Microahorro: muchas claves y algunas herramientas para que logres mantener a raya los gastos

Se puede ahorrar dinero y a la vez cuidar del medio ambiente.
Se puede ahorrar dinero.
20BITS

La pandemia trastocó por completo la actividad económica y las finanzas personales. El Banco de España lo refleja en sus estadísticas sobre el ahorro forzoso de los hogares. Los últimos datos revelan que esa bolsa de dinero guardado por las familias suponía, hasta el tercer trimestre de 2020, cerca del 2,5% del PIB, tanto de la zona euro como de España (unos 28.000 millones de euros).

Ni siquiera el avance de la vacunación borra de la mente de los particulares la idea de que la inestabilidad económica aún no ha pasado. Así queda patente en los últimos registros del Banco de España sobre depósitos bancarios de las familias, que alcanzaron a finales de junio su máximo de la serie histórica: 941.200 millones de euros. Este tipo de activos financieros (depósitos, cuentas a la vista y efectivo), pensados para un ahorro conservador, a duras penas han dado rentabilidades en los últimos años.

La Asociación Europea de Fondos de Inversión y Gestión de Activos (EFAMA) calcula en su análisis de mercados de julio que los depósitos bancarios rindieron en negativo (-1%) entre 2010 y 2019, después de descontar el efecto de la inflación. No todas las posibilidades están agotadas y hay algunos depósitos que aún ofrecen algunas ganancias, como se puede comprobar en la web de Finect. Sin embargo, estos instrumentos siguen siendo los favoritos para canalizar los ahorros familiares, una realidad que los bancos están tratando de exprimir al máximo.

Aplicaciones de bancos

Banco Santander lanzó este julio ‘Hucha Santander’, una aplicación digital que permite a los clientes configurar reglas automáticas, como el redondeo de compras, hacer aportaciones periódicas y definir qué parte de los ingresos que se quiere destinar al ahorro. “El dinero ahorrado se acumula en esta hucha digital y el cliente podrá disponer de él en el momento que lo necesite, traspasándolo a su cuenta”, explican desde la entidad.

La herramienta también da la opción de que el particular haga aportaciones puntuales para que el ahorro crezca más rápido. Por último, permite compartir los objetivos financieros con familiares y amigos, una idea pensada para ayudar a la persona a alcanzar la meta establecida.

Otro ejemplo de apps de microahorro es ‘Programa tu Cuenta Redondeo’. Esta herramienta de BBVA es accesible para los clientes desde la banca electrónica. Permite acumular de forma automática en una segunda cuenta los céntimos sobrantes de cada compra. Para sacarle provecho, los clientes deben descargar la aplicación del banco y disponer de dos cuentas. Una de ellas deberá estar asociada a la tarjeta de débito. La primera de ellas será la emisora de estos pequeños ahorros y la segunda, la que los recibirá. Otra de las funciones disponibles consiste en fijar un saldo mínimo o máximo contra imprevistos, pautas de ahorro a través de presupuestos, nóminas o a final de mes.

La entidad gallega Abanca ofrece su propia opción con la ‘Cuenta Calderilla’, servicio gratuito que los clientes pueden contratar en la sección de “tarjetas” de la banca electrónica. Una vez dentro de la aplicación del banco, los clientes que realicen compras de más de 15 euros con sus tarjetas de Abanca podrán pasar el dinero del redondeo a esta cuenta. Allí se recogerá lo que falte para alcanzar el redondeo múltiplo de cinco. Así, un gasto de 21 euros implica que automáticamente 4 irán a la cuenta de destino (es decir, la diferencia hasta 25 euros). Además, la entidad ofrece una remuneración del 0,15% TAE a quienes utilicen el servicio.

Ahorrar e invertir a golpe de clic

Los bancos no son el único protagonista del microahorro. La democratización de las finanzas, de la mano de la tecnología, pone al alcance de todos aplicaciones digitales con las que sacar provecho al dinero. Eloi Noya, autor de ‘Fintech: ahorro e inversión en la era financiera digital’, explicaba recientemente en una entrevista para Finect cuáles son las mejores plataformas para sanear la economía doméstica.

Empezando por lo más básico, algunas apps nos ayudarán a planificar nuestra estructura de gastos. Una de ellas es Fintonic, que “ayuda a agregar las cuentas bancarias, gastos en cuenta corriente y aquellos que nos van a venir el siguiente mes”, explica Noya. Esta fintech, además, asesora al usuario sobre las maneras de ahorrar los gastos más corrientes (telefonía, electricidad…), poner topes de gasto, comparar precios de seguros y conseguir descuentos en algunos recibos.

Una vez ordenada la cuenta de gastos, es el momento de dar continuidad al ahorro. Como señala Noya, es importante sistematizar las reservas de dinero: “Si solo nos acordamos a veces, ahorraremos muy poco. No hay que esperar a fin de mes, tiene que ser periódico, casi diario”. Conseguirlo está al alcance del pulgar. Goin y Arbor son dos apps en las que el usuario puede activar distintos métodos de ahorro. Dos de los más comunes son el redondeo y las órdenes periódicas.

El primero de ellos implica que en cada compra la app hace el redondeo al alza e incluye la calderilla en una hucha digital. El segundo método son las órdenes. Goin, por ejemplo, permite activarlas para que cuando el usuario recibe un ingreso en su cuenta un porcentaje quede reservado. “Sin darnos cuenta vamos acumulando ahorro de forma fácil y sencilla”, valora Noya.

¿Quieressacarle rentabilidad a tu dinero?

Un paso más allá

Hay una variedad de apps y plataformas que permiten sacar rendimiento a esos ahorros. Y además sin tener conocimientos financieros. El siguiente movimiento consiste en invertir una parte de ese ahorro. “Para empezar a invertir, cuando ya tenemos un fondo de emergencia”, Noya recomienda “primero fondos indexados, una inversión a largo plazo”. Este tipo de fondos son más contenidos que los fondos de gestión activa. No buscan batir al mercado, sino que replican los movimientos de un índice en bloque, por ejemplo, el IBEX 35.

Muchas fintech tienen un proceso 100% digital y automático a través de los roboadvisors. Estos asesores virtuales se adaptan al perfil de riesgo de cada persona y son recomendables para quien no cuente con tiempo o conocimientos suficientes. El experto destaca Indexa, InbestMe (sobre todo por sus inversiones sostenibles), Finanbest o Finizens.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento