Así son las vacunas de ADN contra el coronavirus: baratas, seguras y estables... pero menos eficaces

Forem Janssen Vacuna
Vacuna contra el coronavirus.
Eduardo Sanz Nieto

Las vacunas contra la COVID-19 que ya ha recibido una gran parte de la población de los países más desarrollados son de dos tipos: ARN mensajero (Pfizer y Moderna) o basadas en vectores (Janssen y AstraZeneca). Sin embargo, muchos científicos trabajan para desarrollar otro tipo de vacuna, e incluso la primera de ellas ya ha sido aprobada en la India para uso de emergencia. Se trata de las vacunas de ADN.

En particular, esta vacuna, del fabricante Cadila Healthcare, ha sido bautizada como ZyCoV-D, y se administra sin necesidad de aguja (con un inyector desechable) en tres dosis.

¿Qué son las vacunas de ADN?

Las vacunas más conocidas de ARN mensajero (ARNm), como Pfizer y Moderna, emplean estas moléculas, que de manera natural se encuentran en el cuerpo y son vitales en la expresión de los genes, como 'instrucciones' para que el cuerpo genere determinadas proteínas indispensables para provocar una reacción inmune que proteja del virus. Las vacunas de ADN funcionan de modo similar, empleando ADN humano para proporcionar al cuerpo la misma información.

El desarrollo de esta tecnología es el resultado del descubrimiento, hace ya unas tres décadas, de que era posible lograr la expresión de un gen determinado mediante la inyección directa de un fragmento de ADN desnudo.

Sin embargo, las vacunas de ADN tienen algunas dificultades añadidas en su mecanismo de acción. En primer lugar, que la inyección debe ser directa a una célula, y no al torrente sanguíneo. Por otro lado, las vacunas de ADN que se han empleado hasta la actualidad (en animales, aunque se han probado también previamente en humanos) han producido inmunidades menos fuertes y duraderas.

Y, de hecho, este parece ser el caso también de la ZyCoV-D, que ha demostrado hasta ahora una eficacia del 66% contra la enfermedad sintomática y que probablemente ofrezca una protección menos duradera que las vacunas de ARNm o de vectores.

¿Qué ventajas ofrecen?

Sin embargo, estos inconvenientes no invalidan los usos potenciales de esta tecnología. Las vacunas de ADN ofrecen algunas ventajas sobre los otros tipos que pueden resultar muy útiles, especialmente en la fase actual de la pandemia.

Y es que las vacunas de ADN son más baratas, son seguras y son más estables que sus contrapartes.

Por ejemplo, el fabricante ha señalado que el suero es estable a 25º durante tres meses, lo que facilita su transporte y almacenamiento en zonas con menos recursos, en las que además la tasa de vacunación actual es menor que la de los países más desarrollados.

Es por esto que la aprobación de la vacuna por parte de la India es para uso de emergencia. Aunque de ser posible es preferible administrar una vacuna de ARNm o de vector, la vacuna de ADN puede ayudar a detener la transmisión del virus en un país que hasta el momento sólo tiene al 13% de su población adulta completamente vacunada, o en otros en los que la tasa es aún menor debido a las dificultades económicas y logísticas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento