Así se vive la alerta de una posible erupción volcánica en La Palma: "Hay gente que tiene la maleta en la puerta"

La isla de La Palma sigue en alerta amarilla por riesgo volcánico. Los terremotos y los temblores se suceden uno detrás de otro en el sureste de la isla, cerca de la zona del volcán de Cumbre Vieja, donde el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) ha registrado ya más de 21.000 terremotos en solo una semana.
Una sismóloga mide la intensidad de los temblores en la isla de La Palma.
AGENCIA ATLAS
Una sismóloga mide la intensidad de los temblores en la isla de La Palma.
AGENCIA ATLAS

La isla de La Palma sigue en alerta amarilla por riesgo volcánico. Los terremotos y los temblores se suceden uno detrás de otro en el sureste de la isla donde el Instituto Geográfico Nacional (IGN) ha registrado ya más de 1000 terremotos desde el enjambre sísmico del sábado. Solo este viernes se han producido seis más detectados en el municipio de El Paso. Y todo esto se debe a la actividad volcánica que se está dando bajo tierra.

Según el IGN, hay 14 millones de metros cúbicos de lava a una profundidad de unos 8 kilómetros que está pugnando por salir, y que ya han causado una deformación en el suelo de unos 10 centímetros en la tierra. Esto, según los expertos de Involcán, significa que tarde o temprano esa lava encontrará un camino a la superficie y habrá una erupción volcánica en la Isla.  Aunque los expertos aseguran que no se trataría de una erupción peligrosa, los isleños de la zona de Cumbre Vieja, la que se vería más afectada, ya se están preparando para lo peor: "Hay gente que tiene la maleta en la puerta", cuenta a 20minutos Agustín Barreto, un joven de la Isla.

Vivir en un enjambre sísmico

Agustín vive en los Llanos de Aridane, uno de los municipios que, junto a El Paso, Mazo y Fuencaliente, está en semáforo amarillo por riesgo volcánico. La tierra ya ha empezado a avisar con multitud de terremotos, que, al principio, muchos, acostumbrados a vivir en una isla volcánica, se tomaron como algo normal: "El sábado pasado de madrugada sentí algo. Avisé a mi madre y me dijo que lo había sentido también, así que revisé el móvil y me di cuenta de que había un enjambre sísmico, pero es algo que pasa desde el 2017, así que pensé que era normal", cuenta Agustín.

Las alertas empezaron a saltar cuando los terremotos se convirtieron en enjambres sísmicos y la magnitud comenzó a subir: "Días después me despertó un gran sismo, de magnitud 3,5. Me levante asustado de la cama y vi al perro llorando, no sé el motivo pero los animales se alteran", explica el joven.

Alerta de erupción volcánica en La Palma.
Alerta de erupción volcánica en La Palma.
CARLOS GÁMEZ

Elena Cuevas también vive en la zona sureste de la isla, en la más afectada por estos enjambres sísmicos: "El más fuerte que sentí fue el martes, sobre las siete de la mañana. Estaba ya despierta cuando escuché un fuerte estruendo y empezaron a moverse ligeramente los objetos de la habitación y a crujir el suelo". Tan solo fueron unos segundos, y Elena pensó que era normal al principio porque "ya se había sentido alguno muy de vez en cuando desde 2017", pero ahora cree que es diferente "porque son muy seguidos y con mayor magnitud".

"Algunas personas han abandonado sus residencias"

Como cuenta Elena, la parte positiva es que todos estos terremotos se están dando, de momento, en la madrugada y cuando es aún muy temprano, por lo que el resto del día "la gente está haciendo vida normal", incluida ella misma, que trata de seguir con su rutina "con mente positiva, pero con bastante incertidumbre, eso sí".

Pero reconoce que, hay quien ya tiene miedo: "Algunas personas han abandonado sus residencias y se han ido a otras partes de la isla donde la situación no está afectando tan directamente", cuenta. 

Agustín, sin embargo dice no lo tiene, los terremotos son, para él, solo los efectos secundarios de vivir en La Palma: "Vivimos en islas volcánicas, me he criado con ello, en 2011 ya hubo seísmos enormes en la Palma relacionados con el volcán submarino Tagoro del Hierro, igual que en 2011. Lo importante, que no le pase nada a nadie".

Al final, los canarios están más o menos acostumbrados a estos temblores: "Lo que nos da un poco de miedo ahora son las últimas informaciones de que el magma está subiendo y de que existe riesgo de que erupcione el volcán de Cumbre Vieja", confiesa Elena. Un volcán que ya ha liberado en cuatro días la misma energía que el volcán de El Hierro en dos meses, según el IGN y que se mantiene muy activo.

"¿Hay realmente sitios habilitados para todo un valle?"

Yordi Melian no ha notado los terremotos aún, pero desde luego tiene miedo por lo que podría pasar si el volcán explotara: "Si finalmente pasa y tenemos que ser evacuados, ¿a dónde tenemos que ir? Yo saco mis propias conclusiones e imagino que nos tendríamos que dirigir lo más al norte de la isla que podamos pero, ¿hay realmente sitios habilitados para todo un valle?."

"Las autoridades tranquilizan diciendo que si se diera el caso sería una erupción muy suave y con bastante tiempo de antelación para poner en marcha un plan de evacuación", dice Elena. De hecho, es posible que el proceso magmático no acabe en erupción, o que si lo hace, tarde años en suceder. Pero aún así, muchos piensan como Yordi que "hay riesgo real , ya lo ha habido en el pasado y seguirá habiéndolo".

"El propio volcán dirá qué sucederá y supongo que cómo históricamente en ésta isla tendremos que afrontar el problema de la mejor forma posible", asegura Agustín, acostumbrado a estos temas porque su familia ha vivido muy cerca del Teneguía. 

"Preparados para una posible evacuación"

"Los ayuntamientos nos han transmitido que tenemos que estar listos para una posible evacuación teniendo a mano lo más imprescindible. Sinceramente creo que no estamos preparados. Esto es nuevo para la mayoría de nosotros", asegura Yordi. 

Esa es precisamente una de las medidas que impone el semáforo amarillo de riesgo volcánico, estar preparados para una posible evacuación. Además, los palmeros están obligados a mantenerse informados de los comunicados que hagan las fuentes oficiales sobre el tema, a conocer la red de transportes y a llamar a emergencias si observan cualquier cambio en la situación volcánica. El siguiente paso en el semáforo, el naranja, obligaría a la evacuación de algunos municipios bajo la coordinación de Protección Civil. Y esa posibilidad, pesa en el ambiente.

Semáforo volcánico de Canarias
Semáforo volcánico de Canarias
Asociación Volcanes de Canarias / Twitter

"Ya les han dicho a los habitantes del barrio de las Manchas que vayan recogiendo algunas cosas, como objetos de valor  y cosas importantes, por si en algún momento se ven obligados a poner en marcha el plan de evacuación", cuenta Elena. "Hablan de traslados del ganado, de personas que se han ido a segundas residencias que están lejos del foco, de gente que tiene la maleta en la puerta, hasta mi hermana, que vino unos días a La Palma, nos ha propuesto ir a Tenerife con ella. Pero en todo caso, creo que es mejor no alarmarse", asegura, Agustín.

Tanto el Involcán, como los Ayuntamientos y el IGN advierten de que, en caso de producirse una erupción sería muy suave y solo llegaría a dañar, en el peor de los casos, estructuras y bienes. Además de que el volcán 'avisaría' presentando ciertos 'síntomas' antes de la erupción, por lo que habría tiempo suficiente para evacuar a la población. 

"Un volcán es un volcán. Fuego líquido que destruye todo, cenizas, gases con olor a huevo podrido, temblores, e, incluso, incendios. Da miedo pensar que esas historias que nos contaron puedan hacerse realidad, que podría verse afectada tu casa. Me da miedo que se agriete, otra gente teme incluso que se la lleve la lava. Pero los isleños debemos seguir viviendo, hacer caso a las autoridades y, sobre todo, aceptar que vivimos en una isla volcánica".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento