Los talibán asedian Kabul y cercan al gobierno de Afganistán mientras EE UU vacía su embajada

Militantes de los talibán se reúnen un día después de la toma de Kandahar, en Afganistán.
Militantes de los talibán se reúnen un día después de la toma de Kandahar, en Afganistán.
EFE / EPA / STRINGER

El rápido avance de los talibán en Afganistán ha culminado, este domingo, con el asedio a la capital, Kabul, tras tomar previamente la ciudad de Jalalabad, capital de la provincia de Nangarhar (este). De este modo, el cerco al Gobierno del país se estrecha completamente mientras EE UU ha comenzado ya la evacuación del personal de su embajada.

Según han anunciado los insurgentes talibán, todo el país se encuentra ya bajo su control y han comenzado ya el proceso de negociación para una transición de poder y la entrada "pacífica" de sus combatientes en Kabul.

Fuentes oficiales y testigos han asegurado al diario The Washington Post que los talibán han comenzado a tomar posiciones este domingo a las afueras de la capital, aunque su cúpula ha dado orden a los combatientes de que se abstengan de entrar por la fuerza.

Asimismo, fuentes locales han confirmado a la cadena NBC News que hay presencia talibán en los distritos de Kampany y Barchi, aproximadamente en el extremo oeste de la ciudad, en medio de la aparición de banderas talibán en uno de los distritos metropolitanos ubicados cerca de la universidad de Kabul, de acuerdo con las fuentes de la agencia oficial de noticias rusa Sputnik.

"Dado que la capital, Kabul, es una ciudad grande y densamente poblada, los muyahidines del Emirato Islámico no tienen la intención de entrar en la ciudad por la fuerza, sino de entrar pacíficamente en Kabul. Se están celebrando negociaciones para garantizar que el proceso de transición se complete de forma segura", explican en un comunicado publicado por su portavoz habitual, Zabihulá Muyahid, en su cuenta de Twitter.

Por otro lado, los talibán han insistido en que el control de la seguridad en Kabul sigue recayendo "en el otro bando", y han recordado a la población que no tienen "intención de vengarse de nadie", incluidos los que sirvieron en el Ejército, la Policía o en la Administración: "Están perdonados y a salvo, nadie será objeto de represalias". "Todos deben permanecer en su propio país, en su propio hogar, y no intentar salir del país", han sentenciado.

Por su parte, el Gobierno afgano ha tratado de tranquilizar a la población de la capital asegurando en Twitter que "ha habido tiroteos esporádicos en Kabul", pero que la ciudad "no ha sido atacada". "Las fuerzas de seguridad y defensa del país están trabajando junto con socios internacionales para garantizar la seguridad de la ciudad, la situación está bajo control", ha añadido el comunicado del Gobierno.

El presidente afgano, Ashraf Ghani, está en conversaciones de emergencia con el representante especial de Estados Unidos para la reconciliación de Afganistán, Zalmay Khalilzad y otros altos funcionarios de la OTAN, informa la agencia Reuters.

El ministro del Interior en funciones de Afganistán, Abdul Sattar Mirzakwal, ha anunciado en una comparecencia el inicio de las conversaciones con los talibán para organizar un ejecutivo de transición en el país. "La transferencia de poder al gobierno de transición se llevará a cabo en un entorno seguro y pacífico", ha indicado.

La situación es de pánico en la capital, con las autoridades afganas pidiendo a todos los funcionarios que abandonen sus puestos de trabajo y vayan a sus hogares, mientras cierran tiendas y bancos, con el tráfico paralizado por grandes atascos.

Toma de Jalalabad

Antes de entrar en Kabul, los talibán habían informado de la toma de otra ciudad, Jalalabad, la capital de la provincia de Nangarhar, en el este de Afganistán. Según ha reivindicado en Twitter el portavoz Zabihulá Muyahid, los milicianos ya controlan las sedes de las principales instituciones administrativas y de seguridad.

La ofensiva talibán, que no ha tenido resistencia, ha coincidido con el repliegue de fuerzas internacionales, pero los gobiernos implicados se han limitado en las últimas horas a gestionar la salida de sus funcionarios y otros ciudadanos.

EE UU evacúa a su personal de la embajada

EE UU ha comenzado este domingo la evacuación del personal de su embajada en Kabul, horas antes de que los talibán entrasen en la ciudad.

"Basado en las recomendaciones de nuestros equipos diplomáticos, militares y de inteligencia, el presidente de Estados Unidos ha autorizado el despliegue de aproximadamente 5.000 tropas estadounidenses para garantizar una reducción ordenada y segura de la Embajada de los Estados Unidos y otro personal aliado", ha hecho saber la embajada en su cuenta de Twitter.

Medios afganos han informado ya de la aparición de helicópteros estadounidenses en el cielo de la capital para comenzar con los desplazamientos, que incluirán también a afganos "que ayudaron a la misión y aquellos que se encuentran en riesgo especial por los avances de los talibán".

Actualmente la Embajada mantiene a más de 1.400 empleados, pero se desconoce el número exacto que permanecerá allí tras el final de la evacuación. Estados Unidos espera mantener una "presencia fundamental" en la capital afgana para facilitar más salidas y mantener una comunicación directa con el Gobierno afgano, según el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price.

La embajada también ha informado de que el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, ha hablado en las últimas horas con el presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, "para discutir la situación de seguridad actual, así como los urgentes esfuerzos diplomáticos y políticos para reducir la violencia".

España acelera su plan de evacuación

El Gobierno español está acelerando al máximo sus planes de evacuación de los españoles que aún se encuentran en Afganistán, incluido el personal de la embajada, así como los traductores que asistieron a las tropas y los cooperantes españoles en los últimos años, han señalado fuentes diplomáticas a Europa Press.

Dichas fuentes han confirmado que por ahora no ha comenzado la evacuación propiamente dicha, sino que se están cerrando todos los detalles con el Ministerio de Defensa, que es el que procederá a la misma.

La evacuación, han señalado las fuentes, se producirá "en cuanto las circunstancias lo permitan", teniendo en cuenta en todo momento la seguridad de las personas a las que se prevé evacuar y con la premisa, expresada por el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, de "no dejar a nadie atrás".

Alemania evacuará a su personal sin esperar al mandato parlamentario

El Ejército alemán iniciará este lunes los preparativos para evacuar a sus ciudadanos, personal de la embajada y trabajadores locales de Afganistán sin esperar al mandato del Parlamento (federal), según ha informado el diario Bild.

De acuerdo con ese medio, este ñunes partirán aviones militares de transporte del tipo A400M hacia la capital afgana, Kabul. La evacuación del personal de la embajada, sus familiares y trabajadores locales es "absolutamente prioritaria", en palabras a ese medio del ministro de Asuntos Exteriores, Heiko Maas.

Ya este sábado, la titular de Defensa, Annegret Kramp-Karrenbauer, anunció que el ejército participaría en el operativo, aunque sin concretar los planes.

En Alemania, toda participación del ejército en una misión de estas características precisa del mandato del Bundestag. Dada la situación de inminencia actual, el voto parlamentario se materializará con posterioridad, apunta Bild.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento