Chenoa: la mujer que nunca se cansó de buscar el amor

Chenoa, investigadora invitada en 'Mask Singer'.
Chenoa, investigadora invitada en 'Mask Singer'.
ANTENA 3

Chenoa se ha puesto refrescante y muy sensual en su último trabajo junto a Natalia. Una colaboración que recuerda que, además de una fantástica colaboradora, presentadora y jurado en programas de entretenimiento, Chenoa es sobre todo cantante. Y de las exitosas.

Aunque llegó a Palma de Mallorca desde su Argentina natal cuando tenía ocho años, lo cierto es que se siente una palmesana más. Allí, en la isla más cosmpolita de las pitiusas, la recuerdan entre la nostalgia y el orgullo.

Dicen que siempre fue una joven llamada a triunfar y que no se achantaba ante ninguna adversidad. Desde el mercado El Olivar, donde acudía junto a su familia, hasta el centro de estudios en el que se preparó; desde las avenidas arboladas junto al paseo marítimo que recorría al lado de sus amigos, hasta los locales de ensayo donde tarareaba las canciones con las que, junto a la orquesta en la que trabajó antes del tsunami Operación Triunfo, pisó escenarios repartidos por toda la geografía española.

Así las cosas, no es extraño que Chenoa tenga ese vínculo emocional con una ciudad que le regala recuerdos en cada viaje y de la que, sin ningún género de dudas, es la mejor embajadora. De alguna manera, Palma se refleja en ella y ensalza sus valores: la persistencia, el encanto del mediterráneo y la simpatía de sus gentes.

En Palma también disfrutó del cambio de niña a mujer. Vivió sus amores de juventud y, con ellos, las irremediables traiciones y desilusiones. Ninguna conquista resultó tan especial como la que se llevó a cabo en la Academia. Dicen que lo suyo con David Bisbal fue un flechazo tan intenso que empleaban las habitaciones para mucho más que dormir y preparar, con el walkman y la libreta, las canciones que tenían que defender en la gala semanal. Pura pasión.

Una historia de amor que traspasó las pantallas, que fue muy rentable para las discográficas pero que se tornó angustia cuando él decidió cortar por lo sano y empezar una vida lejos de ella. Para la posteridad quedará la imagen de Chenoa -vestida con un chándal gris y con la cara hinchada a consecuencia de llantos inconsolables- confirmando que se había enterado de la ruptura por la prensa.

Nadie imaginó que, dos décadas después, aquel momentazo sería carne de meme y que sería utilizado de relleno o anécdota en entrevistas que, de soslayo, siguen reviviendo un romance del que no quedan ni cenizas. Con cobras o sin ellas, Chenoa y Bisbal viven en mundos muy diferentes y, aunque muchos lo desean, no parece que entre ellos vaya a haber una próxima estación.

El duelo por la pérdida de Bisbal le duró un año. Justo el tiempo que pasó hasta que conoció a Álex González que fue clave en su total recuperación. Dicen que el actor acabó tan cansado de sus cambios de humor como del asedio de los periodistas.

Aunque encadenó dos fuertes fracasos, Chenoa nunca tuvo miedo a seguir deshojando la margarita. Ni Alain Cornejo, ni Javi Arpa, ni Curi Gallardo despertaron tanto interés como aquella relación inclasificable con David de María. A pesar de que los artistas se afanaron en demostrar que lo suyo era amor del verdadero, todo resultó forzado, sin vida, como el sonido de una guitarra con las cuerdas rotas.

Cualquier tiempo pasado no fue mejor. La búsqueda incesante del amor dio sus frutos y desde 2019 sale con el urólogo Miguel Sánchez Encinas con el que iba a contraer matrimonio en 2020. Despojada de unos prejuicios que le hicieron ser excesivamente combativa contra la prensa del colorín, lo anunció en exclusiva en la revista ¡Hola!.

Sin embargo, las restricciones impuestas para la lucha contra el coronavirus han obligado a la pareja a suspender la boda en dos ocasiones. Eso sí, su amor resiste como ese junco que se dobla pero siempre sigue en pie.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento