Decenas de heridos y muertos, entre ellos soldados de EE UU, en los ataques a Kabul reivindicados por el ISIS

La primera de ellas se dio en los aledaños del aeropuerto de Kabul, en la puerta Sur, y la segunda con un coche bomba cerca del Hotel Baron, punto de encuentro para algunos evacuados.
La primera de ellas se dio en los aledaños del aeropuerto de Kabul, en la puerta Sur, y la segunda con un coche bomba cerca del Hotel Baron, punto de encuentro para algunos evacuados.
Carlos Gámez
Decenas de heridos han comenzado a llegar a los hospitales de Kabul.
Carlos Gámez / Atlas

La situación en Afganistán se complica hasta el extremo y este jueves se registraron tres explosiones, con más de 60 muertos y 140 heridos, entre ellos niños, tal como confirmaron fuentes oficiales, aunque las cifras podrían seguir aumentando. Entre los fallecidos hay 12 soldados estadounidenses, según confirmó el Pentágono.

La primera de las explosiones se dio en los aledaños del aeropuerto de Kabul y la segunda, casi simultánea y presumiblemente causada por un coche bomba, cerca del Hotel Baron, que es el punto de encuentro para algunos evacuados estadounidenses y británicos. La tercera fue escuchada, horas después, por varios ciudadanos y periodistas en el centro de la capital, pero no hay aún detalles sobre su alcance.

Atentado en Kabul
Atentado en Kabul
Carlos Gámez

Se trata de atentados reivindicados por el Estado Islámico y se asocian concretamente con el llamado ISIS-K, una escisión afgana del grupo terrorista considerada firme oponente de los talibanes en el país, que han condenado los ataques. Los sucesos, eso sí, no han afectado a los militares españoles desplegados en la zona, según confirmaron fuentes de Defensa.

"Os vamos a cazar y os lo vamos a hacer pagar"

En una comparecencia ante la nación, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden analizó los ataques y desveló que había estado en contacto "todo el día con los mandos militares" en el terreno. "La situación en el terreno sigue evolucionando inestable", aseguró, teniendo palabras de reconocimiento a los militares: "Han dado su vida, son héroes". En palabras de Biden, estaban desplegados "para salvar la vida de otros" con una evacuación "que no se ha visto antes".

"Son los militares más capaces, más hábiles y más generosos del mundo, son lo mejor que tiene que ofrecer Estados Unidos", dijo el presidente al mismo tiempo que daba el pésame a "todas las familias" afectadas. "Nos sentimos ultrajados", aseguró sobre los atentados, y recordó la figura de su hijo fallecido, que también sirvió en la guerra de Irak. "Es una sensación como de entrar en un agujero negro, siento ese dolor", sentenció, antes de terminar apuntando que EE UU "tiene una obligación con las familias de estos héroes" porque las suyas "han sido vidas dadas en el servicio a los demás, en el servicio a Estados Unidos". Y tuvo un mensaje para los atacantes: "Os vamos a cazar y os lo vamos a hacer pagar".

Además, Biden insistió en que la misión "no ha terminado" y que Estados Unidos "va a completarla". Repitió que los terroristas de ISIS "no van a ganar" porque el país "no se ve intimidado" y la Casa Blanca tiene "toda la confianza del mundo" en los militares para que "los estadounidenses y nuestros aliados salgan de Afganistán". Biden pide a quienes están en el terreno "tomar todas las medidas necesarias", incluyendo la posibilidad de enviar más tropas para apoyar en la evacuación. Tras un minuto de silencio, el presidente concluyó diciendo que queda "mucho por hacer" y Estados Unidos "puede hacerlo".

Unos ataques ya anticipados

Este caos se veía venir durante las últimas horas: tanto EE UU como Reino Unido ya habían alertado de "elevada amenaza de ataque terrorista" y por eso habían pedido a los civiles que no se acerquen hasta allí y que se alejen a "un lugar seguro" hasta "recibir más consejos" o "salir de inmediato de Afganistán si pueden hacerlo de forma segura por otros medios". Se da por hecho, dada la complejidad, que muchos afganos que eran susceptibles de ser evacuados se van a quedar en tierra. Asimismo, las tropas estadounidenses comenzaron a destruir todo su arsenal antes de la salida del país.

El Ejército español, entretanto, se encuentra "en la fase final" de las labores para evacuar del país a los colaboradores locales y a sus familias lo antes posible, para evitar que queden a merced del régimen talibán a partir del 31 de agosto, fecha tope para la salida de las tropas internacionales. El tiempo corre en su contra porque si bien el plazo acaba ese día está previsto que España pueda finalizar las labores este mismo viernes, tal como había recomendado Estados Unidos a la Unión Europea. Ya han finalizado sus operaciones países como Alemania o Dinamarca y en las próximas horas lo harán otros como Francia, el Reino Unido o Italia.

Mientras, en España, han seguido llegando refugiados afganos este jueves por la tarde a la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid) en nuevos vuelos de evacuación. Además, ha salido desde Kabul otra aeronave con 140 repatriados más. Según los datos más recientes, de los más de 1.500 refugiados llegados, ya han pedido protección internacional o asilo 1.040. Las peticiones se tramitarán con "máxima urgencia", según el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento