Colau valora los pitidos que le hicieron llorar en Barcelona: "No me dejaron ni empezar el discurso..."

Ada Colau y Jordi Cuixart este sábado durante la pitada.
Ada Colau y Jordi Cuixart este sábado durante la pitada.
BETEVÉ

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha lamentado que quienes la pitaron este sábado durante el pregón de las fiestas de Gràcia no la dejaran "ni comenzar el discurso", y ha instado a no dejar que "ninguna actitud sectaria estropee la convivencia" entre independentistas y no independentistas.

Así lo ha señalado en su perfil de Instagram después de recibir este sábado por la noche una pitada por parte de los asistentes a la inauguración de la fiesta mayor del barrio de Gràcia, lo que motivó que el pregonero, el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, saliera en su defensa y pidiera "no dejarse dividir".

Colau ha considerado "normal y saludable tener una ciudadanía movilizada y crítica" y ha restado importancia al hecho de que algunas personas la abuchearan porque "en los pregones de las fiestas mayores siempre hay alguna pitada, pancartas y pregones alternativos", si bien se ha mostrado "sorprendida" por la "insistencia" en no dejarla "ni empezar el discurso".

Una actitud que, a su juicio, "no representa a la mayoría de barceloneses" que son, ha subrayado, "afortunadamente plurales y diversos" y "respetan y conviven con perfecta normalidad" más allá de su ideología política.

Por eso, ha remarcado: "No dejemos que ninguna actitud sectaria estropee esta convivencia. Yo no lo haré. No dejaré que ninguna pitada modifique mis sentimientos y afectados hacia personas que piensan diferente de mí".

Colau también ha elogiado a Jordi Cuixart, "un hombre defensor de la cultura, la paz y el diálogo" con el que ha debatido "posiciones políticas diferentes" desde "el respeto más absoluto y encontrando puntos en común".

"Esta es la sociedad en la que creo y por la que he trabajado todos estos años: ningún odio nos representa, sea del signo que sea", ha zanjado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento