El expresidente afgano defiende su huida tras la llegada de los talibanes y niega las acusaciones de corrupción

Afghan President Ashraf Ghani
Ashraf Ghani.
BRITTA PEDERSEN
El expresidente de Afganistán reaparece en los Emiratos Árabes.
Atlas/EFE

El depuesto presidente afgano, Ashraf Ghani, defendió este miércoles su rápida huida de Afganistán el pasado domingo, cuando los talibanes tomaron el control de Kabul, al asegurar que lo hizo para evitar un "derramamiento de sangre" en la capital, y negó las acusaciones de que hubiera escapado con grandes cantidades de dinero, como se ha comentado con insistencia.

"Si me quedo, hubiera sido testigo de un derramamiento de sangre en Kabul. Mi misión era que, por ansias de poder, Kabul no iba a convertirse en otro Yemen o Siria", aseguró Ghani, en su primer intervención pública desde que huyó el domingo de Afganistán.

Después de muchas especulaciones, el depuesto presidente afgano también confirmó que se encuentra en Emiratos Arabes Unidos (EAU), como había anunciado este país solo unas horas antes, después de que se especulara con la presencia de Ghani en Tayikistán, que hace frontera con Afganistán, Uzbekistán e, incluso, Omán.

"No temo a una muerte honorable y deshonrar a Afganistán no era aceptable para mí, pero tenía que hacerlo. Me sacaron para evitar el derramamiento de sangre y la destrucción", ha insistido Ghani, quien ha contado que por la rapidez con la que se produjeron los acontecimientos han quedado atrás "documentos confidenciales".

A su vez, ha desmentido que haya huido llevándose consigo dinero de la tesorería nacional, tal y como ha denunciado horas antes el embajador afgano en Tayikistán, Mohammed Zahir Agbar, quien le acusó de robar 169 millones de dólares.

Ghani ha explicado que basta con hablar con "los funcionarios de aduanas y otras autoridades" para comprobar que dichas acusaciones son "completamente infundadas" y solo buscan su "muerte política" y acabar con su reputación.

El todavía presidente de Afganistán abandonó el país el domingo, coincidiendo con la entrada en Kabul de los talibán, que en poco más de una semana se hicieron con el control de la mayoría de las provincias afganas.

Ghani ha prometido seguir sirviendo a Afganistán, pero los talibán negocian ya un posible gobierno de transición con autoridades locales lideradas por el expresidente Hamid Karzai y el principal representante en el diálogo de paz de Doha, Abdulá Abdulá.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento