Al menos 40 muertos por súbitas inundaciones en zonas bajo control talibán en el este de Afganistán

  • El número de fallecidos podría ser mucho mayor, ya que hay entre 150 y 300 personas desaparecidas.
Labores de búsqueda en la provincia de Parwan tras las inundaciones provocadas por las lluvias.
Labores de búsqueda en la provincia de Parwan tras las inundaciones provocadas por las lluvias.
Europa Press

Al menos 40 personas han muerto debido a unas súbitas inundaciones desatadas por las fuertes lluvias en el estado de Nuristán, en el este de Afganistán, informaron este jueves fuentes oficiales.

"Por el momento hemos recuperado 40 cadáveres" en el distrito de Kamdish después de que las inundaciones destruyesen "por completo todas las casas" de un pueblo, dijo a Efe el jefe del consejo provincial de Nuristán, Saydullah Paynda.

La fuente afirmó que el número de fallecidos podría ser mucho mayor, ya que las labores de busca y rescate continúan y hay "entre 150 y 300 personas desaparecidas que podrían estar muertas".

Golpeados por las lluvias

Las súbitas inundaciones, causadas por las fuertes lluvias, golpearon un poblado de unas 80 viviendas situado junto a un río en la zona de Mirdish hacia la medianoche, explicó Paynda.

El oficial dijo que el nivel de las aguas ha descendido a su cauce normal, y precisó que las labores de socorro se han visto afectadas porque la zona está controlada por los talibanes.

"El área afectada está bajo control talibán, y pido a los talibanes que se apresuren a ayudar a las víctimas", señaló.

El portavoz del Ministerio de Estado para la Gestión de Desastres, Tamim Azimi, afirmó a Efe que efectivos de salvamento "se encuentran en la zona recabando información sobre el incidente".

Nuristán es una de las provincias más pobres y menos desarrolladas de Afganistán, y su geografía montañosa deja a sus habitantes expuestos a desastres naturales, como inundaciones súbitas y avalanchas.

Afganistán sufre con frecuencia desastres naturales que provocan numerosas pérdidas humanas, como los corrimientos de tierra en los que murieron 2.000 personas en mayo de 2014 en el noreste del país, una situación agravada por casi dos décadas de guerra.

En septiembre del año pasado, al menos 190 personas murieron por las inundaciones repentinas que golpearon una docena de provincias de Afganistán, destruyendo a su paso más de 1.000 casas. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento