A FONDO | Todo lo que se sabe de la investigación del niño de dos años asesinado en un hotel de Barcelona

Martin Ezequiel Álvarez Giaccio, padre del niño asesinado en Barcelona, en una imagen difundida por los Mossos.
Martin Ezequiel Álvarez Giaccio, padre del niño asesinado en Barcelona, en una imagen difundida por los Mossos.
@Mossos
La huida del padre del hotel de Barcelona
Wochit

Este martes hará una semana del brutal asesinato de un niño de dos años de edad en un hotel de Barcelona. Los Mossos d'Esquadra están centrando la investigación del caso en la búsqueda del padre del pequeño, Martín Ezequiel Álvarez, principal sospechoso del crimen por los mensajes amenazantes enviados ese mismo día a su esposa, de quien se había separado recientemente. 

De momento, y a pesar de los esfuerzos conjuntos de los Mossos, la Guardia Urbana y policías locales, la búsqueda prosigue sin éxito. Los especialistas tratan de localizar posibles paraderos del fugitivo, y descartan por el momento que el fugitivo haya podido abandonar el país; al menos no con su pasaporte o habiendo quedado registrado en las cámaras de seguridad del recinto aeroportuario. 

Con todo, esta última es una hipótesis que no han descartado rotundamente, pues cabe la posibilidad de que el hombre argentino de 44 años y nacionalizado español, podría haber huido del hotel en taxi hasta llegar al aeropuerto. 

Principal hipótesis

El principal móvil que se baraja es el de querer hacer el mayor daño posible a la madre a través de su hijo; conocido como violencia vicaria. Y es que la pareja se había separado ocho días antes del suceso. 

En un principio, Álvarez aparentó aceptar con total normalidad la ruptura, pero su actitud cambió radicalmente pocos días después. El martes acudió a pasear con el niño y se lo llevó a un hotel, desde donde empezó a enviar mensajes amenazadores a su esposa antes de presuntamente ahogar al niño con una almohada. "Te dejo en el hotel lo que te mereces", escribió por última vez en un mensaje dirigido a la madre del menor. 

Sin rastro del sospechoso

El sospechoso habría llegado hasta la Terminal 1 del Aeropuerto de Barcelona, según reveló el taxista que le llevó al periódico 'La Vanguardia'.

Álvarez, que salió del hotel saltando un muro, pidió al taxista que le esperara unos minutos en la puerta de la terminal, pero, pasados 15 minutos, el conductor pensó que este no volvería y se marchó. 

La huida del padre del hotel de Barcelona

Las cámaras captaron al hombre entrando en el recinto, pero su rastro se pierde posteriormente, lo que está dificultando la posibilidad de reconstruir su trayectoria y, en definitiva, el paradero del presunto asesino; aunque los investigadores alejan la posibilidad de que el hombre huyera en un avión en las horas o días posteriores, pues no consta en las cámaras ni que lo hubiese hecho con su documentación.

Así, la policía sigue revisando todas las cámaras de los lugares por los que podría haber pasado, mientras analizan llamadas de algunos ciudadanos que creen haberle visto en diferentes lugares de Cataluña, de momento sin resultado positivo.

Mientras, la policía autonómica custodia el domicilio de la esposa del presunto asesino, hasta ahora el supuesto parricida no se ha puesto en contacto con ninguno de los familiares que tiene en España, como su padre, que lleva años viviendo en El Vendrell (Tarragona) y que, como el resto de la familia, desde el primer momento se puso al servicio de los investigadores.

La policía pide colaboración ciudadana

La búsqueda prosigue y se ha ampliado ya a toda Cataluña. Ante la imposibilidad de dar con el paradero del principal sospechoso, la policía catalana hizo un llamamiento a la colaboración ciudadana para localizarle. El presunto parricida se había trasladado a vivir a El Vendrell (Tarragona), donde viven algunos de sus familiares, mientras que la mujer estaba residiendo en un inmueble del distrito de Sants-Montjüic de Barcelona.

Martín Ezequiel Álvarez Giaccio mide 1,78 centímetros de altura, lleva el pelo rapado, la barba recortada, tiene complexión atlética y los ojos marrones, según la descripción facilitada por los Mossos. En el momento de su huida vestía una camiseta gris, unos tejanos y unas zapatillas rojas, y no llevaba ningún tipo de bolsa o mochila.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento