Sanidad cifra en 254 las muertes asociadas a las vacunas, el 0,0009% de 28,1 millones de personas inmunizadas

La fobia a las agujas puede ser mucho más común de lo que se piensa.
Varias jeringuillas.
Neil Hall / EPA / EFE

Hasta el 11 de julio, fallecieron en España 254 personas que habían desarrollado efectos secundarios graves tras vacunarse contra la Covid y siete de ellas está certificado que murieron por los trombos asociados a la de AstraZeneca, lo que supone dos más desde junio. Así consta en el séptimo Informe de Farmacovigilancia que Sobre Vacunas Covid-19 que ha publicado este martes el Ministerio de Sanidad, que indica que a fecha de 11 de julio se han administrado en España 47.780.916 dosis de vacuna a 28.128.536 personas. Por tanto, la cifra de decesos que podría asociarse a ellas no representa más que el 0,0009% de las personas que ya han recibido por lo menos un pinchazo.

Según este documento de la Agencia Española del Medicamento y de Productos Sanitarios (AEMPS) que actualiza el número de dosis actualizadas y los efectos adversos que se asocian a ellas, el 70% de las dosis administradas es de Pfizer; el 18%, de AstraZeneca, el 9%, de Moderna (ahora comercializada con el nombre de Spikevax), y el 3% restante de Janssen.

El 53% de las vacunadas son mujeres, aunque en el caso de Janssen se ha administrado a más hombres (el 54% del total). El 69% de todas las personas vacunadas tiene entre 18 y 65 años y el 31% es mayor de 65.

Efectos secundarios

Efectos adversos y fallecimientos por las vacunas hasta el 11 de julio.
Efectos adversos y fallecimientos por las vacunas hasta el 11 de julio.
Carlos Gámez

De todos estos pinchazos, se han notificado 32.901 efectos secundarios, que suponen 67 por cada 100.000 dosis administradas. La población más joven los padece más (el 88% tenía entre 18 y 65 años y solo el 22% por encima de esa edad) y son más numerosos entre las mujeres que en los hombres (77% frente al 33%).

De estos más de 32.000 efectos adversos notificados, la mayoría fueron de carácter leve -décimas, dolor de cabeza, en la zona de vacunación o malestar son algunos de los más frecuentes-, mientras que 6.390 se consideraron graves. Dentro de este grupo es donde se registraron las 254 fallecimientos que este martes Sanidad ha relacionado con la vacuna conta la Covid, aunque advierte de que puede no ser su causa.

"Estos acontecimientos [los decesos] no pueden considerarse relacionados con las vacunas por el mero hecho de notificarse. En la gran mayoría de los casos notificados en España, el fallecimiento se puede explicar por la situación clínica previa del paciente y/u otros tratamientos que estuviera tomando, y las causas son diversas sin presentarse un patrón homogéneo", apunta el documento que, en el otro extremo, calcula que las vacunas contra la Covid habían evitado a principios de abril "al menos" 17.000 contagios y 3.500 muertes en las residencias de mayores, según un estudio previo del Ministerio.

Trombos por AstraZeneca

El informe no especifica qué vacuna habían recibido las personas que fallecieron tras notificar efectos secundarios graves, salvo en el caso de AstraZeneca, en relación con los extraños casos de trombosis combinada con bajada de plaquetas -síndrome de trombosis con trombocitopenia (STT)- que en abril hizo sonar las alarmas en la UE y que en España provocó que esta vacuna solo se inoculase a la población de entre 6o y 69 años, dado que los episodios trombóticos se identificaron en población más joven. Tampoco hay información de eventuales efectos adversos relacionados con la pauta heteróloga que combinó AstraZeneca y Pfizer para los menores de 60 años que recibieron la primera dosis de la vacuna británica.

En el caso de AstraZeneca, el informe de la AEMPS eleva a siete los fallecidos por este motivo, de los 32 casos "sugerentes o confirmados" de STT notificados hasta el 11 de julio. Supone dos muertes más por trombosis asociada a AstraZeneca desde el anterior informe de Farmacovigilancia, que se publicó a mitad de junio. 

De los 32 casos, 31 se produjeron tras la primera dosis de AstraZeneca, lo que representa cinco casos por millón de dosis administradas, y solo uno después de la segunda, uno por un millón de dosis.

Vacuna a vacuna

En términos generales, las vacunas que más efectos adversos han producido son AstraZeneca y Moderna, con las que se ha notificado un 0,1% del total de las que se han puesto, 8,4 millones de AstraZeneca y 4,3 millones de Moderna. Los efectos secundarios graves representaron el 0,02% de los pinchazos de la primera y el 0,01% de los de la segunda.

Les sigue Pfizer, con la que se han notificado acontecimientos adversos en el 0,05% de los más de 33,4 millones de dosis que se han administrado, a 19 millones de personas. Son 17.387 casos adversos, de los que el 19,3% fueron graves (3.361), lo que representa el 0,01% del total de pinchazos.

Finamente, los 1,4 millones de dosis de Janssen que se han inoculado en otras tantas personas -esta vacuna es monodosis- han dado lugar a 720 notificaciones de efectos adversos, el 0,04% del total, de los que 140 fueron graves -19,4% de las notificaciones y 0,0009% del total de dosis administradas-.

Precisamente en relación a la vacuna más habitual, Pfizer, la AEMS recuerda que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) está estudiando "la posible aparición" de efectos como astenia, letargia, disminución del apetito y sudoración nocturna tras ser inoculada.

Otro efecto adverso que la EMA asoció recientemente a las vacunas de Pfizer y de Moderna-que, tras casi terminar con la población diana de AstraZeneca y ante la escasez de Janssen, serán las que más se administran en estos momentos- es la miocarditis y pericarditis -inflamación del corazón o del saco que lo envuelve-. En España se han notificado 53 casos tras recibir Pfizer y 14 Moderna, mayoritariamente asociados a hombres jóvenes tras la segunda dosis. Falleció una persona, de 60 años.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento