Podemos pide acoger en España a los menores llegados a Ceuta que no quieran regresar a su país de origen

La ministra de Derechos Sociales y secretaria general de Podemos, Ione Belarra.
La ministra de Derechos Sociales y secretaria general de Podemos, Ione Belarra.
Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030

Podemos pide que los menores que entraron en Ceuta en mayo y que aún permanecen en la ciudad autónoma "se queden en España en condiciones de acogida dignas" si no desean regresar a su país de origen. Este es el planteamiento que ha trasladado la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, al titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, según fuentes de la formación morada.

Belarra, también secretaria general de Podemos, considera que es "imprescindible" que la repatriación de los menores respete todos los procedimientos y garantías, y que se rija por la defensa del interés del menor. En esa línea, fuentes de Podemos señalan que "los niños y niñas que deseen volver con sus familias" deben poder hacerlo "en condiciones de seguridad", mientras que los que no deseen retornar deben ser acogidos en nuestro país.

Los pasados 17 y 18 de mayo, más de 10.000 personas entraron en Ceuta desde Marruecos, muchos de ellas, menores. Según los últimos datos disponibles, quedan unos 700 niños y jóvenes en la ciudad autónoma. El pasado 13 de agosto se activó una operación para devolver a estos menores al país vecino en virtud de un acuerdo bilateral entre España y Marruecos que nunca antes se había activado, y la Justicia paralizó la operación por la falta de garantías.

Fuentes de Podemos recuerdan que "los menores no acompañados que entran en nuestro país deben ser protegidos tal y como establece la Convención Internacional de los Derechos de la Infancia, nuestra ley de infancia y adolescencia y lo que dice la legalidad que debemos cumplir", y que el citado acuerdo con Marruecos, "un país que vulnera sistemáticamente los derechos humanos, no está por encima de los derechos de la infancia".

En este sentido, los morados consideran que la decisión de la Justicia de paralizar el dispositivo de repatriación de los menores "confirma", precisamente, ese planteamiento.

Sánchez y Vivas insisten en devolver a los menores

Este mismo miércoles, Pedro Sánchez y el presidente de Ceuta, Juan Jesús Vivas (PP), mantuvieron una reunión para abordar la cuestión de los menores migrantes en la ciudad autónoma, en la que acordaron activar "cuantos recursos tenga el Estado" para lograr que los menores sean devueltos al país vecino "cuanto antes". Vivas insistió en que no se contemplan otras opciones, como el traslado de estos niños y jóvenes a la Península, pese a admitir que actualmente no están acogidos "en condiciones" adecuadas en la ciudad que él gobierna.

El jefe del Ejecutivo ceutí también reconoció que no podrán efectuarse estas devoluciones al amparo del acuerdo entre España y Marruecos suscrito en 2007, porque la Justicia ha paralizado dicha operación de forma cautelar –y este mismo martes acordó mantener la suspensión hasta que resuelva el fondo del asunto–. Vivas justificó la decisión inicial de emplear ese instrumento por la "excepcionalidad" de la situación y dijo que tanto él como Interior creyeron que era "correcto", pero subrayó que "las resoluciones judiciales se acatan" y que habrá que seguir las indicaciones de los jueces.

La utilización de este procedimiento provocó intensas críticas hacia el ministro Grande-Marlaska, que primero defendió que esos retornos se estaban produciendo en coordinación "óptima y razonable" con los responsables de la tutela y que se estaba teniendo en cuenta "el interés del menor", y después negó haber dado la orden para que se produjeran esas devoluciones, pese a que horas después un correo electrónico demostró que la orden sí había partido de Interior.

Malestar en Unidas Podemos

En las últimas semanas el malestar por esta cuestión ha sido notable en la pata morada del Gobierno. La propia Belarra remitió varias cartas a Grande-Marlaska, en las que le ofreció trabajar de forma conjunta en un "protocolo de reagrupación familiar de niños y niñas que cumpla con la normativa nacional e internacional" y donde rechazó las devoluciones al amparo del acuerdo entre España y Marruecos. En el marco de esta crisis, la ministra de Derechos Sociales también logró que las autonomías aceptaran acoger a 200 menores de edad procedentes de Ceuta.

Por su parte, la vicepresidenta segunda y líder del espacio morado en el Gobierno, Yolanda Díaz, pidió a Sánchez que se detuvieran las devoluciones de menores a Marruecos en virtud de ese acuerdo bilateral, según afirmó la secretaria de Organización de Podemos, Lilith Verstrynge. "Podemos no entró en el Gobierno para esquivar situaciones incómodas. Los derechos humanos no son un pin de quita y pon, y el compromiso con ellos se demuestra en los momentos más difíciles, como este. Es el momento de apostar por una política migratoria que trate a las personas con dignidad", expuso Verstrynge en una entrevista en RNE.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento