La hostelería, sin suficientes camareros en pleno agosto: la incertidumbre por la Covid los ahuyenta hacia la construcción

  • Las restricciones de aforos y horarios provocan que muchos restaurantes deriven a parte de sus trabajadores a los ERTE, lo que mengua sus ingresos. Además, también causa una reducción de sus ingresos por propinas.
  • El temor al coronavirus y las dudas generadas por la quinta ola han provocado que muchos antiguos camareros se estén pasando a otros sectores como la construcción, sobre todo, o la industria y la agricultura, indican desde Adecco. 
  • DIRECTO | Últimas noticias de la evolución de la covid, restricciones y plan de vacunas.
Varias personas en la terraza de un bar en Madrid.
Varias personas en la terraza de un bar en Madrid.
EUROPA PRESS

El sector de la hostelería español, además de las diferentes restricciones derivadas de la pandemia de coronavirus, está afrontando otro problema poco frecuente en pleno agosto: el rechazo a sus ofertas para trabajar de camareros. La incertidumbre laboral generada en el sector por la Covid-19 ha ahuyentado a muchos antiguos camareros hacia otros sectores, principalmente el de la construcción, "donde la empleabilidad es casi del 100% y está mejor pagada", asegura a 20minutos Javier Blasco director de la compañía de recursos humanos Adecco Group Institute.

Cierres y pérdidas por las restricciones de horarios y aforos

Los efectos negativos de la pandemia en el sector de la hostelería española, mayor en unas comunidades que en otras, resultan evidentes: centenares de bares y restaurantes cerrados y con otros muchos reabiertos pero con menos personal por las diferentes restricciones. Además, la hostelería ha registrado un 46,3% de pérdidas derivadas de la pandemia, según un informe de American Express.

Terraza en Madrid.
Terraza en Madrid.
Jorge París

Reducción de empleo y miles de trabajadores aún en ERTE

En cuanto a los datos de empleo, según un estudio de CCOO, al cierre del segundo trimestre de 2021 en España hay 1.443,1 mil personas ocupadas en el sector de la hostelería, lo que supone una pérdida de 135.000 empleos respecto a la cifra anterior a la pandemia. A 30 julio había todavía 143,6 mil personas afectadas por ERTE. Todo ello, sin duda, incide en que muchos camareros abandonen el sector.

Este año 2021, especialmente en verano, parecía que podía ser mucho mejor para la hostelería, con el proceso de vacunación. De hecho, hasta junio de 2021, la contratación en el sector había crecido un 65% desde el fin del estado de alarma, con un total de 235.106 acuerdos laborales desde entonces, según datos del Servicio Público de Empleo (SEPE). Eso sí, el 90%, fueron temporales.

Un verano complicado

Sin embargo, este verano está resultando más complicado de lo previsto para la hostelería española, tanto por los efectos de la quinta ola de contagios como por la incertidumbre general que vive el sector.

Mar Milá, secretaria general de la Asociación de Restaurantes de Alicante, explica a 20minutos que "el problema de falta de personal es general en toda España, afecta a zonas muy turísticas como Alicante, pero también a provincias como Cuenca o León". En su opinión, el problema principal es que la pandemia ha provocado que "muchos antiguos camareros se hayan replanteado su vida laboral, a raíz del confinamiento y de los ERTE". 

Archivo - Playa de Benidorm
Archivo - Playa de Benidorm
AJUNTAMENT DE BENIDORM - Archivo

Al respecto, considera que "los continuos vaivenes de horarios, restricciones, toques de queda, que obliga a los propietarios de los restaurantes a tener que enviar al ERTE a parte de sus empleados provoca que muchos hayan decidido abandonar el sector". 

Además, recalca, los ingresos no se han visto mermados solo por los Expedientes de Regulación de Empleo, en la mayoría de casos al 70% de su sueldo, sino también por la reducción de las propinas. En Alicante, un camarero gana 1.200 euros brutos mensuales por 40 horas y un ayudante de oficial unos 1.000 euros. A eso hay que sumarle entre 200 y 500 euros mensuales por propinas, según en qué restaurante se trabaje.

Un camarero en un restaurante de Sitges.
Un camarero en un restaurante de Sitges.
ACN

No obstante, la provincia de Alicante tiene uno de los convenios colectivos más altos de España en hostelería. En la mayoría de provincias cobran menos. Además, la mayoría debe trabajar sábados y domingos, especialmente en verano, por lo que la conciliación familiar es más complicada.

Trasvase hacia la construcción y, en menor medida, la industria

Javier Blasco, director Adecco Group Institute
Javier Blasco, director Adecco Group Institute
Cedida por Adecco

Javier Blasco director de Adecco, agrega que, por todo ello, "el trasvase de trabajadores desde la hostelería hacia la construcción, sobre todo, o la agricultura y la industria está siendo constante". En CCAA como Murcia o Canarias, señala, "es muy evidente porque la empleabilidad regular está casi asegurada y las condiciones salariales son mejores". En general, el directivo de la empresa de recursos humanos detecta "un componente psicológico, un temor a la incertidumbre, que provoca ese trasvase que no tiene porqué ser malo ya que puede aumentar la versatilidad y la mejora salarial".

El presidente de Hostelería de León, Martín Méndez, ha declarado a Leonoticias: "Yo busco gente y no la encuentro. Y muchos compañeros están igual", al tiempo que lamentó la falta de experiencia de quienes sí muestran interés: "Son gente sin experiencia, que viene a su primer empleo; y nosotros necesitamos gente que sepa". La Junta de Castilla y León, de hecho, está formando a más de 3.500 personas para cubrir la falta de camareros.

"No es un problema nuevo, antes de la pandemia ya nos pasaba, pero se ha acrecentado a raíz de la crisis sanitaria", explicó Fernando Alfayate, presidente de la Federación de Hostelería de CEOE Ávila a Diario de Ávila.

Dos chicas en la terraza de un bar de Castelldefels (Barcelona).
Dos chicas en la terraza de un bar de Castelldefels (Barcelona).
ACN - Archivo

"La hostelería en la provincia de Castellón se está encontrando este verano con dificultades para completar plantillas. Muchos locales llevaban 16 meses cerrados, y lógicamente, decenas de trabajadores han buscado refugio en otras actividades. Es otro de los efectos negativos inducidos por la pandemia", explica Luis Martí, vicepresidente ejecutivo de la Asociación de Hostelería y Turismo de Castellón (Ashotur).

Mallorca, la excepción, pero Ibiza o Menorca sí lo sufren

Alfonso Robledo, presidente de Cafeterías, Bares y Restaurantes de Mallorca (Asociación Restauración Mallorca), asegura a 20minutos que "en Palma afortunadamente apenas tenemos el problema de falta de camareros, pero sí el de la falta de profesionalidad". 

No obstante, explica Robledo, este problema sí afecta a otras islas como Menorca o Ibiza. "Ya pasaba antes de la pandemia, pero con el Covid se ha incrementado porque antes los camareros hacían una temporada de seis meses y con las restricciones y la incertidumbre ahora las temporadas son de solo dos meses. Y el precio del alquiler es elevado en Ibiza o Menorca y a muchos camareros no les compensa venir ahora". 

Caída del turismo familiar de alemanes y británicos

Varias personas en la terraza de un bar, en Mallorca.
Varias personas en la terraza de un bar, en Mallorca.
Isaac Buj

En Mallorca sí acusan una afluencia menor en la zona del turismo familiar de alemanes y también en las zonas británicas. No obstante, el presidente de Asociación Restauración Mallorca asegura que se ha incrementado la llegada de turistas franceses y suecos y, en general, de "gente más adinerada". "En algunos restaurantes están en niveles de facturación similares a 2019", se congratula.

Lo que sí lamenta Robledo es que la hostelería "tenga que cerrar a la una de la madrugada en lugar de a las dos, como antes del Covid". "Eso permitiría un incremento considerable de la facturación y compensaría parte de los graves problemas que ha sufrido la hostería  desde el coronavirus y afianzaría a las empresas y la creación de empleo".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento