Estos son los derechos que tendrían los okupas si se instalan en tu vivienda

La fiscal general del Estado, Dolores Delgado, ha ordenado a los fiscales que refuercen su intervención en defensa de los derechos de los perjudicados por los delitos de usurpación de bienes inmuebles –viviendas deshabitadas y vacías– y allanamiento de morada –primeras o segundas residencias–.
La fiscal general del Estado, Dolores Delgado, ha ordenado a los fiscales que refuercen su intervención en defensa de los derechos de los perjudicados por los delitos de usurpación de bienes inmuebles –viviendas deshabitadas y vacías– y allanamiento de morada –primeras o segundas residencias–.

Este jueves ha ocurrido un suceso inusual en un edificio de Zaragoza cuando la Policía ha tenido que acudir a una vivienda tras recibir el aviso de una okupa que no podía entrar en la vivienda que ella misma había ocupado porque el propietario había puesto un candado, según adelantaba el Heraldo de Aragón.

De hecho, las autoridades pudieron acceder a la vivienda y cortar la cadena de la puerta principal para que la mujer accediera y ahora el dueño podría enfrentarse a un delito por coacción. 

Esto se debe a que la Constitución Española recoge en su artículo 18 que todo "domicilio es inviolable" y que "ninguna entrada o registro podrá hacerse sin consentimiento del titular o resolución judicial, salvo en caso de flagrante delito".

La policía ha tenido que desplazarse, este jueves, hasta un edificio de Zaragoza tras recibir la llamada de una okupa que no podía entrar en la vivienda que estaba ocupando porque el dueño le había puesto un candado, según informa el 'Heraldo'. Finalmente, se cortó la cadena que le impedía entrada y ahora la policía podría abrir diligencias contra el dueño por coacciones.

¿Por qué el propietario se puede enfrentar a un delito?

De tal manera que si la mujer que ha ocupado esta vivienda situada en Zaragoza ha constituido ya su morada, nadie podrá acceder sin tener el consentimiento al ser un derecho amparado en la Constitución. La Policía puede desalojar una vivienda sin orden judicial en las primeras horas tras la okupación si se trata de la residencia habitual del propietario al considerarse como un delito flagrante por allanamiento.

Pasado este tiempo, la persona afectada por la ocupación deberá recurrir a la vía judicial, mediante el procedimiento civil o penal, para poder recuperar su vivienda. Al convertirse los okupas en los residentes de dicha vivienda, no se puede entrar sin una orden judicial, ni cortar los suministros básicos o cambiar la cerradura.

¿Qué se debe hacer en estos casos?

Por esta misma razón, las autoridades recomiendan evitar cualquier enfrentamiento directo con los okupas y no tratar de recuperar la vivienda por medios propios, ya que podría incurrir en el mismo delito de allanamiento o de coacción.

En este sentido, la opción más sencilla es presentar una demanda civil de desahucio, aunque también se puede proceder mediante la vía penal, dependiendo de si se trata de un delito de allanamiento de morada o de usurpación. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento