Sánchez marca la apertura de una "nueva etapa de recuperación" y exige al PP que abandone "la confrontación"

  • El final de este curso político marca una "frontera" y ahora la sociedad tiene "la oportunidad de recoger todos los frutos", afirma el presidente.
  • Sánchez vuelve a insistir al PP para que deje de bloquear la renovación del CGPJ: "Le pedimos que cumpla la Constitución".
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este jueves.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este jueves.
EFE
Pedro Sánchez, el Presidente del Gobierno, este jueves en Moncloa.
Europa Press

Con la vacunación avanzando a buen ritmo y el camino para dejar atrás la crisis económica ya iniciado, se abre una nueva "etapa" en la legislatura que debe ser la de la "recuperación". Ese fue el mensaje que intentó trasladar este jueves el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la presentación del informe Cumpliendo, un balance de la acción del Ejecutivo en el último medio año. Sánchez presumió de que, en lo que va de legislatura, el Gobierno ha comenzado a cumplir la mayor parte de sus "compromisos". Pero también insistió en que ahora, cuando la pandemia está quedando superada, "se abre un nuevo capítulo" de recuperación, un nuevo tiempo en el que el Ejecutivo quiere dejar atrás meses de malas noticias que han provocado su bajada en las encuestas.

Sánchez presentó el informe en una comparecencia solemne en el Palacio de la Moncloa en la que insistió en reiteradas ocasiones en que lo más duro de la crisis está quedando atrás y ahora "el Gobierno apuesta por avanzar". Y fueron también constantes sus apelaciones a la oposición para que rebaje el tono de sus duras críticas que ha utilizado prácticamente desde el inicio de la legislatura. "Este es el momento en el que cada uno debe decidir si quiere avanzar o bloquear el deseo mayoritario de la sociedad por avanzar", sostuvo Sánchez. Y fue aún más taxativo al señalar que "si alguien decide instalarse en la negatividad, el pesimismo y la confrontación, no va a encontrar" al Gobierno.

El presidente lleva semanas trasladando un mensaje de optimismo de cara al futuro, espoleado por unas encuestas que no le son favorables desde el batacazo de la izquierda en las elecciones autonómicas de la Comunidad de Madrid. La renovación del Gobierno que realizó hace unas semanas tenía, en parte, la intención de simbolizar esa apertura de una nueva etapa. Y este jueves, Sánchez fue más explícito y señaló que el final de este curso político marca una "frontera" a partir de la que la sociedad española tiene "la oportunidad de recoger todos los frutos" de la "resistencia" a la que se ha visto obligada en el último año y medio. 

"Vamos a recuperar nuestra economía, nuestro empleo y la actividad industrial", prometió el presidente del Gobierno, que sostuvo que el Ejecutivo ha iniciado ya el cumplimiento del 94% de sus 1.463 compromisos para la legislatura y ha ejecutado una tercera parte del total. "La sociedad española ha sido solidaria en el sufrimiento, y eso no podemos olvidarlo. Tenemos el reto de liderar la nueva etapa, y de nuevo tenemos que ser solidarios para que nadie quede atrás", aseveró Sánchez, que insistió en que el Gobierno no va a "dejar a nadie atrás". "Todos tenemos que compartir este nuevo tiempo de esperanza que se abre", zanjó.

Para reforzar la idea de que la recuperación económica está ya en marcha, Sánchez insistió en varias ocasiones en que España es el país de la Eurozona que mejores perspectivas de crecimiento tiene para el año que viene y también uno de los que está vacunando a mayor velocidad. Si el martes era la vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño, la que exponía los indicadores económicos más positivos, este jueves el presidente se centró en señalar que los datos de empleo del segundo trimestre recogidos en la Encuesta de Población Activa (EPA) refrendan la recuperación económica, que "está mejorando continuamente los pronósticos iniciales".

La "oposición destructiva" del PP

Durante su comparecencia, Sánchez no mencionó expresamente al PP a la hora de criticar su supuesta falta de colaboración. Pero sí se refirió varias veces a la "oposición" para señalar que, en esa nueva etapa que el Gobierno quiere poner en marcha, "cada cual tendrá que optar por la recuperación o por la crispación". "En un sistema democrático la discrepancia es fundamental", señaló Sánchez. Pero, dijo, "no hay espacio para una oposición destructiva en el momento inédito que estamos viviendo".

Por el contrario, Sánchez si cargó expresamente contra el PP al ser preguntado por la renovación de órganos constitucionales como el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que recordó que lleva "968 días" bloqueado por la negativa del partido que lidera Pablo Casado a negociar su nueva composición. "La renovación de ese órgano, pero también del Defensor del Pueblo, del Tribunal Constitucional o del Tribunal de Cuentas, las marca la Constitución, y lo que le pedimos a la oposición es que cumpla con la Constitución", sostuvo el presidente del Gobierno.

Sánchez, no obstante, no respondió sobre cuál es la alternativa del Ejecutivo para renovar la composición de estos órganos si el PP sigue negándose a negociarla y puso la pelota en el tejado de los populares. "Según la experiencia que tengo, que el PP cumpla con la Constitución Española no depende del Gobierno, sino que depende del PP", se limitó a señalar el presidente.

La ausencia de Aragonès, "una pena"

Tampoco aclaró Sánchez cuándo terminará la negociación de la ley de vivienda, atascada desde hace meses por las discrepancias entre PSOE y Unidas Podemos en lo relativo a la limitación del precio de los alquileres pese a que el Gobierno prometió comenzar a tramitarla en febrero. Pero sí se pronunció en relación a la ausencia del president de la Generalitat de Cataluña, Pere Aragonès, este próximo viernes en la Conferencia de Presidentes que tendrá lugar en Salamanca, que calificó como "una pena".

"Lamento que la voz de Cataluña no esté presente en la Conferencia de Presidentes", porque los que allí se tratan "son temas que afectan a los ciudadanos de Cataluña, sean independentistas o no", apuntó Sánchez. No obstante, el presidente recordó que se celebrará con Cataluña una reunión bilateral el 2 de agosto, como marca el Estatuto. Y, ante las críticas que ha generado por parte de la oposición, afirmó que el Ejecutivo cumple "con el ejercicio de la cogobernanza y con lo que mandan los estatutos de autonomía, sean de Cataluña o de otras comunidades autónomas".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento