Carmen Alcayde: "Mi intención en 'Sálvame' es mover el avispero"

Carmen Alcayde, en una imagen de archivo.
Carmen Alcayde, en una imagen de archivo.
Sergio R Moreno / GTRES

De pequeña obligaba a sus amigos a que la llamaran Madonna. No respondía al teléfono si el interlocutor tenía la osadía de utilizar su nombre de pila para dirigirse a ella. Ahora, a sus 48, Carmen Alcayde afronta un renacer profesional sin haber muerto. 

Me atiende entre el ruidoso ajetreo de una mudanza que no termina nunca. Y no solo porque se esté cambiado de casa, sino porque ha regresado, entre jolgorios y alharacas, al universo Mediaset del que, siendo una estrella, se despidió en 2017. Desde entonces, esta valenciana afincada en Madrid se ha reinventado con acierto tantas veces que resulta difícil encajarla en un único sitio.

Me cuesta definirte, atrévete a hacerlo por mí… No soy tan difícil. Soy una mujer tremendamente optimista y vitalista que, por encima de todo, intenta ver luz en la oscuridad, que necesita estar creciendo y explorando por regla general. Ahora desde Sálvame.

Tu llegada al programa ha sido todo un revulsivo, ¿eres la salvadora del formato? No me atrevería a decir algo así, porque, además, no creo que Sálvame esté acabado. La competencia es sana y el verano es una época difícil para las audiencias. En cualquier caso, voy a intentar hacerlo lo mejor posible. Sin miedo y con muchas risas.

carmen alcayde

  • Valencia, 1973. Licenciada en CC de la Información. Tras pasar por Canal 9 y Telemadrid, su salto a la televisión nacional fue con 'Aquí hay tomate', en Telecinco, junto a Jorge Javier Vázquez. Ha presentado y colaborado en varios programas. Actualmente, está en 'Sálvame' y hace teatro y monólogos. Está casada y tiene tres hijos.

¿Tampoco temes que hurguen entre sus secretos? No me lo he planteado porque creo que mi intención ahí es otra, es mover el avispero, divertir y entretener al espectador. Si algún día llega el momento de las lagrimas, intentaré sobrellevarlo de la mejor manera.

Sin que nadie se entere, ¿con qué presentador te diviertes más, Jorge Javier, Carlota o Paz? Tengo una sintonía muy buena con los tres y me río muchísimo con todos. Jorge, incluso, me ha puesto un mensaje porque coincidimos el martes y estuvimos superbien y muy cómplices.

"Si yo hubiera sido Isabel Pantoja habría llamado a mi hijo para que se llevara de Cantora lo que quisiera"

Siempre te vemos sonreír, ¿por qué motivos llora Carmen Alcayde? ¿A quién teme? Lloro por muchas cosas. Además de todo lo que nos sucede como sociedad, me entristecen mucho los conflictos familiares. Tanto, que si yo hubiera sido Isabel Pantoja habría llamado a mi hijo para que se llevara de Cantora lo que quisiera. Si soy consciente de que hay algún enfado o riña entre los míos, intento solventarlo rápidamente. No me gusta ver a la gente sufrir. No pelearía por dinero con mi familia.

Además de presentar y ser contertulia, eres actriz. ¿Interpretas más en la vida real o sobre las tablas? En la vida real no finjo. Prefiero cortar por lo sano antes de estar haciendo un papel en el día a día. No le encuentro sentido a hacerlo de otra manera.

Estás representando la obra Hongos en el Pequeño Teatro Gran Vía de Madrid, ¿te han crecido con los años muchos al calor de la fama o ahuyentas a los interesados? Mi fama ha sido progresiva durante años, por lo que mis amistades están muy forjadas sobre seguro. Pero por el camino te encuentras gente que solo está en algunos momentos, compañeros que aparecen o desaparecen al mismo tiempo en el que lo hacen los proyectos en común. Hay mucha gente que es solo gente de momentos.

Compartes cartel con Lara Dibildos. No tendrás un Escassi escondido, ¿no? Mi Escassi es mi marido. Llevamos veinte años juntos y tenemos tres hijos en común. Junto a mi madre, él es la persona que me pone los pies en el suelo.

"Después de las rupturas de Ponce y Ramontxu, ya no creo en el amor eterno"

Estás felizmente casada y haces crónica social, ¿el amor es eterno? Después de las rupturas de Enrique Ponce y Paloma Cuevas y de Ramontxu con Patricia Cerezo, ya no creo en el amor eterno. Soy afortunada porque, al menos, mi amor es perdurable.

Me gusta de ti que sabes reciclarte, no eres de las que espera a que suene el teléfono. ¿Te has sentido desaprovechada? Sí, creo que en algún momento podrían haberme sacado más partido, la verdad. Yo no tengo la necesidad de presentar, porque mi vocación es, principalmente, entretener a quien nos reclama compañía. Me da igual haciendo qué.

¿Se puede ser feliz siendo parte de la inestabilidad profesional? Por supuesto que sí. Yo no soy demasiado ahorradora y me adapto igual de bien a las épocas de bonanza y esplendor y a las que no lo son. Soy bastante disfrutona y después de ser madre haré lo que sea necesario para que a mis hijos no les falte nada.

Recuerdo que el día en el que murió El Fary me llamaste descompuesta diciéndome que te engañé, porque te dije que se salvaría. ¿De donde te viene tu mitomanía? Algunas estrellas me fascinaron desde pequeña. De Madonna pasé a ser fan de Michael Jackson y de ahí, al Fary. Su muerte me impactó tanto que llamé a los jefes de Aquí hay tomate para decir que no iba a trabajar, que no podía hacer el programa en esas condiciones.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento