Barbón compromete la colaboración del Principado con la industria naval de Gijón y de Asturias

El presidente del Principado, Adrián Barbón, ha comprometido este viernes la colaboración de su Gobierno con la industria naval de Gijón y de Asturias durante la ceremonia de nombramiento y amadrinamiento de la embarcación Blue Eagle, en los astilleros Armón.

Durante su intervención, el jefe del Ejecutivo autonómico destacó la disposición del Principado "para colaborar en toda la medida de lo posible" al fortalecimiento de la industria naval en Gijón y en Asturias, a impulsar la presentación del Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación del sector naval (PERTE) "tan relevante para el sector" y a intensificar la colaboración entre el Principado y México, "que aún puede dar mucho más de sí".

"Señores Juan y Alfredo Reynoso, Laudelino Alperi, les aseguro que tendrán en el Gobierno de Asturias un interlocutor serio, de palabra, dispuesto a poner todo de su parte para favorecer el desarrollo de proyectos empresariales por complejos y exigentes que sean", dijo.

Y es que, según Barbón, los recursos extraordinarios de la UE "también deben permitir ese proyecto estratégico para los astilleros, ya que contribuirá a consolidar y multiplicar el valor de la industria naval en España y, por tanto, en Asturias". "No exagero: no olvidemos que el Principado lidera hoy la construcción de barcos en nuestro país. Confío en que se presente el PERTE del naval cuanto antes para elevar su ya alta competitividad, reducir las emisiones de dióxido de carbono, crear más riqueza y empleos de alta cualificación", comentó.

Asimismo, el presidente asturiano recordó cómo a finales del siglo pasado, las perspectivas de la construcción naval "eran francamente peores".

"Todos los que vivimos en Asturias lo recordamos: esta ciudad vivió episodios muy duros de conflictividad laboral asociados a la reconversión", señaló, resaltando que la situación actual "es muchísimo mejor, hasta el punto de que el naval se ha situado a la vanguardia del desarrollo tecnológico de nuestra industria".

Adrián Barbón entiende que ese logro "es mérito de las propias empresas, que supieron adecuarse a las necesidades del mercado, dotarse técnica y profesionalmente para garantizar su viabilidad".

"Ya saben que está de moda utilizar la palabra resiliencia, la capacidad para adaptarse a la adversidad, que ahora se invoca para todo. Pues bien, los astilleros asturianos son uno de los mejores ejemplos posibles de resiliencia empresarial", apuntilló.

Al respecto, argumentó que "la industria no puede optar entre cambiar o seguir como está; en todo caso, la disyuntiva sería cambiar o desaparecer", añadiendo que "para el sector naval, cambiar significa superar la digitalización, la transición ecológica, diversificar, responder a las demandas formativas".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento