La escalada de récord en el precio de la luz nos afectará a todos: estas son las claves del sistema eléctrico en España

Gasto en la factura de la luz
Gasto en la factura de la luz
Pexels (Monstera)

El brutal encarecimiento del precio mayorista de la luz en España, con récords históricos casi a diario por encima de los 115 euros el megavatio hora (y en plena ola de calor) ha desatado la polémica política del verano. 

El presidente del PP, Pablo Casado, ha acusado al jefe del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez, de no hacer nada, y promete una nueva ley para que se pague solo por la energía consumida si llega a presidir el Ejecutivo

Por su parte, la ministra ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, aseguraba a primera hora de este jueves no disponer de herramientas para hacer frente al subidón de la factura eléctrica y señala a la Unión Europea y al presidente de Rusia, Vladímir Putin, como responsables de este encarecimiento. No obstante, Ribera también ha planteado por primera vez la posibilidad de crear una empresa pública para tratar de abaratar el precio de la luz, una medida solicitada desde hace meses por Unidas Podemos. 

Por su parte, Unidas Podemos, en el Gobierno de coalición junto al PSOE, ha asegurado que se opondrá “en la calle, en el Gobierno y en el Parlamento” a lo que considera un “saqueo” por parte de las eléctricas.

La vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera.
La vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera.
EFE

Las eléctricas, por su parte, niegan estar lucrándose y señalan, como hace la ministra Teresa Ribera, al sector gasista como el gran beneficiado.

Pero, cómo funciona realmente el sistema eléctrico en España. ¿Es cierto que el Gobierno no puede hacer nada para atenuar el subidón? ¿Seguirá encareciéndose el precio de la luz durante los próximos meses?

¿Quién fija el precio de la electricidad?

El precio de la electricidad se negocia en un mercado mayorista en el que influyen muchos factores, pero el Gobierno sí dispone de cierto margen para influir en el recibo de la luz como se demostró con la rebaja del IVA del 21% al 10% aprobado en el Congreso de los Diputados a finales de junio.

¿El sistema eléctrico español está liberalizado?

España, con José María Aznar de presidente y con el apoyo de CiU y el PNV, se incorporó al sistema eléctrico europeo en 1997. Fue un cambio fundamental porque en la práctica supuso pasar de un sistema regulado por el Gobierno español, en cooperación con un oligopolio de empresas privadas y públicas, a otro sistema liberalizado. En la práctica este sistema liberalizado debía introducir nuevos agentes y más competencia, como ocurrió, para así aumentar la eficiencia conjunta del sector eléctrico. 

Este sistema, aunque ha sufrido modificaciones legislativas, mantiene el esqueleto principal de funcionamiento. Por su parte, el precio de la luz ha ido subiendo progresivamente con gobiernos de diferente color, pero nunca había alcanzado los máximos históricos actuales.

¿Cómo funciona el mercado?

Cada día que pasa pulverizamos un nuevo récord histórico del precio de la luz. Hoy el megavatio hora está a 113,99 euros y mañana, por cuarto día consecutivo, marcará un nuevo máximo alcanzando casi los 115,83 euros. "Estamos sufriendo una escalada de precios muy elevada en torno a un 50 o 60 por ciento con respecto al año pasado", ha asegurado el ingeniero consultor energético, Carlos Gago. Esta subida desbocada es debido al encarecimiento de los derechos de emisión de CO2 y del alto precio del gas natural, justo las energías de las que dependemos y que nos penalizan a la hora de fijar los precios en el mercado eléctrico, frente a otras energías más baratas, como las renovables. "El problema que tenemos es que la energía renovable no tiene una producción eléctrica continua, con lo cual no nos garantiza nunca un precio fijo", ha puntualizado Gago. Para abaratar la factura, los expertos apuntan a una mayor apuesta del Gobierno por la producción de energías limpias, aprovechando al máximo los recursos naturales que tenemos, porque la bajada del IVA en el recibo del 21 al 10 por ciento hasta final de año no ha tenido ningún efecto.
El precio de la luz suma y sigue.

En este modelo, acordado por los distintos mercados de la UE, los compradores y vendedores que operan en España negocian a través de OMIE (Operador del Mercado Ibérico de Energía) y, para cada hora del día siguiente, se fija un precio con la oferta más cara aceptada, que será el que cobren todos. Es decir, se parte de la oferta más barata y, si no es suficiente, la negociación continúa con otras más caras hasta completar lo demandado, de modo que la última será la que establezca el precio.

Según recalcan desde Aura Energía, la energía se obtiene de diversas fuentes: eólica, solar, hidráulica, carbón, nuclear y térmica. Las primeras (carbón, eólica, solar e hidráulica) son las más baratas, mientras que las últimas (nuclear y térmica) las más caras.

Como la electricidad no se almacena, ya de momento no existe tecnología adecuada, se produce tanta energía como se consume.

La energía producida se subasta diariamente en el “pool eléctrico”, donde las empresas generadoras ofertan la luz que compran las comercializadoras y las distribuyen a los clientes. Como en cualquier subasta, también en el “pool eléctrico”, el precio por kWh varía según la oferta y la demanda y, de este modo, cuando se genera menos energía se produce un incremento del precio luz y, cuando hay más, un descenso.

¿De qué depende el precio de la luz?

Influyen diferentes factores como la meteorología, por ejemplo períodos de sequía o de escasez de sol o de viento. Un ejemplo: las centrales eólicas generan más electricidad los días de más viento, lo cual produce un descenso en el precio de la energía.

También influyen los picos de consumo, que tienen lugar en los días más fríos (uso de calefacción) o en los más calurosos (aire acondicionado).

Y por último también afecta el precio de las materias primas, sobre todo del gas, el petróleo y el carbón.

¿A quién afecta estas subidas de precio del mercado mayorista?

Imagen de recurso de un padre poniendo una lavadora.
Imagen de recurso de un padre poniendo una lavadora.
©GTRESONLINE

Las fluctuaciones de precios en este mercado repercuten en la de los consumidores acogidos a la tarifa regulada o Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC), que a cierre de 2020 era de 10,7 millones de consumidores, según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).  Otros 16,1 millones de consumidores decidieron contratar su electricidad en el mercado libre.

¿Qué compañías acaparan el mercado?

Endesa digitalizará cuatro infraestructuras en agosto y reformará cinco centros de transformación de la capital
Un técnico eléctrico.
20M EP

Al cierre del segundo trimestre de 2020, tres compañías acaparaban el 83 % de todos los clientes: Endesa, con el 34,7 %; Iberdrola, con el 34,1 %; y Naturgy, con el 14,2 %. Y aunque las comercializadoras independientes ganan terreno, tan solo tenían el 8,6 % de los abonados.

¿España podría salirse del sistema europeo o nacionalizar empresas?

Echenique: "Incluso el partido socialista se ha abierto a que haya una votación en Cataluña"
Echenique, dirigente de Unidas Podemos
Europa Press

Unidas Podemos reconoció en enero de 2021 que "las medidas del programa acordado con el PSOE no bastan para evitar subidas de la luz ", por lo que propuso "nacionalizar una eléctrica para tener al menos una gran empresa pública de energía que pueda competir con el oligopolio que nos sube la luz". Además, recordaron que ya incluyeron esa propuesta en su programa electoral y que  el PSOE "rechazó de plano" esta propuesta en la negociación del programa de coalición. No obstante, ahora el PSOE sí se abre a la posibilidad de crear una empresa pública, aunque descarta nacionalizar alguna de las existentes.

¿Cómo se calcula el precio de la luz?

Según explican desde Aura Energía, el precio de la luz se basa principalmente en dos conceptos: el término de potencia y el término de energía.

¿Qué es el término de potencia?

Imagen de archivo de una bombilla.
Imagen de archivo de una bombilla.
SERVIMEDIA

El término de potencia es un importe fijo en la factura, es decir, no varía en función de tu consumo eléctrico, sino de la potencia contratada que tienes.

El precio del término de potencia que encuentras en la factura de luz lo determina la comercializadora eléctrica que hayas elegido en el mercado libre y si es en el mercado regulado el Gobierno, estipulando uno para cada tarifa, por eso este varía en función de la que tengas.

Placas solares.
Placas solares.
FREEPIK

¿Qué es el término energía?

El término de energía se refiere a la cantidad de luz (energía eléctrica) consumida. A diferencia del término de potencia, el de energía está vinculado al consumo. Por eso, cuanto mayor sea este, más pagarás. El consumo se mide en kWh (kilowatios/hora). La cuantía que pagas por cada kWh depende de precio de la energía y de la tarifa que tengas contratada con tu comercializadora. 

Esto se debe a que precio kW por hora se establece a través del “pool eléctrico” en el mercado regulado, y por cada compañía que comercializa la luz una vez que la ha adquirido en el mercado libre.

El término de potencia y el término de energía principalmente, sumados a los peajes de acceso, el impuesto eléctrico, el IVA y el alquiler del contador, son los componentes que determinan precio luz total de tu factura. 

¿Qué es el mercado libre y el mercado regulado?

En el mercado español el consumidor puede optar por varias tarifas eléctricas.

Por un lado, la tarifa del mercado regulado o PVPC. El precio del kW por h oscila cada día y hora en función de los precios fijados en el “pool eléctrico”. Solo puedes contratarla si tienes menos 10 kW.

Por su parte, las tarifas de mercado libre son las diferentes tarifas que ofrecen las comercializadoras y que te permiten elegir una a tu medida, recalcan desde Aura Energía.

¿Qué impuestos gravan la luz?

Además del IVA, que el Gobierno ha rebajado del 21% al 10%, la luz soporta otros dos tipos de gravámenes que encarecen su precio. 

Por un lado está el impuesto a la electricidad del 5,1%. Se trata de un tributo que grava el suministro de energía eléctrica. Es un impuesto especial, como los que se aplican al tabaco o la gasolina. Deben pagarlo todas las viviendas y locales que tengan contratado un punto de suministro eléctrico. 

Por otra parte está el impuesto sobre el valor de la producción de energía eléctrica, conocido popularmente como el impuesto a la generación, del 7%. Creado en 2012 en el primer gobierno de Mariano Rajoy, su objetivo principal es el de contribuir, con lo que se recauda, a la sostenibilidad ambiental y paliar así el impacto ecológico que la producción eléctrica tiene en nuestro entorno. Este impuesto no aparece en la factura eléctrica porque lo pagan las empresas productoras de electricidad. Por tanto, en teoría no lo pagan los consumidores, pero en la práctica las empresas lo repercuten en el precio final por lo que al final sí lo pagan los ciudadanos.

¿El precio de la luz seguirá subiendo?

Diferentes fuentes del sector eléctrico consideran que el precio de la luz seguirá subiendo durante 2021, año que cerrará como el caro de la historia.

Ricardo Margalejo, experto y analista energético, cofundador de Gana Energía, empresa comercializadora de energía 100% renovable, ha pronosticado que el precio de la luz seguirá subiendo hasta febrero de 2022, en una entrevista en Cope.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento