Los Sanfermines 2009 comenzaron el mediodía de este lunes con el lanzamiento del tradicional chupinazo desde el balcón del Ayuntamiento de Pamplona a cargo de la concejal socialista Maite Esporrín.

Pamplonesas, pamploneses. Viva San Fermín. Gora San Fermín.

Al grito de "pamplonesas, pamploneses. Viva San Fermín. Gora San Fermín. Felices fiestas", coreado por las miles de personas que abarrotaban la plaza consistorial y sus aledaños, comenzaron las internacionales fiestas, que seguirán hasta que nueve días después, transcurridas 204 horas, el Pobre de mí ponga su broche final.

Un año más, desde primeras horas de la mañana el Casco Antiguo y las calles céntricas de la ciudad se encontraban llenas de cuadrillas dispuestas a compartir un almuerzo que para los pamploneses se ha convertido en una cita obligada de las fiestas.

Un honor "inimaginable"

Este año, entre las autoridades e invitados reunidos en el interior del Ayuntamiento se encontraba el secretario de Estado de la UE, Diego López Garrido, quien antes se había reunido con el presidente navarro, Miguel Sanz, para analizar las prioridades de la presidencia española del Consejo de la UE.

El chupinazo es el primero de los 592 actos programados

Poco antes de las 12.00 h salió al balcón Maite Esporrín, la décima mujer sobre la que ha recaído el honor, a su juicio "inimaginable", de prender la mecha en el que es el primero de los 592 actos programados por el Ayuntamiento para estas fiestas, que cuentan con un presupuesto de 4 millones de euros.

Durante estos nueve días, serán 2.930 los policías que velarán por la seguridad de las fiestas.