El Govern encara la mesa de diálogo con dos estrategias opuestas y espera que Pedro Sánchez asista

  • Aragonès cree que Sánchez debe participar y el Gobierno afirma que hay predisposición, pero que no se sienten obligados.
  • Para el presidente de la Generalitat, la cita representa una oportunidad histórica para plantear una negociación.
  • La posición de Junts ante la mesa es "escéptica" y apuestan por la vía "unilateral".
  • JxCat pide a Aragonès que no asista a la mesa de diálogo si no va Sánchez.
El vicepresidente en funciones y candidato de ERC, Pere Aragonès, con la presidenta del Parlament, Laura Borràs (Junts).
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès (ERC), con la presidenta del Parlament, Laura Borràs (Junts).
ACN

El Govern catalán de ERC y JxCat, unido en torno a las reivindicaciones de amnistía y autodeterminación pero con dos estrategias opuestas para alcanzarlas -la negociación por parte de los republicanos y la confrontación por parte de Junts-, se prepara para encarar la mesa de diálogo con el Estado en la que esperan que participe el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

La reunión se celebrará en Barcelona el jueves o el viernes de esta semana y ambos gobiernos ultiman tanto la composición de sus delegaciones como la fecha y el orden del día del encuentro.

Al considerar la reunión como un "reinicio" de la mesa -tras un primer intento en febrero de 2020-, el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, cree que debe estar presente Sánchez, que por agenda no lo tendrá fácil, y defiende el encuentro como un "proceso importante" en el que discutir todas las propuestas.

Fuentes del Gobierno afirman, en este sentido, que hay plena predisposición a que Pedro Sánchez pueda participar en la mesa si se considera que su asistencia es útil, si bien aclaran que no se sienten obligados a que acuda por el mero hecho de que sí lo haga Aragonès.

Ante la posibilidad de que el presidente del Gobierno no acuda, la vicepresidenta de JxCat, Elsa Artadi, ha pedido este lunes a Aragonès que, "por dignidad institucional", tampoco participe si Sánchez decide finalmente no asistir. "La decisión será suya, pero ante este menosprecio a las instituciones catalanas, debería haber una respuesta institucional", ha dicho.

Según Artadi, el Govern no puede permitir "cualquier cosa", y ha reiterado que supeditarán la elección de los nombres que acudirán a la mesa por parte de Junts a la presencia o no de Sánchez así como al orden del día de la reunión.

Por su parte, la secretaria general adjunta y portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha asegurado que están convencidos de que este encuentro será "al máximo nivel, porque es lo que la ciudadanía merece". "En todo caso, no queremos que sea un partido de tenis de declaraciones entre los que compartimos proyecto", ha matizado, y ha llamado a la unidad del independentismo.

Así, por parte de ERC, está previsto que acuda al encuentro Aragonès, encabezando la delegación de la Generalitat, secundado por consellers republicanos como Laura Vilagrà (Presidencia) y Roger Torrent (Empresa y Trabajo). En cuanto a Junts, el vicepresidente Jordi Puigneró previsiblemente será uno de los asistentes, aunque la formación todavía no ha confirmado quiénes serán sus representantes.

Por parte del Gobierno, y a la espera de que Sánchez confirme su asistencia, los ministros que seguro estarán serán el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, Isabel Rodríguez (Política Territorial), Miquel Iceta (Cultura), así como la vicepresidenta Yolanda Díaz (Trabajo y Economía Social) y Manuel Castells (Universidades) y, como incorporación de última hora, la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, para abordar la ampliación del Aeropuerto de Barcelona-El Prat, ahora paralizada.

Sobre esto último, Vilalta ha remarcado este lunes que en la mesa de diálogo se debe hablar del conflicto político y cómo se resuelve y no sobre temas como la ampliación del aeropuerto. En este sentido, ha defendido que ni inversiones, ni infraestructuras, ni competencias son la solución al conflicto político, y ha pedido que no se mezclen temas.

ERC y JxCat, estrategias opuestas

En cuanto a cómo encaran los partidos del Govern esta mesa de diálogo, para Aragonès (ERC) la cita representa una oportunidad histórica para plantear una negociación -el 'president' insiste en hablar de "mesa de negociación"- con el Estado para pactar la salida que, a su entender, resolvería el conflicto: un referéndum de autodeterminación, como el que celebró Escocia en 2014 con el aval del gobierno británico.

Después de una manifestación de la Diada en la que la ANC lo emplazó a culminar la independencia, Aragonès -y su partido, ERC- fía su estrategia en esta legislatura a la mesa de diálogo, en la que, sin embargo, no creen sus socios de Govern, JxCat, ni sus aliados parlamentarios de la CUP.

La estrategia de JxCat, trazada por el 'expresident' Carles Puigdemont desde Bélgica, pasa por intensificar la "confrontación" con el Estado y, como destacó la semana pasada la presidenta del Parlament, Laura Borràs, apostar por la vía "unilateral".

"La mesa de diálogo es el eslogan que hace año y medio que dura. Ni una sola concreción y tampoco hay ninguna perspectiva que no sea el fracaso. Pedir concreción a los otros cuando eres tan pobre en tus concreciones no es aceptable. Pero la alternativa está: ¡unilateralidad!", escribió en Twitter.

Por su parte, el secretario general de JxCat, Jordi Sànchez, reconoció el pasado sábado, durante la Diada, que la posición de su partido ante la mesa es "escéptica", pero negó que haya división dentro del Govern sobre cómo encararla. "Hay acentos diferentes que ponen voluntad en avanzar de manera coordinada para ganar el derecho a la autodeterminación", dijo.

En este sentido, Aragonès ha defendido este lunes que la posición de la Generalitat es clara: pedir un referéndum de autodeterminación y la amnistía. Sin embargo, en una entrevista en Ràdio4 y La2, la ministra de Transportes ha sostenido que el Gobierno no aceptará ninguna de las dos cosas aunque el Govern las plantee en la mesa de diálogo: "Pueden hablar y pueden sacar este tema, pero no llegaremos a ningún lado", ha dicho.

"Se puede hablar de todo, pero evidentemente no se pueden acordar cosas que no están dentro de la Constitución ni dentro de las leyes. Se puede hablar, pero la Generalitat tiene que saber que no puede plantear en esta mesa cosas que nosotros no podemos acceder a dar", ha remarcado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento