Sofía Cristo cuenta que sufrió abusos sexuales con cinco años y Bárbara Rey le pide perdón por no darse cuenta

Sofía Cristo y Bárbara Rey, en 'Secret Story: cuenta atrás'.
Sofía Cristo y Bárbara Rey, en 'Secret Story: cuenta atrás'.
Mediaset
Telecinco y Cuatro emitieron este martes la primera entrega de Secret Story: cuenta atrás, el programa presentado por Carlos Sobera sobre el reality de Mediaset. Desde el principio de la gala, que tuvo lugar a las 20:00 por la repentina decisión de Mediaset de adelantar el prime time, Sobera adelantó que Sofía Cristo contaría un grave secreto que no dejaría indiferente a nadie.
Wochit

Telecinco y Cuatro emitieron este martes la primera entrega de Secret Story: cuenta atrás, el programa presentado por Carlos Sobera sobre el reality de Mediaset. Desde el principio de la gala, que tuvo lugar a las 20:00 por la repentina decisión de Mediaset de adelantar el prime time, Sobera adelantó que Sofía Cristo contaría un grave secreto que no dejaría indiferente a nadie.

Y es que, la DJ fue la primera en enfrentarse a la línea de la vida, una prueba en la que los concursantes podrán repasar los acontecimientos más importantes por los que han pasado y que les han hecho llegar a ser las personas que son a día de hoy. En el caso de Cristo, se trataron de unos testimonios durísimos.

Aunque la joven insista en lo afortunada y feliz que es, las circunstancias que rodearon su infancia y adolescencia no fueron las más fáciles. De hecho, comenzó contando que, pese a recordar una niñez con la que está satisfecha, siempre sentía miedo porque vivía convencida de que su padre, Ángel Cristo, terminaría matando a su madre, Bárbara Rey, a la que maltrataba.

Es por ello que para Cristo fue un gran alivio cuando llegó el divorcio de la pareja. En ese momento ella tenía cinco años, pero no todo pasó a ser color de rosa, pues su padre siguió haciendo daño a su madre con acciones como llevarse los muebles de su casa o perseguirla en coche.

Entonces, tuvo que parar para tomar aire y proseguir con su narración. Cuando vivía con su madre, en el barrio madrileño de La Moraleja y a los cinco años, sufrió abusos sexuales. La joven no dio detalles más allá de que la agresión tuvo lugar en el salón de la casa y que su padre no fue el abusador.

Tampoco dejó claro si fue algo estrictamente puntual, pero sí explicó que solo lo sabían su terapeuta y algunos amigos, que en su momento no identificó la escena como abusos sexuales y que, a la larga, la agresión le había afectado a la hora de relacionarse con otras personas.

En directo y desde plató, su madre se enteró de esto, y pudo hablar con su hija para transmitirle sus disculpas por no haberse dado cuenta. "Tenemos que hablar con nuestros hijos. Yo creía que estaba pendiente y, aún así, se me escapó esto", dijo a posteriori, más tranquila.

Pero al escuchar las palabras de su hija, no paró de articular "mi pobre niña" mientras lloraba; y Carlos Sobera, también muy afectado, interrumpió a Cristo para dar consuelo a su madre. 

Además, aprovechó para señalar la valentía de la DJ, a la que calificó como "perfecta" por haber superado tantas cosas y, además, concienciar sobre ello. En la misma línea, alabó a la joven por hablar de temas tabú, como las adicciones que sufrieron ella y su padre, la violencia machista o los abusos sexuales: "En este país hace falta más gente como tú", concluyó, emocionado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento