Defensa promete evacuar a más de 80 colaboradores de España en Afganistán pero no aclara si lo hará de inmediato

Militantes talibanes se reúnen en torno a la plaza principal tras tomar el control de Kandahar, el 13 de agosto de 2021.
Militantes talibanes se reúnen en la plaza principal tras tomar Kandahar.
EFE/EPA/STRINGER

El avance de los talibanes en Afganistán es imparable. En poco más de una semana 17 capitales de provincia han sido conquistadas por el grupo insurgente, siete en el último día. La salida de las tropas estadounidense ha permitido que las fuerzas talibanas recuperen el territorio perdido en 2001 sin apenas resistencia por parte del ejercito afgano.

En medio de esta guerra civil, que nunca despareció del todo y que hoy recrudece sus combates, se encuentran miles de ciudadanos desplazados que temen por sus vidas; algunos de ellos son antiguos colaboradores de tropas extranjeras, que durante años trabajaron en las bases internacionales y que hoy piden desesperadamente ayuda para salir del país ante las posibles represalias.

Por su parte, las tropas españoles estuvieron durante muchos años realizando misiones en Afganistán, sobre todo en su capital, Kabul, y en Herat, hoy conquistada por los talibanes. Allí se encuentran todavía innumerables personas que trabajaron para las Fuerzas Armadas españolas y esperan ansiosos poder venir a un país para el que en el pasado arriesgaron sus vidas.

La indispensable labor de los colaboradores

Los trabajadores locales, que van desde traductores hasta personal de limpieza, fueron una pieza fundamental para los ejércitos desplazados en Afganistán, ya que no servían únicamente para traducir lingüísticamente, sino también culturalmente. En muchas ocasiones estos colaboradores corrían grandes riesgos y no contaban con una protección que garantizara su supervivencia.

"Había una amenaza generalizada hacia todo el que trabajaba en nuestra base, sobre todo al principio. De hecho, hubo algún incidente con el personal contratado", reconoce a 20minutos un militar español que estuvo destinado en Afganistán y prefiere mantener el anonimato. "No se podía dar seguridad a toda la gente, aunque sería lógico que personas que han trabajado de manera leal se les ayude".

Los talibanes prometieron el pasado mes de junio no atacar a los intérpretes afganos y a otros ciudadanos que hubieran prestado servicio a las fuerzas militares extranjeras: "Volver a sus vidas normales y, si son expertos en algún campo, servir a su país. No correrán ningún peligro", señalaron en un comunicado.

En este sentido, este viernes han anunciado una "amnistía" para estos colaboradores. En el comunicado han añadido que "los brazos del Emirato Islámico están abiertos para ellos" y que "protegerán sus vidas, propiedades y reputación y crearán un entorno seguro para su amada nación, por lo que nadie debería preocuparse por esto".

No obstante, a la vez que envían estos mensajes de aparente concordia, añaden también en otras declaraciones que estas personas habían cometido "una traición contra el islam y el país" y deben "mostrar remordimiento por sus acciones".

"Todo el mundo sabe quién ha estado trabando con los españoles o con cualquier otro país occidental, porque pasaban de cobrar 20 euros a 200 y eso todo el barrio lo conoce", explica el militar español en referencia a posibles venganzas por parte de los propios vecinos. "Pagábamos unos sueldos que en España serían miserables pero enormes en Afganistán".

El Gobierno planea traerlos "lo más rápido posible"

Pese a la urgencia de evacuar a estos antiguos trabajadores en medio de la rápida ofensiva talibán, que podría situarse a las puertas de la capital en cuestión de días, fuentes del Ministerio de Defensa confirman a 20minutos que todavía se está elaborando un plan para poder traer a todo aquel trabajador que colaboró con los españoles en Afganistán.

Desde el ministerio han evitado dar datos del número de personas que podrían beneficiarse de este traslado a España, aunque solamente en traductores podría haber más de 80 personas que han solicitado el traslado.

Por el momento, este plan se encuentra en la fase de identificación de las personas que trabajaron durante este tiempo para los españoles. El Ministerio del Interior, que participa también junto a Exteriores y Defensa en el plan, está estudiando los términos concretos y la fórmula de traerlos, a la vez que se hacen comprobaciones e identificaciones, ya que aún no está claro si algunos de ellos vendrían junto con sus familias.

Otra de las cuestiones que no han aclarado es como harán con aquellos que se encuentren en territorios como Herat, donde España tuvo durante años a sus tropas y que hoy es territorio controlado por las fuerzas talibanas.

Las fuentes consultadas aseguran que "dadas las circunstancias y viendo el avance (talibán) se hará lo mas rápido posible". No obstante, preocupa la rapidez con la que hay que realizarlas, ya que pese a que las solicitudes de asilo de los nacionales afganos son escasas si se compara con otros países del entorno europeo, de las 987 solicitudes que han llegado a España desde el año 2008 todavía quedan 221 por tramitar. Sólo en 2020 se atendieron 34 solicitudes de asilo, frente a las 10.000 de países como Francia.

España completó en mayo la retirada de las tropas que tenía desplegadas en Afganistán en el marco de la operación 'Apoyo Decidido' de la OTAN después de que el presidente estadounidense, Joe Biden, anunciara el pasado mes de abril que las tropas de Estados Unidos abandonarían el país asiático antes del 11 de septiembre coincidiendo con el 20 aniversario de los atentados perpetrados por Al Qaeda.

Precisamente los estadounidenses han anunciado que 20.000 excolaboradores han solicitado un visado especial conocido como SIV, creado por el Congreso estadounidense para dar refugio a aquellos ciudadanos extranjeros que enfrentan amenazas por haber trabajado para el Gobierno de EE.UU. Además, a esa cifra se suman los familiares de cada solicitante, lo que eleva a hasta 100.000 el número total de afganos que pueden estar esperando para trasladarse a Estados Unidos.

Desde el pasado 30 de julio estos refugiados han empezado a llegar a territorio norteamericano y, según las autoridades estadounidense, se alojarán en un hotel de la base, donde deberán superar un examen médico antes de ser trasladados a ciudades de todo Estados Unidos, reuniéndose en algunos casos con familiares o amigos de la diáspora afgana.

¿Qué ocurrirá con el personal de la Embajada española en Afganistán?

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, ha asegurado este viernes que para el Gobierno es "prioritario" garantizar la seguridad de todo el personal de la Embajada española en Afganistán, si bien por el momento no se ha tomado una decisión sobre su posible evacuación.

Fuentes diplomáticas señalaron el jueves a Europa Press que existe un plan de contingencia y evacuación para la Embajada en Kabul, igual que en todas las embajadas, y que el Ministerio de Asuntos Exteriores está preparado para activarlo en el momento en que sea necesario.

"Para nosotros es absolutamente prioritario garantizar la seguridad de nuestro personal y de las personas que trabajan en la Embajada", ha recalcado, subrayando que "las decisiones que se adopten se irán comunicando en su debido momento", aseguró Bolaños.

Exteriores ya recomendó el martes a los españoles residentes en Afganistán que abandonen el país "a la mayor brevedad posible haciendo uso de los vuelos comerciales actualmente disponibles", al tiempo que desaconsejó viajar al país asiático "bajo ninguna circunstancia".

250.000 desplazados desde mayo

La ofensiva de los talibanes en Afganistán ha causado al menos unos 250.000 desplazados desde su inicio en mayo, y un 80 % de ellos son mujeres y niños, advirtió hoy la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Este éxodo se suma a los 150.000 que ya tuvieron que dejar sus hogares entre enero y mayo, y eleva el total de desplazados internos en el país centroasiático a 3,3 millones, según las cifras facilitadas en rueda de prensa por la portavoz de ACNUR, Shabia Mantoo.

El país se encuentra en una situación limite y la movilización de la comunidad internacional es esencial para disminuir las consecuencias humanitarias. Algunos de estos desplazados son antiguos trabajadores de tropas internacionales, que piden a países como España poder escapar antes de que sea demasiado tarde.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento