis. Este es el caso de una parte notable de los trabajadores autónomos. Hasta un 27,5% de ellos afirman que todavía no habrán vuelto a sus niveles de actividad previos a la crisis para 2022, año en el que prácticamente todos los analistas fechan la recuperación del PIB español previo a la pandemia. Del resto, un 30,3% sostiene que ya ha recuperado su facturación y cuatro de cada diez confía hacerlo cuando concluya este año. 

Esta es una de las conclusiones más notables del XII Barómetro elaborado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autonomos (ATA), la patronal del sector de los empleados por cuenta propia, presentado la semana pasada. La encuesta, en la que han participado 1.354 autónomos del total de 3,26 millones inscritos en el RETA a finales de agosto, actualiza los resultados del anterior barómetro de abril y recoge las visiones de los trabajadores sobre su situación actual, perspectivas futuras y amenazas para la viabilidad de su negocio.

Respecto a lo primero, el informe de ATA subraya que el 67,6% de los encuestados no ha recuperado todavía su actividad habitual tras la interrupción de la pandemia y de ellos la mitad sostiene que todavía factura la mitad o menos que en marzo de 2020. Además, uno de cada cinco (19,5%) cifra la bajada en su facturación en un 75% menos del nivel prepandemia y uno de cada diez la sitúa en el 100%. 

Las perspectivas para lo que resta de año tampoco son buenas para buena parte del colectivo. Uno de cada tres encuestados prevé una caída en su facturación en lo que resta del año y el 10,8% cree que tendrá que disminuir su plantilla en los próximos meses si no cambia la situación actual. 

Además, la crisis generada por la Covid ha llevado a buena parte de los autónomos a plantearse abandonar el negocio. En concreto, el barómetro de ATA refleja que el 47,5% de quienes dijeron no haber recuperado la facturación no descarta tener que cerrar su negocio, algo que da por seguro un 7,4%, lo que extrapolando serían algo más de 240.000 empleados por cuenta propia. Además, las perspectivas apenas han mejorado respecto al pasado abril en este sentido, cuando un 9,5% afirmaba que cerrarían seguro y un 47,4% no lo descartaba.

Descontentos con las ayudas

Donde sí se nota algo más la recuperación es en la cantidad de autónomos que actualmente cobra la prestación por cese de actividad, conocida popularmente como el 'paro del autónomo'. Según el barómetro de ATA, el 8,6% de encuestados dice estar cobrando actualmente esta ayuda frente al 14,9% que lo hacía en abril. 

Sin embargo, el 34,2% de quienes perciben este ingreso afirma que cuando deje de recibirlo se dará de baja del RETA, una cifra que extrapolada al número de autónomos dados de alta en agosto ascendería a más de 95.000 empleados por cuenta propia. En este caso, la situación también ha mejorado algo respecto al pasado abril, cuando el 41% de quienes estaban en cese de actividad sostenía que cerraría cuando dejara de cobrar la prestación.

El sector también se muestra crítico con el paquete de ayudas directas aprobadas por el Gobierno por un valor de 7.000 millones de euros. Mientras que en abril prácticamente la mitad de los encuestados aseguraba que las solicitaría cuando se abriera el plazo, lo cierto es que en septiembre solo lo había hecho un 9,7%. Los autónomos, que calificaron con una nota de 2,8 sobre 10 estas prestaciones, citaron como motivos para no solicitarlas la ausencia de gastos para justificarlas (27,3%), no estar en el listado de actividades con derecho a ayudas (17,4%) y tener una caída de actividad de menos del 30% en su facturación (17,2%). Además, uno de cada diez culpó a los trámites burocráticos excesivos para no hacerlo.

Impuestos, factura de la luz y SMI, las principales preocupaciones

La encuesta de la patronal ATA también incluye un módulo en el que los autónomos citan las situaciones que más afectan o afectarían a su facturación en caso de producirse. En este sentido, el 30,2% considera que una subida de impuestos es la principal amenaza para su negocio. Además, la inmensa mayoría de los encuestados (88,7%) cree que el colectivo no puede soportar ya más cargas fiscales. 

El segundo aspecto que más preocupación suscita es la elevada factura de la luz, una amenaza que citan el 26,4% de los preguntados, seguida por la falta de ayudas para frenar la crisis (16,2%) y la subida del Salario Mínimo Interprofesional (15,5%). En este último aspecto, quienes tienen trabajadores contratados -la mitad de los encuestados-, dice que no es el momento de subir el SMI dado que no puede permitirse subidas en costes salariales. Solo el 8,1% cree que las medidas y restricciones para frenar la Covid son la principal amenaza para su negocio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento