Cómo cambiar la potencia de luz contratada en casa

El término de potencia contratado es uno de los mayores costes del recibo eléctrico, junto a los impuestos.
El término de potencia contratado es uno de los mayores costes del recibo.
Freepik

Una de las formas de ahorrar en la factura mensual de la luz es reducir la potencia o ajustarla a lo que realmente necesitamos en la vivienda. En este sentido, la potencia se tiene en cuenta en función del tamaño del inmueble, del número de aparatos electrónicos y del uso que se vaya a hacer de los mismos. 

A la hora de leer el recibo, este concepto aparece como "término de potencia" y hace referencia a un importe fijo. En todo caso, tener contratada una potencia eléctrica superior a la necesaria supondrá un aumento en la factura de la luz. Al contrario, el consumidor debe conocer cuál es la que necesita para que no salte el Interruptor de Control de Potencia (ICP) y corte el suministro eléctrico.

¿Cuáles son los pasos para reducir la potencia?

En el caso de que el consumidor busque reducir la potencia contratada, el primer paso será llamar a la comercializadora con la que tenga contratada la luz y solicitar una reducción. Desde Selectra, empresa especializada en la comparación de tarifas de energía y telecomunicaciones, aconsejan tener la última factura a mano porque será necesario aportar los siguientes datos:

  • Datos del titular del suministro.
  • Potencia a la que se quiere rebajar.
  • Código Universal del Punto de Suministro (CUPS).
  • Cuenta bancaria.

Tras este proceso, la comercializadora contactará con la empresa distribuidora de la electricidad de la zona correspondiente al domicilio para enviar un técnico que ejecute la modificación. Esta gestión tiene una duración aproximada de 15 o 20 días.

¿Y para aumentarla?

Si el cliente quiere tener una potencia contratada más elevada también tendrá que ponerse en contacto con la comercializadora para solicitar la modificación del ICP y deberá aportar los mismos datos mencionados anteriormente

El trámite suele tardar de 15 a 20 días hábiles, al igual que al reducirla. Sin embargo, hay que tener en cuenta que "si la potencia solicitada es mayor a la que permite la instalación, o si su vivienda tiene una antigüedad superior a los 20 años, necesitará un nuevo Boletín Eléctrico", aclaran los especialistas de Selectra. 

¿Tiene algún coste?

El consumidor deberá abonar el importe correspondiente por la reducción o aumento de la potencia a la compañía comercializadora en la siguiente factura. Así, los costes son los siguientes:

  • Reducción de potencia: el coste a pagar es por los derechos de enganche, que será de aproximadamente 9 euros más el IVA. 
  • Aumento de la potencia: para esta gestión se deben abonar los derechos de extensión (17’37 euros/kW), los de acceso (19,70 euros/kW) y los de enganche (9 euros/kW). A todos ellos hay que sumarles el IVA.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento