Díaz advierte a más de 137.000 empresas de multas de hasta 820.000 euros por exponer a sus empleados a insolaciones

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.
La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.
EFE

El Gobierno avisa: las empresas que obliguen a trabajar a sus empleados en condiciones de calor que les expongan a un riesgo de sufrir un golpe de calor o una insolación se enfrentan a sanciones que pueden llegar hasta casi los 820.000 euros. Así lo anunció este lunes la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, que explicó que su ministerio remitirá en los próximos días cartas a más de 137.000 empresas dedicadas a trabajos especialmente expuestos a las altas temperaturas recordándoles la obligación de proteger a sus trabajadores del calor excesivo.

Díaz presentó este lunes junto al director de la Inspección de Trabajo, Héctor Illueca, el plan específico diseñado por este organismo "contra los golpes de calor", una realidad que el verano pasado provocó la muerte de un hombre en Lorca (Región de Murcia) "tras trabajar a 45 grados de temperatura después de una jornada laboral extenuante", como recordó la vicepresidenta. En 2019, el último año estadísticamente relevante -2020 fue una anomalía a causa de la pandemia-, la Inspección de Trabajo registró "más de 100 casos de insolaciones o accidentes de trabajo por el calor", cifró por su parte Illueca.

Por ello, Trabajo se dirigirá por escrito específicamente a estas más de 137.000 empresas para recordarles que están obligadas a garantizar la "seguridad" de sus trabajadores, explicó el dirigente. Son dos los sectores especialmente afectados por los accidentes laborales a causa del calor en verano: el de la construcción y el de la agricultura. Y a las compañías dedicadas a estas actividades, Díaz les exigió su "compromiso" para evitar que sus empleados -en torno a un millón, cifró la vicepresidenta- se vean expuestos a temperaturas peligrosas para su salud.

En las misivas que enviará la Inspección de Trabajo se recordará a las empresas "que la falta de cumplimiento de las medidas preventivas puede conllevar sanciones graves o muy graves", señaló Díaz. Las primeras acarrean sanciones de entre 2.046 y 40.985 euros, mientras que las segundas pueden conllevar una multa de entre 40.985 y 819.780 euros. "Nos lo vamos a tomar con mucha seriedad", advirtió la vicepresidenta.

Reuniones con sindicatos y patronal

Además de las cartas, la Inspección de Trabajo priorizará durante los meses de verano las denuncias que reciba en relación a posibles incumplimientos de la obligación de las empresas de garantizar la seguridad de los trabajadores en lo relativo a los golpes de calor. Trabajo no reforzará la plantilla de inspectores para esta campaña, pero sí pondrá el foco especialmente en las empresas que operan en la "economía irregular", ya que los trabajadores sin contrato o en condiciones especialmente precarias son los que más riesgo corren, explicó Illueca.

Asimismo, las delegaciones territoriales de la Inspección de Trabajo mantendrán reuniones en las próximas semanas con los agentes sociales vinculados a los sectores de la construcción y la agricultura, tanto a nivel nacional como en las diferentes comunidades autónomas. "Hacer pedagogía es positivo, y lo que queremos es evitar lo que vimos el año pasado", apuntó la ministra Yolanda Díaz.

La Inspección considerará factores de riesgo el trabajo continuado a la intemperie y la lejanía de fuentes de agua potable o lugares climatizados, así como la carga física que conlleve la realización del trabajo. E Illueca insistió en que "es fundamental la adopción de medidas preventivas por parte de las empresas", entre ellas proporcionar a los empleados "ropa de trabajo que proteja del sol, cremas que protejan su piel, facilitar líquido a los trabajadores, establecer con mayor frecuencia pausas de trabajo, evitar las horas de mayor temperatura y, en definitiva, organizar el trabajo para garantizar la salud de los trabajadores".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento