OFRECIDO POR AGBAR
La biofactoría Sur de Granada, gestionada por Emasagra, ha conseguido que prácticamente el 100% del agua depurada se reutilice para el riego de cultivos.
La biofactoría Sur de Granada, referente europeo en economía circular.
AGBAR

Hoy, jueves, 29 de julio, el Planeta llega a su día crítico

  • Desde este momento y hasta finales de años, el consumo de los recursos de la naturaleza será superior a los nuevos disponibles, lo que se conoce como el Día del Sobregiro de la Tierra. Empresas como Agbar promueven la sostenibilidad y proteger el Planeta mediante sus políticas y actuaciones sobre el medio ambiente.

No habrá más producción de recursos naturales. Oficialmente, en estos momentos, la Tierra se encuentra en alerta por déficit ecológico, tal y como recoge Global Footprint Network. Hoy, jueves 29 de julio, ha llegado el día en el que, como sociedad, hemos consumido todos los recursos que el Planeta puede regenerar a lo largo de 2021, un punto de no retorno más conocido como Earth Overshoot Day (Día del Sobregiro de la Tierra).

Desde esta fecha y hasta finales de año, el consumo de los recursos de la naturaleza (agua, alimentos, combustibles fósiles, etc.) será superior a los nuevos disponibles, por lo que viviremos “de prestado”, en especial las generaciones futuras. En concreto, la humanidad utiliza un 74% más de lo que los ecosistemas pueden regenerar y, para mantener la demanda actual, necesitaríamos tener el equivalente a 1,7 veces la Tierra.

La tregua de la pandemia

Este año, el Día del Sobregiro de la Tierra se celebra en la misma fecha que en 2019, ya que en 2020 la efeméride se retrasó hasta el 22 de agosto. ¿La causa? La pandemia de la COVID-19 y el confinamiento, que provocó que el mundo entero se paralizara, con una consecuente reducción de la actividad económica mundial y, cómo no, del consumo de los recursos naturales.

El parón también fue un despertar de conciencias y la prueba fehaciente de que se puede vivir en un lugar más limpio y respetuoso con el medio ambiente mediante un cambio de los actuales modelos de producción y consumo. Porque ahora más que nunca sabemos que la salud de las personas está estrechamente relacionada con la salud del planeta.

El Día del Sobregiro de la Tierra se celebra en la misma fecha que en 2019. En 2020, se retrasó por la pandemia de la COVID-19 y, en 2021, se ha adelantado tres semanas

Este 2021, la fecha se ha adelantado tres semanas a causa del incremento en la huella de carbono, de un 6,6% con respecto al año pasado, y la disminución del 0,5% en la biocapacidad forestal mundial, acelerada por la deforestación de la Amazonia. Parece que el regreso a la vida anterior ha sido rápido y no hemos sacado ninguna lección de la crisis sanitaria. Pero es evidente que se debe impulsar una recuperación económica sostenible en la que todos los agentes sociales tengan en cuenta los límites del Planeta. El balance es uno de los peores desde que el mundo entró en déficit ecológico, en 1970, de acuerdo con las Cuentas Nacionales de Huella y Biocapacidad (NFA, por sus siglas en inglés), basados en datos de Naciones Unidas (ONU).

Agbar, clave para reducir la huella ecológica global

El grupo Agbar, en línea con la hoja de ruta de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, demuestra su compromiso con el medio ambiente mediante soluciones innovadoras en torno a la gestión sostenible del agua, los recursos naturales y la salud ambiental para la agricultura, la industria y las ciudades.

La compañía trabaja en la reducción de la huella ecológica global, buscando liderar la transición hacia un modelo productivo y de ciudades más sostenibles y resilientes. Así, con las soluciones tecnológicas y sistemas avanzados de ayuda a la decisión que hacen posible una gestión más eficiente de las infraestructuras de agua, Agbar ha ahorrado desde 2017 unos 36,5 hm3 de agua en España.

Además, en 2020 logró cubrir con energía ‘verde’ el 99,4% de sus necesidades energéticas, lo que equivale al consumo anual de electricidad de cerca de 84.000 hogares.

Anticiparse es fundamental para hacer frente a las consecuencias del calentamiento global y, por eso, Agbar se apoya en DINAPSIS, la red de hubs de innovación y transformación digital del grupo. A través de esta red se ha desarrollado una herramienta digital que permite analizar, mediante simulaciones, la capacidad de las principales infraestructuras de un territorio para hacer frente a los efectos de los fenómenos climáticos extremos y evaluar medidas alternativas para mejorar la resiliencia de la zona. DINAPSIS fue seleccionado a finales del año pasado como uno de los 101 Ejemplos Empresariales de Acciones #PorElClima en reconocimiento a su compromiso ante el cambio climático.

Uno de los proyectos más destacados de Agbar es la transformación de las plantas de tratamiento de agua en biofactorías, como la Sur de Granada

Los recursos son finitos, por lo que se debe apostar por la economía circular, con su reaprovechamiento continuo. Agbar es pionera en este campo y uno de sus proyectos más destacados es la transformación de las plantas de tratamiento de agua en biofactorías, con el objetivo de darle una nueva vida al agua para nuevos usos, revalorizar los residuos, lograr la autosuficiencia energética y tener cero impacto ambiental. Ejemplo de ello es la biofactoría Sur de Granada, gestionada por Emasagra, que ha conseguido que prácticamente el 100% del agua depurada se reutilice para el riego de cultivos; los lodos arenas y grasas se valoricen como abono en agricultura o jardinería, y se alcance la autosuficiencia energética durante algunos meses del año. Su modelo de gestión ha sido reconocido como buena práctica por la publicación European Circular Economy Stakeholder Platform.

Además, Agbar impulsa el desarrollo de modelos respetuosos y responsables con el clima y el entorno a través de la implantación de infraestructuras verdes (soluciones basadas en la naturaleza o la naturalización de instalaciones, tanto en el ámbito urbano como en espacios de interés natural, preservando la biodiversidad y los ecosistemas que se generan) y una economía baja en carbono. Un caso paradigmático lo constituyen los humedales artificiales de depuración de Illa de Mar y l’Embut (Delta del Ebro), gestionados por Agbar. En 2020 fueron declarados reserva natural de fauna salvaje por el Departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat de Cataluña. A día de hoy, es una zona de alto interés ornitológico, que ofrece espacios idóneos (refugios, zona de alimentación y nidificación) para la observación de aves, algunas de ellas amenazadas de desaparición, paseos naturalistas y educación ambiental. Con actuaciones prácticas como las de Agbar se contribuye a la preservación del medio ambiente y a intentar retrasar la fecha del día más crítico para el Planeta.

  • REALIZADO POR BLUEMEDIA STUDIO
    Este contenido ha sido elaborado por BLUEMEDIA STUDIO, unidad Branded Content de Henneo.