Accidente mortal en Villaumbrales (Palencia).
Un hombre de 79 años murió en este accidente en la localidad palentina de Villamoronta. Brágimo / EFE
El 40% de los conductores que perdieron la vida en 2008 en accidentes de tráfico dio positivo en alcohol, drogas o psicofármacos, según la memoria del Instituto Nacional de Toxicología.

El alcohol estuvo presente en casi un tercio de los accidentes con víctimas
De los más de 5 millones de controles de alcoholemia efectuados el año pasado, sólo el 1,85% fueron positivos, cuando en 2003, ese porcentaje casi alcanzaba el 4%.

Pese a esta buena tendencia, el alcohol estuvo presente en casi un tercio de los accidentes con víctimas y conducir bajo sus efectos multiplica por nueve el riesgo de tener un siniestro.

El alcohol o las drogas no afectan solamente a los conductores, sino también a los peatones que necesitan estar en plenas facultades para no sufrir un atropello.

De hecho, según la memoria del Instituto Nacional de Toxicología, el 22% de los peatones fallecidos presentaba índices de alcoholemia positivos, un 5,3% por abuso de drogas y un 11,2 por ciento por psicofármacos.

Más de 300.000 controles de alcoholemia

Para luchar contra esta lacra, la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil va a realizar durante los próximos quince días más de 300.000 controles de alcoholemia en más de 800 puntos situados en las carreteras españolas.

Los controles se realizarán tanto de noche como al mediodía y por la tarde, horario que preocupa especialmente a la DGT, ya que en verano se concentran a esas horas muchos de los accidentes graves en los que está presente el consumo de alcohol.

Aún existe un "núcleo duro" de conductores que siguen bebiendo antes de conducir
En rueda de prensa en la sede de la DGT, el director general de Tráfico, Pere Navarro, se ha felicitado por el descenso de la tasa de positivos, pero ha insistido en que todavía existe un "núcleo duro" de conductores que siguen bebiendo antes de conducir o que no se ponen el cinturón.

"Al final, y los datos nos dan la razón, el que se mata es el que no se ha puesto el cinturón de seguridad y el que continúa conduciendo habiendo bebido", ha alertado.

La campaña especial de control de alcoholemia que durará hasta el próximo 19 de julio va a contar con la colaboración de 122 voluntarios de la Federación de Asociaciones de Lesionados Medulares (ASPAYM), que acompañarán a los agentes de la Guardia Civil en los puntos de control.

Bajo el lema "No corras, no bebas....no cambies de ruedas", los voluntarios de ASPAYM explicarán "in situ" a los conductores las gravísimas consecuencias que conlleva el consumo de alcohol al volante.

De los más de 1.200 nuevos lesionados medulares que se producen al año en España, más de la mitad son por lesiones producidas en accidente de tráfico.

Pere Navarro ha dejado claro que va a haber controles de alcoholemia durante todo el verano, aunque ha considerado necesario "concentrar esfuerzos" en los primeros días de las vacaciones también con una campaña especial de publicidad en los medios de comunicación.