¿Qué es una ola de calor y qué requisitos deben cumplirse para que sea considerada como tal?

Alerta roja por ola de calor en gran parte de la Comunidad Valenciana
Un termómetro marca 42 ºC en la Comunidad Valenciana, en una imagen de archivo.
EP

A lo largo del verano, se han sucedido varios episodios de altas temperaturas. No obstante, estos solo pueden ser considerados como una ola de calor si cumplen con tres requisitos de forma simultánea: que sea intenso, que sea extenso y que sea duradero

Así lo explica el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén del Campo, en declaraciones a EFE, quien recuerda que los picos de temperatura que vivió el país el pasado mes de julio fueron de corta duración. Pero en esta ocasión, los pronósticos apuntan a valores muy altos, en ocasiones asfixiantes, por lo que en la Aemet no se descarta que se pueda batir algún récord de temperaturas máximas a mediados de agosto.

¿Qué es una ola de calor?

"En España, para que sea considerada una ola de calor, tiene que durar al menos tres días y las temperaturas, deben superar unos umbrales en el 10% de las estaciones de AEMET", explica a 20minutos el experto de Meteored, Samuel Biener.  De este modo, los otros picos de temperatura que se han registrado a lo largo del verano, "o no han durado tres días, o no se han alcanzado estos umbrales", señala el experto a este medio. En cambio, coincide con Del Campo, "en esta ocasión y aunque aún faltan algunos días, parece bastante probable que sí, que va a cumplir los requisitos", apunta. 

El experto aclara, en esta línea, que dado que en España "la geografía es tan irregular, a veces tenemos episodios de mucho calor, muy, muy localizados", por ejemplo "el viento sur en el Cantábrico o el viento de poniente de la costa mediterránea", pero que no dejan de ser picos elevados en puntos concretos por lo que, de cumplir el requisito de la duración, no ocurriría así con la extensión.  

¿Puede haber más olas de calor este verano?

Según subraya Biener, si bien este fenómeno meteorológico extremo se produce en la recta final de la canícula -el período más caluroso del año, entre el 15 de julio y el 15 de agosto-, de cara a septiembre las noches son más largas, por lo que "en principio no deberían alcanzarse temperaturas tan extremas como las que vienen ahora", señala el experto. 

¿Qué hacer en caso de ola de calor?

En el caso de darse temperaturas muy elevadas, el Ministerio de Sanidad recoge algunas recomendaciones para evitar problemas de saludi asociados a estos episodios meteorológicos extremos. Algunos de ellos son:

  • Beber mucha agua o líquidos sin esperar a tener sed, salvo si hay contraindicación médica. Evitar las bebidas alcohólicas, café, té o cola y las muy azucaradas.
  • En los días de intenso calor, permanecer en lugares frescos, a la sombra y si es posible pase al menos dos horas en algún lugar climatizado. Tomar una ducha o un baño fresco.
  • Bajar las persianas evitando que el sol entre directamente. No abrir las ventanas cuando la temperatura exterior es más alta. Evitar usar máquinas y aparatos que puedan producir calor en las horas más calurosas. A partir de los 35ºC, en el interior de la vivienda, un ventilador sólo mueve el aire, no lo enfría.
  • Hacer comidas ligeras que le ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor (ensaladas, frutas, verduras, gazpachos o zumos).
  • Evitar las actividades en el exterior en las horas más calurosas, sobre todo si las actividades son intensas.
  • Si es necesario estar en el exterior, permanecer a la sombra, usar ropa ligera y de color claro, protegerse del sol, usar sombrero. Utilizar un calzado fresco, cómodo y que transpire.

Además, el calor no afecta a todas las personas por igual, por lo que conviene prestar especial atención a los grupos más vulnerables, como las personas mayores -sobre todo las que viven solas o son dependientes-, las personas con enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares, respiratorias, renales, neurológicas, etc., o aquellas que reciben algún tipo de medicación específica, como anticolinérgicos, antihistamínicos, fenotiazinas, psicofármacos, diuréticos o betabloqueadores, entre otros. También son vulnerables los niños menores de 4 años y las personas con mucho peso.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento