José Manuel Pérez Tornero: "Mantener que la gente ve la tele en el sofá a la misma hora es condenarse al pasado"

El presidente de RTVE, José Manuel Pérez Tornero.
El presidente de RTVE, José Manuel Pérez Tornero.
ELENA BUENAVISTA
El presidente de RTVE, José Manuel Pérez Tornero..
ELENA BUENAVISTA / BIEITO ÁLVAREZ

Elegido presidente de RTVE con amplio respaldo, José Manuel Pérez Tornero defiende un servicio público cercano, digital y europeo.

¿Cómo ha encontrado RTVE tras esta larga interinidad?

Con muchísimas expectativas y con una esperanza contenida. Mi función es abrir paso a la esperanza y acabar con la interinidad y la zozobra.

Divulgador y comprometido

  • Doctor en Ciencias de la Información y licenciado en Filología Clásica, José Manuel Pérez Tornero (Almería, 1954) aúna el perfil académico y docente con su pasión por la divulgación, con la televisión como vehículo. Ha publicado una veintena de libros sobre el medio y creó La aventura del saber para RTVE.

¿Cuál fue su primera decisión? 

Vine al despacho e hice una comunicación a los trabajadores. Vi la bandera de España y decidí añadir la europea. Es un símbolo de que somos europeos, internacionales; de que los problemas que nos abruman, y en RTVE es importante decirlo, no son únicos.

¿Y además de símbolos? 

Lo segundo, más estructural, fue objetivar y justificar todas las decisiones. Había que poner orden y ritmo. Romper la rutina y la inercia, que todas las decisiones fueran por escrito y colegiadas.

A RTVE se le miran mucho las cuentas. ¿Cuáles son, cuáles serán las vías de financiación? 

Es una decisión parlamentaria. Me gustaría que fuera estable y no publicitaria porque estaríamos sometidos a vaivenes de mercado, nos restaría independencia. Si somos medios públicos, el Estado debe garantizar que planifiquemos con estabilidad financiera y suficiente.

"Estamos lejos, pero deberíamos tener unos 1.400 o 1.500 millones de financiación estable"

¿Está bien dotada respecto a otras televisiones? 

La comparación no es fácil. La BBC incluye radio y televisión; France Televisión, no; en Italia hay terceros canales… Nuestra democracia tiene pendiente, más en tiempo de desinformación, asegurar la estabilidad para mantener la independencia.

Pero dan la impresión de una estructura mastodóntica. 

No quiero ser soberbio, pero los ingresos de las privadas no están muy lejos de los nuestros. Nadie tiene una orquesta y coros. Ni un servicio de respuesta a la audiencia con 1.500 preguntas en un mes, ni la obligación de alianzas con instituciones sociales, ni la distribución en centros territoriales... Sacamos mucho rendimiento a cada euro. Somos soporte del patrimonio audiovisual del país, y ¿cuántos canales hay dedicados a la educación y la cultura, a la producción infantil, a la gente joven, a la creatividad…?

¿Cuánto dinero le falta a TVE? 

La expectativa con la ley de financiación era de 1.300 millones de euros. No estamos cerca. Deberían ser unos 1.400-1.500 millones estables, incluyendo nuevas obligaciones con la producción de cine. Y fondos que permitan, y que ojalá vengan de Europa, la transformación digital, también al servicio de la España vaciada.

El presidente de RTVE, José Manuel Pérez Tornero.
El presidente de RTVE, José Manuel Pérez Tornero.
ELENA BUENAVISTA

Están volcados con el visionado en diferido, online. ¿Por qué? 

Mantener que la gente ve la televisión a la misma hora en el sofá de su casa es condenarse al pasado. Ahora, cualquiera de nosotros ve la tele, oye la radio, consulta interactivos, en cada momento, en cualquier lugar, en la playa, en su casa… Y puedes recuperar los titulares del telediario aunque llegues tarde, en cualquier sitio y dispositivo. Es un reto que estamos ya afrontando.

Ha dicho que la audiencia, que está en el punto de mira por sus mínimos, le ocupa, pero no le preocupa. 

Sí, primero y fundamental: todas las encuestas tienen un margen de error, que sube en algunos casos y baja en otros, lo que significa que en realidad podemos estar empatados con los competidores. Los audímetros son un método antiguo de medir. Por tanto, llegar a la audiencia me ocupa, nos ocupa a todos, pero es que llegamos. Cerca de cinco millones de personas se han suscrito a PlayTV y no hemos hecho una campaña con las Olimpiadas. El dato de junio de televisión en diferido ha sido buenísimo, un 14,7%.

¿Cómo lee el buen resultado de los Juegos Olímpicos? 

La 1 es el motor de llegar a la población. Y sabemos que hay que distinguir mensaje de masaje. Muchos programas ‘masajean’, dan confort, pero nosotros llegamos con el mensaje. Si preguntas a una persona en qué ha mejorado su vida tras ciertos programas audiovisuales, te puede decir: "Me he entretenido". En RTVE queremos que la gente disfrute con lo interesante que es la vida, con el contacto próximo, con la realidad.

"Mi función es abrir paso a la esperanza y acabar con la interinidad y la zozobra"

¿Qué busca su campaña de participación? 

Invertir la conversación. Los que programamos tenemos el vicio de pensar que sabemos lo que quiere la audiencia. Es una campaña en varias ciudades, con diálogo con científicos, creadores, con diversos sectores para que digan qué esperan de la radiotelevisión pública.

¿Y si les piden más ‘masaje’…? 

Ya están en la competencia, que sabe bien lo que hace.

¿Qué espera que les digan? 

España es una potencia económica, uno de los países con más universitarios, con jubilados muy formados. Estoy convencido de que lo que nos va a pedir la gente es bueno para el país. Muchas veces la mentalidad de quien gestiona es: "Ay, tengo que encontrar gente que me compre publicidad". Nosotros vamos a otra narrativa audiovisual y de entretenimiento, un nuevo diálogo. Vamos a responder a lo que nos dicen. Y será plural como la sociedad.

Uno de los momentos más complicados de su gestión ha sido la retirada de Las cosas claras

Ni se ha despedido a nadie ni se ha cerrado nada. El Consejo de Administración tomó la decisión, hace meses, de prorrogar 15 días un contrato vencido. Después, no hubo una votación para que continuase ese proyecto. Luego, el debate se ha orientado por un tema político, porque ha habido políticos que lo defendieron, con toda su libertad hasta el último día… Quien sepa leerlo, verá que lo que se ha defendido es la autonomía del Consejo, la autonomía de RTVE.

¿Habrá infoentretenimiento? 

Umberto Eco habla de dos etapas: la paleotelevisión, la paternalista clásica de un solo canal y el gobierno; y la neotelevisión, la confusión de géneros. El reality es convertir en espectáculo todo lo anodino y no percibir lo que puede ser interesante. Esa neotelevisión es el masaje. Nosotros defendemos que si tú le cuentas un relato auténtico a una persona, sea difícil o complejo, le apasiona. Pero la pasión no es la emoción barata.

¿Qué va a pasar con La 2? 

La 2 va subiendo mucho. Vamos a darle más vida y recursos, más alianza internacional, más apuesta por lo clásico, que convence, y por lo joven, que cambia. Seguirá como la cadena de la alianza con la cultura, con los creadores, y lo haremos con una estrategia global. El Medialab va a estar muy conectado al vector de la innovación.

"Hay que mantener la independencia y el soporte parlamentario, que es el de la población"

¿En qué se notará el cambio? 

El gran cambio es estratégico. Ya no somos una cadena, sino un sistema de medios, y vamos a trabajar coordinando, más cerca de la ciudadanía, con más presencia de las autonomías, abriendo un nuevo horizonte a los informativos. Este Consejo tomó posesión en abril con unas cuentas bastante acabadas. No nos moveremos con soltura hasta 2022.

¿Qué formato de la historia de RTVE le gustaría recuperar? 

Un poco de todos. El formato de informativo de RTVE, mejorado y avanzado, es periodismo de calidad. Y series históricas… Pero haríamos un mal servicio si mirásemos hacia atrás. La clave es tradición y renovación. Hay que recoger lo mejor de la tradición e ir al futuro, como hizo García Lorca. Hay una generación de creadores, dentro y fuera, en todas las disciplinas, que han de ser nuestros aliados.

"Siempre digo que bienvenidas sean las sugerencias, pero la injerencia está prohibida por ley"

Nadie votó contra su nombramiento en el Congreso. 

Yo me fijo más en que votaron a favor, pero el mérito no es mío. Creo que hay en el país una necesidad de conciliar, de sosegarnos, de defender las políticas de Estado y los medios públicos. Voy a defender mantener la independencia de televisión al mismo tiempo que el soporte de la mayoría parlamentaria, que en una democracia representativa es el apoyo de la población.

¿Qué políticos del Congreso tienen su móvil? 

No lo puedo saber, porque cuando se lo das a uno, lo puede pasar a todos, ¿no? Me llaman muy pocos políticos, y se lo he dado con mucho gusto a miembros de la comisión mixta de control Congreso-Senado. Siempre digo que bienvenidas las sugerencias, pero que las injerencias están prohibidas por ley.

Usted creó La aventura del saber. ¿La cultura está reñida con la televisión? 

El título lo dice, saber es una aventura. Hay dos clases de personas, los que no que quieren aprender nunca, y quienes siguen el eslogan de la Ilustración, la apuesta por salir de la superstición: ‘Atrévete a saber’. Esas ganan el futuro. Ahora quiero que nos atrevamos a aprender y a saber juntos.

¿Qué significa la apuesta por Eurovisión? 

Eurovisión es Europa y la federación de intercambio de noticias más importante del mundo; tuve también el honor de que me eligieran por unanimidad para su directiva. Significa proyección mundial, juventud y apuesta por el talento.

¿Seguirá MasterChef? 

Sí, seguirá. En otros programas habrá cambios, pero más que una reducción, habrá una transformación.

¿Cómo va a ser su relación con las productoras externas? 

Estamos a favor de las productoras que proveen de servicios a TVE y que nos dan riqueza y talento. Pero vamos a inaugurar un nuevo diálogo. Esto no es una ventanilla donde nos vienen a colocar programas hechos, se trata de pensar juntos. Hemos hecho un acuerdo histórico con la FORTA y queremos liderar la industria audiovisual con acento español.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento