Podrían haber resuelto el misterio de la rara explosión que iluminó el cielo en el año 1181

Tres vistas de la nébula PA 30.
Tres vistas de la nebulosa PA 30.
Pascal Le Du et al, The Astrophysical Journal Letters, 2021

Durante 900 años, los eruditos y los observadores de estrellas han tratado de explicar un objeto cósmico brillante que iluminó brevemente los cielos sobre China y Japón en el año 1181 de la era cristiana. Un nuevo estudio, publicado en Astrophysical Journal Letters, puede haber resuelto por fin el misterio.

Tal y como recoge Science Alert, la nebulosa Pa 30, llamada Estrella de Parker, una de las más calientes de la Vía Láctea, y la estrella que la rodea coinciden con el fenómeno observado en el cielo hace tantos años, según las mediciones de su posición actual, la velocidad de expansión y su estado.

Las observaciones muestran que la nube de gas y polvo que es Pa 30 se expande a una velocidad de 1.100 kilómetros por segundo. Eso sugiere que se originó en un punto central hace unos 1.000 años, muy probablemente a partir de una explosión de supernova. Esto bien puede ser lo que observaron los astrónomos contemporáneos en 1181.

"Los informes históricos colocan a la estrella invitada entre dos constelaciones chinas, Chuanshe y Huagai", dice el astrofísico Albert Zijlstra, de la Universidad de Manchester en el Reino Unido. "La Estrella de Parker encaja bien en la posición. Eso significa que tanto la edad como la ubicación encajan con los eventos de 1181", añade.

Los observadores de estrellas del siglo XII informaron de un objeto en el cielo tan brillante como Saturno que fue visible durante seis meses. También registraron su posición en el cielo.

"Sólo alrededor del 10% de las supernovas son de este tipo y no se comprenden bien"

Desde entonces, los astrónomos han utilizado esas observaciones para llegar a algunas hipótesis, pero no han podido precisar con seguridad lo que dejó atrás, hasta ahora.

Se cree que Pa 30 y la Estrella de Parker fueron creadas por la fusión de dos pequeñas y densas estrellas enanas blancas, una ocurrencia rara que deja atrás lo que se conoce como una supernova de tipo Iax, o estrella zombi.

Es una categoría rara de supernova sobre la que los científicos aún están aprendiendo más. Lo que es aún más raro es tener información sobre cómo comenzó la supernova, así como el remanente que ahora queda.

"Sólo alrededor del 10% de las supernovas son de este tipo y no se comprenden bien", dice Zijlstra. "El hecho de que SN1181 fuera débil pero se desvaneciera muy lentamente se ajusta a este tipo. Es el único evento de este tipo en el que podemos estudiar tanto la nebulosa remanente como la estrella fusionada y también tener una descripción de la explosión en sí", añade.

Solo cinco supernovas en la Vía Láctea

Desde 1006 d. C., solo se han detectado cinco supernovas brillantes en la Vía Láctea, y los astrónomos ya han encontrado coincidencias para las otras cuatro. También se cree que uno de ellos, ahora conocido como la Nebulosa del Cangrejo en la constelación de Tauro, tiene alrededor de mil años. Descubierto por primera vez en 2013, parece que Pa 30 ahora completa el conjunto.

Hasta ahora, había habido cierto debate sobre si la fusión de dos estrellas enanas blancas podría resultar en una supernova como esta, por lo que el descubrimiento también tiene mucho que enseñar a los astrónomos sobre otras supernovas similares.

"Esta es la única supernova de tipo Iax en la que son posibles estudios detallados de la estrella remanente y la nebulosa", dice Zijlstra. "Es bueno poder resolver un misterio histórico y astronómico", concluye.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento