La etnia china Han sale a la caza de los uigures musulmanes en Xinjiang

Mujeres de la etnia musulmana uigur en una manifestación convocada en Urumqi, capiral de Xinjiang.
Mujeres de la etnia musulmana uigur en una manifestación convocada en Urumqi, capiral de Xinjiang.
Diego Azubel / EFE
Los chinos de la etnia Han salieron este martes a la calle en la capital de Xinjiang, Urumqi,
a la caza de los uigures musulmanes, a quienes acusan de haber cometido una masacre durante las protestas del domingo pasado, donde
hubo 156 muertos y más de mil heridos, la peor revuelta en China en veinte años.
No me atrevo a salir a la calle
Miles de Han armados con
garrotes, porras eléctricas,
machetes y otras armas recorrían este martes las calles de la capital de la región autónoma uigur de Xinjiang (oeste de China) a la busca de los uigures que el domingo
mataron incluso a niños, aseguraron éstos cerca de la mezquita Hantengri, que intentaban asaltar.

"El gobierno
no va a hacer justicia, no nos queda más remedio que
ocuparnos nosotros de eso", explicó uno de estos airados Han, quien añadió que las fuerzas armadas, que tienen tomada la ciudad, y que se encuentra bajo ley marcial desde el domingo y con toques de queda por la noche, no reprimirán a los uigures por miedo a la reacción internacional. Pero los soldados
hicieron poco por detener a los enfurecidos Han, que marchaban cantando el himno nacional chino o corrían armados ante cualquier rumor de que un uigur había sido avistado.

"No me atrevo a salir a la calle", señaló una uigur apellidada Han que habita en Beijing Lu, y añadió, sin embargo, que las acciones de los uigures el domingo fueron
"crueles e inhumanas", la versión que defiende el Gobierno chino.
Los peores distrubios desde 1949

Xinjiang, donde la mitad de sus 20 millones de habitantes son uigures, es desde el domingo un polvorín en el que estallan altercados cada hora, con vehículos destrozados retirados por grúas cerca del aeropuerto de Urumqi tras las revueltas en toda la capital.

En ciertos altercados, en los que algunas personas
recibieron palizas y resultaron
heridas, las fuerzas armadas lanzaron
gases lacrimógenos contra la muchedumbre.

El gobierno comunista de la región autónoma de Xinjiang calificó los violentos
disturbios de los últimos días como
Nueva China, en 1949" y advirtió de que habrá "duros castigos" para sus responsables.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento