En Sevilla, 167 jóvenes piden ayuda cada mes al Teléfono del Menor

  • En 2008, hubo 2.000 llamadas de menores sevillanos con problemas.
  • La violencia y las relaciones familiares, los motivos principales.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SEVILLA

Situaciones de riesgo, violencia, problemas de relación con la familia o amigos, abandono, sexualidad...

Estos son los principales problemas por los que los menores sevillanos levantaron el auricular en 2008 para pedir ayuda al Teléfono del Menor (900 202 010).

En total, 2.000 niños y adolescentes recurrieron a este teléfono de la Fundación Anar. Esto supone un 21% menos que en 2007, cuando se recibieron 2.667 desde Sevilla.

"En tres de cada 10 llamadas, nos pedían ayuda para actuar en casos de violencia (maltrato físico, psicológico, abandono, abuso sexual, acoso escolar...) y en el 15% de las consultas nos informaban de que tenían graves problemas de relación con su familia", dice Luis Estebaranz, director del Teléfono del Menor. Otro 7% de las llamadas hacía referencia a la sexualidad.

También llama el adulto

Además de esas 2.000 llamadas de menores, también se recibieron 101 de adultos, "ya que hemos puesto otros dos teléfonos para adultos y familiares (917 260 101 y 600 505 152), aunque los adultos identifican mucho menos el problema que el propio menor", explican desde la Fundación Anar.

"Sevilla es la tercera provincia andaluza en la que más llamadas recibimos en 2008", añaden. La superan Granada y Málaga. En total, se registraron en la región 14.902 consultas de los jóvenes.

Recomendaciones

Sobre el maltrato. Desde Anar, recuerdan que "el silencio ante el maltrato infantil nos convierte en cómplices del delito". Por ello, piden a aquellos que conozcan a algún menor sobre el que se ejerza algún tipo de violencia, que lo denuncie.

Prevenir el abuso sexual. Hay que enseñar a los hijos a reconocer sus espacios íntimos, a distinguir entre un contacto normal y uno íntimo, que sepan que nadie tiene derecho a tocarle sin su consentimiento y aprender a decir no y defender su integridad.

Evitar problemas de conducta. Combinar los castigos razonables (no físicos) con el esfuerzo de las conductas positivas son algunas de las claves de la educación. Hay que enseñar a los niños sus derechos y respetarlos, pero también deben conocer sus obligaciones para poder cumplirlas.

Estar siempre a su lado. Ser accesible a los hijos es fundamental para prevenir problemas. Los padres deben eliminar los tabúes en casa y dar apoyo incondicional para que, en caso de que tengan algún problema, los menores acudan a sus padres para solucionarlo. "Si tu hijo está sufriendo, no le dejes solo", recomiendan los expertos.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SEVILLA

Mostrar comentarios

Códigos Descuento