Una mujer con una infección en la muela del juicio acaba en una operación para extirpar parte del cráneo

Operación quirúrgica
Operación quirúrgica
GTRES

Un 1% esa es la esperanza de vida que los médicos le dieron a Carina Matías, una vez supieron que su infección de muelas se había extendido hasta su cráneo y que tenían que hacerle una operación para quitarle parte del hueso. Ahora, aunque viva, necesita más de 77 mil euros para poder comprar un casco ortopédico que le permita vivir. Por eso, la argentina ha comenzado una colecta

Según cuenta la propia Carina al diario Clarín, todo comenzó con un dolor de muelas: “Una noche me acosté a dormir y al otro día mi hermana me fue a despertar pero se encontró con que yo estaba en estado de coma. Mi mamá llamó una ambulancia y me llevaron hasta el Hospital Oñativia de Rafael Calzada para luego trasladarme al Fiorito de Avellaneda y hacerme una neurocirugía”

En un principio, los médicos pensaban que se trataba de meningitis, hasta que se dieron cuenta de que tenía la muela del juicio infectada y de que esa infección se había extendido al cráneo provocando un absceso cerebral. 

Los médicos la operaron de inmediato para extirparle parte del cráneo, pero, para recuperarse, necesitaba conseguir una prótesis, de un elevado precio, que sustituyera esa parte del hueso que ahora le faltaba. "Busqué acceder por medio del gobierno, pero no me la consiguieron. Necesitaba 25 tornillos y 10 plaquetas. Luché 4 años y nunca tuve respuesta y una asistente social”, afirma Carina.

Finalmente, logró la placa con el Plan Cirugías Patria Solidaria, y pudo ser operada por fin. De hecho, llevó una vida completamente normal hasta que el año pasado, durante la pandemia, cuando se le hizo un nuevo agujero en el cerebro que expulsaba un líquido transparente.

Su cuerpo rechaza las placas

 En cuanto llegó al hospital supo que pasaba: su cuerpo rechazaba las prótesis. De nuevo, la operaron de urgencia: "Los médicos tenían preparada una sala de Terapia Intensiva. Gracias a Dios no la necesité. Mis fuerzas de seguir viviendo ganaron", afirmó Carina.

Pero la consecuencia es que ahora ya no puede llevar más prótesis, su única opción es conseguir un casco ortopédico que proteja su cerebro: “Lo necesito para, por ejemplo, poder agacharme sin temer a golpearme, que sería muy grave. Hay una parte del cráneo, del lado izquierdo de mi cabeza, que no tengo. Si me golpeó me muero, no tengo protección. Y ese casco cumpliría la función”, dice.

Una colecta solidaria para intentar pagar un casco ortopédico

El problema es que el valor del casco sobrepasa los 77.000 euros, un precio que Carina no puede pagar ya que es pensionista. Cobra una pequeña prestación por su discapacidad y trata de completarlo con lo que puede sacar vendiendo empanadas caseras.

Para intentar solucionar esto, su hija puso un post en Facebook "para que la gente me ayudara con lo mínimo que pudiera para poder pagar el casco, y la verdad que tuvo mucha difusión". Del precio total ya solo quedan 22.000 euros por pagar. “Estoy muy agradecida a todos los que están colaborado para que yo pueda estar mejor.", asegura Carina

Mostrar comentarios

Códigos Descuento